Declaración / Cuentos reunidos

de Susan Sontag
(Penguin Random House, Barcelona, 2018, 352 páginas)


Su escritura despliega precisión, rigor y soltura. Posee excelentes traducciones a cargo de varios responsables, pues los textos proceden de distintas publicaciones. Es sobre todo famosa por sus ensayos y novelas, pero según el prólogo a la edición inglesa de Benjamin Taylor, “los cuentos son adonde debemos dirigirnos para conocer a Sontag más íntimamente”.

Respecto a «El muñeco» – una suerte de robot–, no puede dejar de evocarse el relato «Marionetas S.A.», de El hombre ilustrado, de Ray Bradbury, pero la autora le da un tratamiento distinto y sumamente imaginativo, que alude a la soledad innata de la condición humana de modo perturbador: “He descubierto que estoy cansado de ser persona. (…) Me gustaría ser una montaña, un árbol, una piedra. Si he de continuar siendo una persona, la vida de la escoria solitaria es la única tolerable.”

Tanto «Descripción (de una descripción)», como «El muy cómico lamento de Píramo y Tisbe», «Un Parsifal» y «Diálogo de una descendiente de Noé y un pájaro» son alardes estilísticos y, de acuerdo a la nota de Aurelio Major a la edición española, “Se ha optado por reproducirlos al final, en orden cronológico de publicación y a manera de coda…”

Sontag fue una gran admiradora de Thomas Mann y en «Peregrinación» relata con sinceridad y apasionamiento el encuentro que mantuvo con el gran maestro en California, donde ambos vivían cuando ella tenía catorce años y ya sentía un intenso amor por la literatura y el universo de la cultura. Al final se desilusiona porque “El hombre que estaba frente a mí solo hablaba con fórmulas sentenciosas”/ “Algunos años más tarde, cuando ya era escritora y conocí a otros muchos escritores, aprendí a ser más tolerante con la brecha que media entre la persona y su obra.”

Innumerables asociaciones en un estilo ágil y espontáneo, como si no hubiese pasado por una corrección posterior, se encuentran en «Proyecto para un viaje a China».

«Espíritus norteamericanos» es un cuento de humor lunático, lindante con el absurdo, en que se cita a personalidades –unidas en pares–, entre las que desfilan escritores, presidentes, artistas de cine, músicos. Todo un logro.

Imaginativo y ocurrente resulta el relato «La escena de la carta», que desconcierta al lector con un alud de pensamientos: ¨Sin olvido no pueden existir ni la felicidad, ni la alegría, ni la esperanza, ni el orgullo, ni el presente.” Además, un descreimiento de la posibilidad de amar lo sobrevuela. Hay fragmentos de auténtico vuelo poético, como la peculiar correspondencia entre Tatyana y Eugene. Se aproxima al género de la miscelánea, tan caro a nuestro Macedonio Fernández.

«Viaje sin guía» está concebido muy en el estilo de escritura automática, con numerosos hallazgos (“Esa debe ser nuevamente la seducción del pasado. Pero espera a que el ahora se convierta en entonces. . Verás cuán felices fuimos.”) En cierto sentido es una sátira al turismo entendido como fenómeno consumista.

Un aire kafkiano y a la vez borgeano se respira en «Repaso de antiguas quejas», en el cual se describe una organización imprecisa de la que se ignoran sus orígenes, fines y propósitos. Brillante su abordaje dando rodeos explicativos y sin llegar a ninguna conclusión. Y el narrador, miembro de dicha organización, quiere retirarse, pero a la vez una fuerza interior lo aferra a ella porque le da seguridad y pertenencia.

«Declaración» reúne apuntes de varias historias a desarrollar que además pueden integrarse. Los personajes que aparecen esporádicamente muestran conductas y manías muy peculiares.

«Así vivimos ahora» (publicado en The New Yorker, 1986), puede entenderse como un tour de forcé propio de una malabarista que maneja las palabras como desea. Lo recorre el temor a la muerte que anida en todos los seres humanos, especialmente durante aquellos años explosivos del sida.

«Doctor Jekyll» presenta a un Hyde que cuenta con su individualidad: es otro sujeto. Sagaces las opiniones que brinda el profesor Utterson a sus alumnos: “Solo una pequeña parte de vuestra vida está bajo vuestro control.” Al parecer Jekyll, Hyde y Utterson se comunican telepáticamente transmitiéndose energía. El profesor, que da clases en Instituto para la Desprogramación de Seres Potenciales, lanza emanaciones y radiaciones para sojuzgar a los demás. En el cuento predominan el tono burlón y el nonsense.

Hay un diálogo jugoso entre una pareja y un doctor. Los comentarios del último solo se transcriben a través de las preguntas que le hace esa pareja sobre «El Nene», su hijo, que da título a la narración. Y el lector se pregunta ¿qué le pasa a esa insólita familia? Paulatinamente se va sospechando que el Nene –que ya ha dejado de serlo– sufre de varias patologías, incluso que es una especie de monstruo. Y los padres tampoco demuestran coherencia en su visión deforme de la realidad. En definitiva, se trata de humor negro que bordea lo macabro.

Susan Sontag (Nueva York, 1933-2004) se consagró internacionalmente por sus ensayos reunidos en Contra la interpretación (1966). Otros títulos importantes son Estilos radicales (1969), Sobre la fotografía (1977) y La enfermedad y sus metáforas (1978). Escribió novelas como El benefactor (1963), El amante del volcán (1992) y América (1999, que obtuvo el National Book Award). También recibió en 2001 el premio Jerusalén y en 2003 el Premio Príncipe de Asturias de las Letras y el Premio de la Paz concedido por los libreros alemanes.

Germán Cáceres

Cineclube Viseu

Desde Portugal nos envían foto del hermoso Cineclub de Viseu y acá recordamos la nota que le dedicaron al Cineclub La Rosa en su revista "Argumento" hace unos años.

Microrrelato de Germán Cáceres premiado

Germán Cáceres fue premiado en el concurso de microrrelatos "Crónicas de viajes" organizado por Viví Libros. "Visualizar", que publicamos a continuación, resultó seleccionado entre miles de relatos que llegaron desde distintas partes del mundo. ¡Felicitaciones!



VISUALIZAR
El avión había despegado hacía dos horas de Buenos Aires y yo ya estaba podrido de ver la pantalla que tenía frente al respaldo del asiento delantero.

Y me puse a pensar en mi vida, porque también estaba aburrido de ella. Y traté de visualizar –como opinan en el Yoga, aunque yo jamás había practicado esta disciplina– una existencia distinta.
Me concentré en mis amigos para ver si podía tomar algún ejemplo. Pero sus vidas no ofrecían nada original, eran tan patéticamente insípidas como la mía.

Entonces, por el momento, razoné con amargura que no tenía ningún futuro que visualizar.
Observé nuevamente la pantalla y su reloj marcaba dos horas menos que cuando partimos del aeropuerto. ¿Qué estaba ocurriendo? Se me dio por suponer que se trataba de una disrupción del tiempo. O tal vez, con mayor precisión, en un salto temporal hacia el pasado.

Aunque no conocía a ningún pasajero porque viajaba solo, comencé a notar que eran distintos a los que recordaba borrosamente. Sí, exhibían rasgos más toscos.

De pronto, no estaban vestidos y un desmesurado pelaje cubría sus cuerpos.

Y ahora no permanecía en un avión sino que me escondía en una cueva subterránea. Yo también me hallaba cubierto de pelos y blandía como los demás pasajeros un garrote en la mano. Evidentemente pronto se produciría un enfrentamiento con una horda enemiga.

Además, estaba olvidándome de quién era yo, de todo mi pasado.

El avión aterrizó de emergencia en el aeropuerto de San Pablo. Un pasajero había sufrido un ACV.

Germán Cáceres

Visita a la Feria de Editores

La Biblioteca estuvo presente en la Feria de Editores que se llevó a cabo el fin de semana del 10 al 12 de agosto en el Centro Cultural Konex.


En 2013 se realizó la primera Feria de Editores, de la que participaron 15 pequeñas editoriales, con el propósito de mostrar sus libros y generar un espacio de encuentro entre lectores y editores. Año a año, el evento fue creciendo, y en en esta séptima edición se presentaron más de 250 editoriales de Argentina, Bolivia, Brasil, Chile, Colombia, Ecuador y México.

Destacamos el catálogo con los sellos participantes y un mapa de las bibliotecas públicas de la Ciudad. Ojalá el próximo año también se incluyan ahí a las populares.

Historia de Galicia

La Historia mínima de Galicia de Justo Beramendi también forma parte de nuestro catálogo.


Nuevo taller de ajedrez

Dictado por Jorge da Fonseca, comenzará un nuevo Taller de Ajedrez en la Biblioteca, Austria 2154. Será los martes de 17 a 18:30 horas.


Comenzamos un nuevo Taller de Ajedrez pensado para que todos aprendan a jugar éste juego ciencia de forma dinámica y divertida, y puedan aprovechar todos los beneficios que les brindará su práctica.

Algunas de las capacidades que desarrolla el jugador de ajedrez a lo largo del tiempo como consecuencia de la práctica de este juego:
  • Razonamiento lógico 
  • Intuición 
  • Concentración 
  • Constancia ante las dificultades 
  • Imaginación 
  • Memoria 
  • Poder de decisión y de asunción de riesgos 
  • Humildad (aceptación de los propios errores) 
  • Capacidad de análisis objetivo 
  • Reconocimiento de las posibilidades del adversario 
  • Socialización, respeto por el adversario y corrección deportiva 
  • Confianza en sí mismo y autodominio 
  • Capacidad de previsión, planificación y de cambiar, de ser necesario, los planes establecidos 
  • Lectura de lo que subyace en una determinada posición, más allá de lo aparente 
  • Perspicacia para aprovechar la oportunidad 
  • Superación de fracasos y derrotas 
  • Sentido del ritmo de la acción en la partida 
Los participantes podrán traer sus propios juegos o utilizar los que pondrá a su disposición la Biblioteca.

Jorge da Fonseca poeta, narrador, crítico literario y periodista. Amante del Ajedrez, lo practica desde niño, enseña y participa en torneos de manera regular.

Informes e inscripción
Personalmente, en Austria 2154, de lunes a viernes de 16 a 20 horas. Por teléfono, en los mismos horarios llamando al 4802-8211. Por correo electrónico a carlossanchezviamonte@yahoo.com.ar.

El grupo es reducido, y se aplican descuentos para socios de la Biblioteca y a quienes se inscriban a más de un taller.

Segunda Jornada Red AAPP

El sábado 25 de agosto se realizará la II Jornada Red AAPP (Asociaciones Analíticas y Publicaciones Periódicas) en nuestra Biblioteca, Austria 2154, bajo el lema "La identidad cuestionada -Angustia e identificaciones-".


Argumento:
La identidad esta casi siempre en crisis, es un devenir del ser en la danza de los nombres que puede ser cuestionada. (*)

Hay un abordaje de la noción de identidad, no solo desde el punto de vista filosófico, sino también sociológico y lógico, siendo esta última versión la que supone la existencia del sí-mismo en la base de la noción de identidad y su correlato la diferencia. La actualidad de esta problemática puede investigarse en la frontera del psicoanálisis con otros discursos, dónde al decir de Lacan "el inconsciente es la política".

¿Porqué a los analistas se interesan en la lógica colectiva y cómo se vive la pulsión en la subjetividad en cada época? La construcción de la identidad, tanto individual como colectiva, sexual o étnica, no es independiente de este tiempo que se cruza con una constante trans-histórica. Freud comenzó a interesarse por ella a partir de los fenómenos de masas -como el poder de la Iglesia y el Ejército o el ascenso del racismo- no por un mero interés sociológico. Se trata de entender cómo se construye el lenguaje modulado del "yo" por el Otro, para captar su lógica inconsciente: la represión, lo auto-segregado y la extimidad del sujeto con su objeto.

En la formación de masa como "contagio sugestivo", propio del enamoramiento y la hipnopsis, Lacan sitúa en las pasiones como el amor, el odio, ignorancia, y también los celos, envidia y aburrimiento, reflejos ilusorios de los mass-media, que sin embargo son inicios de la formación de síntomas en las neurosis. Pasiones que "bajan" como los discursos de la ciudad, al diván analítico.

Esa oposición deriva en otros binarios como subjetividad/sujeto e identidad/identificación. Por un lado el comportamiento, el hecho social, la masa; pero por otro se localiza la angustia, el síntoma y la producción de lo imposible de decir.

Ese recorrido permite subrayar la distinción entre una identificación horizontal entre los yoes, de una vertical, donde la relación del yo al Ideal encarnado en el líder, que como todo Amo es potencial de una castración simbólica. Esto deja un resto que es causa de angustia, introduciendo el tercer término en discordia entre identidad e identificación: el vacío.

El universal de la identidad es cuestionada en el síntoma por el particular de las identificaciones, rasgos múltiples que bordean un resto singular en ese vacío. Marcas significantes que ya no identifican al sujeto como el consumidor de un mercado que lo objetiva en la mercancía. Se trata mejor de un agujero en el ser que atraviesa la angustia y accede a un sentido en lo real. Tocar esa causa, es "otra cosa".

Ante la masiva producción del objeto técnico, se trata de producir el "rasgo de genio" en la agudeza del deseo del analista. Ese analista que confronta hoy ante la feroz alianza de la ciencia-capitalismo y que espera aplicar en la comunidad una praxis que intervenga con lo nuevo que enseñanza el inconsciente: el No-todo es lo posible.

Se trata de apartar al sujeto del rebaño de la subjetividad que lo eclipsa, para pasar de la formación de masa a la formación de síntoma. También sería esperable una otra mutación que no sea solo antropológica, sino efecto de una des-identificación que se descubre en la extimidad de la experiencia analítica y que como un nuevo Icaro, sobrevuele en la sociedad a riesgo de caer.-

****

(*)-Para conversar sobre el tema, algunos vectores de investigación trazados por Enrique Acuña en su Seminario de este año que lleva por título “Ex-sistencia del inconsciente. Identidad, Identificación, vacío". en: httpseminarioacunia2018.wordpress.com/…/seminarioacunia2017/

Bibliografía inicial.
-Freud, Sigmund: Psicología de las masas y análisis el yo. y Tótem y Tabú.
-Lacan, Jacques -“En ti más que a ti”. El Seminario. Libro 11 Los cuatro conceptos fundamentales del psicoanálisis y “Del mito a la estructura” -El Seminario Libro XVII .El reverso del psicoanálisis.
-Heiddeger, M.: Identidad y Diferencia. (Ficha BFLP)
-Ernesto Laclau: La razón populista. Fondo de Cultura Económica
-Miller. J.-A. : Curso El lugar y el lazo y Curso Extimidad. Ed Paidos
-Aleman, Jorge: Horizontes neoliberales en la subjetividad. Grama Ediciones
-Laurent, Eric. Síntoma y Nominación. Ed. Diva.
-Lévi-Strauss, Claude.: La identidad (Seminario). Ediciones Petrel
-Agamben, G.: La comunidad que viene. Ed.Pre-texto.
-García, Germán: En torno de las identificaciones. Ed.Otiumediciones
- Descombes, Vincent. El idioma de la identidad. Eterna cadencia
- Merlín, Nora: La colonización de la subjetividad. Letra Viva
-Ranea, Guillermo: “Sobre la identidad”. En Revista virtual Analytica del Sur. Nº7
-Acuña, Enrique: “Semblanzas reales. De los meteoros a internet” en Resonancia y silencio-Psicoanálisis y otras poéticas. EDULP
-A.A.V.V.: Vidas pulsionales. Ed. El Ruiseñor del Plata. (en prensa).-

*****

Sábado 25 de Agosto 2018; 10 hs ; Austria 2154 (C.A.B.A.)

Informes: te. (0221)421-4533 - e-mail: asocpsiclp@gmail.com

Organiza: Red A.A.P.P.

Auspicia: -INSTITUTO PRAGMA - www.aplp.org.ar
-Editorial "El ruiseñor del Plata"

Sumate al coro

Se está armando un hermoso grupo al que podés incorporarte: Coro con preparación vocal en la Biblioteca, a cargo de Inés Maurel y Alejandra Varela, con nociones de técnica vocal, respiración, vocalización y repertorio adaptado. Viernes a las 18:30 horas, en Austria 2154.


Claudia Piñeiro en nuestro catálogo

La autora nacional, preferida de muchos de nuestros lectores, presente entre los títulos disponibles para los socios de la Biblioteca.


La mujer invisible

de Irma Verolín
(Moglia Ediciones, Corrientes, 2018, 232 páginas)


Desde el comienzo de la novela la escritora propone un tono sensible y melancólico. Para ello se vale de una prosa exquisita, de extraordinaria soltura, que opta por la morosidad (“El verano es esa estación del año que demuestra de una vez y para siempre que la vida se ha convertido en una quimera.”). Tiene capacidad para las descripciones y se nota que es una gran conocedora del idioma y una enamorada del lenguaje literario.

La protagonista –una profesora de Historia– narra en primera persona, y en sus introspecciones se percibe una soledad abrumadora así como la de todos aquellos porteños que se quedaron en Buenos Aires en ese verano caluroso de 1999. Da una idea del clima de hastío y chatura que impera en la ciudad, y trae a la memoria Los alimentos terrestres, de André Gide, donde se enuncia “Una existencia patética, Natanel, antes que la tranquilidad…”

Ella, cuyo nombre no se menciona, reflexiona continuamente y hace asociaciones insólitas y muy originales, pero siempre plenas de sagacidad: “…hoy por hoy el mundo es tan móvil, tan fluctuante y tan dócil que ninguno de nosotros está capacitado por el momento para retratarlo, se nos escapa como una burbuja, se destiñe, se despinta”.

Son apasionantes los paseos que realiza en bicicleta por las calles de la ciudad y trae a la memoria el primer episodio (“En mi Vespa”) del filme Caro Diario, de Nanni Moretti, en el cual éste recorre en moto Roma durante agosto. Para nuestra profesora “El calor llegaba hasta mi pubis y también lo deshacía: entonces yo era una mujer invisible por ese motivo, sólo por ese motivo”. Se considera imperceptible porque siente que está aislada, vacía y señala –con angustia– la opacidad de la existencia. Y llega a afirmar: “Sólo soy eso: la mujer de la bicicleta”.

Y aparece Carlos, un amigo que es internado por una enfermedad que los médicos no llegan a diagnosticar, y le empiezan a llegar cartas de Alicia, una ex amiga, docente como ella, y a la que describe con anchas caderas, usando un gastado tapado y con una tiza en la mano. Se crea, así, una expectativa, una veta de suspenso sobre el paradero de Alicia y la salud de Carlos. Y, en cierta forma, el texto gira hacia el epistolario que recibe la protagonista y que se limita a leer ya que no lo puede contestar, pues Alicia lo hace entregar anónimamente por personas extrañas que encuentra al azar en su dudoso viaje de vacaciones.

En cuanto al hospital donde está internado Carlos, la enumeración pormenorizada de múltiples objetos, pasillos kafkianos, olores, ruidos y luces evoca esas obras de la pintura flamenca en las cuales estaba reflejado un universo.

En esta suerte de monólogo interior logra encontrar un conmovedor diario íntimo de Alicia, en el cual su ex amiga revela su dependencia del alcohol, el cual “…hace que no soporte la calle con su trajín, sus bocinazos, sus luces estridentes. Llevo el alma a flor de piel”.

Y, casi al final de la novela, la protagonista proclama: "Supe también que Alicia, y no yo, había tenido el coraje de ser una auténtica mujer invisible.”

Irma Verolín nació en Buenos Aires y es autora de novelas, cuentos, poesías, ensayos y literatura infantil. Obtuvo las siguientes distinciones: Premio Nacional del Fondo Nacional de las Artes 1987, Premio Emecé 1993-1994, Primer Premio Municipal de la Ciudad de Buenos Aires, Primer Premio Internacional Horacio Silvestre Quiroga, Primer Premio Internacional de Puerto Rico, Primer Premio Internacional de Novela Mercosur y el Primer Premio de la Fundación Victoria Ocampo. Fue traducida al inglés, alemán, ruso, portugués e italiano.

Germán Cáceres

Taller Literario 2018

Carlos Penelas continúa con el Taller Literario 2018 en nuestra Biblioteca, Austria 2154. Puede cursarse todos los jueves, de 20 a 21:30 horas. Para inscribirse, llame al 4802-8211 o escriba a carlossanchezviamonte@yahoo.com.ar. Los cupos son limitados, y los socios de la Biblioteca cuentan con aranceles especiales.


Carlos Penelas ha publicado más de treinta libros de poesía y veinte de prosa, en una extensa carrera que ya lleva más de cuarenta años desde la aparición de su primer poemario, y sigue vigente con un nuevo libro, El mar en un espejo de otoño, de próxima publicación. Aquí, algunos de los lineamientos que seguirá el Taller, y una breve síntesis biográfica de Penelas.

Propósito
Brindar una visión global de la poesía y la narrativa haciendo una referencia a géneros, autores (nacionales y extranjeros), las raíces, relaciones que se establecen en una literatura comparada y su vinculación con las demás artes.

El taller está pensado para que se obtenga una visión desde la breve historia de la Estética, el análisis de la lectura, el estudio de recursos expresivos, tanto en poesía como en narrativa e introducir al alumno en un ámbito de reflexión.

Objetivos
Conocer elementos prácticos en el análisis literario, claves en el hecho literario, el proceso de creación y de escritura. El participante podrá obtener una mayor formación en la redacción de textos poéticos, narrativos, etc.

El misterio de la creación -autor y lector- irá develando una forma de bucear el alma humana. El taller se enriquecerá a partir de propuestas y lecturas paralelas, no sólo en el campo literario, si no también en una visión social.

Se trata de indagar caminos hacia la convergencia de pensamiento y la literatura. Se recorrerán senderos con una idea de la crítica textual que comprenda una diversidad de actitudes dentro del corpus clásico y contemporáneo.

Ejes temáticos
La sensibilidad creadora - El acto literario, la educación de la sensibilidad - El poder de la escritura - Las raíces en la creación - El intelectual y su medio - La estética y la ética en el proceso creador. Ejemplos en cine, en música, en pintura.

Alumnos publicados
Los talleristas que cursaron en 20102011 y 2013 fueron convocados por la Editorial Dunken para publicar en las ediciones respectivas de El libro de los talleres.

Sobre Carlos Penelas
Cursó estudios en la Escuela Normal de Profesores Mariano Acosta, donde siguió el profesorado en Letras. En la facultad de Filosofía y Letras de la Universidad Nacional de Buenos Aires cursó Historia del Arte y Literatura. Como estudiante obtuvo en 1968 el Primer Premio de Poesía y Primer Premio de Ensayo en la Escuela Normal de Profesores. Su obra ha obtenido a lo largo de los años el reconocimiento de numerosos autores y prestigiosos críticos.

En 1977 obtuvo el premio "Arturo Marasso" otorgado por el Mariano Acosta; en 1981 logra la Faja de Honor de la Sociedad Argentina de Escritores (SADE); en 1986 el premio "Accésit" otorgado por la XII Exposición Feria Internacional de Buenos Aires "El libro (del autor al lector)" por la mejor cobertura como cronista de Radio Nacional; en 1988 el premio a la Mejor Cobertura como cronista de Radio Nacional otorgado por la XIV Feria Internacional del Libro; en 1988 el Primer Premio de Poesía "Alfonsina Storni" otorgado por Gente de Letras; en 1992 la Mención Especial de Poesía en el Concurso Latinoamericano "Carlos Sábat Ercasty", Montevideo, Uruguay.

Coordina talleres literarios desde 1984, cuando fue Director de los dictados en la SADE. Actualmente mantiene un taller particular en su domicilio.

Fue crítico literario desde 1983 hasta 1989 de LS1 Radio Municipal y LRA Radio Nacional, donde condujo distintos programas culturales. Colaboró durante años con el suplemento literario del diario La Prensa, y fue columnista de medios gráficos del país y el exterior.

Dictó conferencias en la Universidad de La Coruña, Cátedra de Literatura Latinoamericana y la Universidad Autónoma de Madrid. La Fundación Internacional Jorge Luis Borges lo hizo participar entre los diez poetas vivientes más importantes. En los últimos años ha realizado extensas giras de conferencias por Europa, Sudamérica y el interior del país.

Más información en http://www.carlospenelas.com/

Informes e inscripción
Personalmente, en Austria 2154, de lunes a viernes de 16 a 20 horas. Por teléfono, en los mismos horarios llamando al 4802-8211. Por correo electrónico a carlossanchezviamonte@yahoo.com.ar.

El grupo es reducido, y se aplican descuentos para socios de la Biblioteca y quienes se inscriban a más de un taller.  

Fin de la catalogación

Hemos culminado con la carga en el sistema de gestión bibliotecaria Digibepe.



Se han incorporado al sistema integral de gestión bibliotecaria (DIGIBEPE) un total de 7453 documentos bibliográficos. La signatura topográfica en base a la clasificación decimal universal.

El registro catalográfico se desarrolló por el sistema MARC y la descripción bibliográfica se recopiló aplicando las reglas de catalogación angloamericana 2 (RCAA2).

Puede consultar nuestro catálogo on line aquí: http://www.carlossviamonte.com.ar/2014/07/catalogo-en-linea.html

Congreso femenino

Las luchas del feminismo tienen su historia. Como lo cuenta este libro de nuestro catálogo, sobre el Primer Congreso Femenino celebrado en mayo de 1910 en nuestro país.


Para mirarte mejor

Nuestra coqueta sala "Norberto La Porta" tiene ahora un espejo.


Obra maestra en el Cineclub La Rosa

Lluvia en la pantalla, lluvia en la ciudad. El Cineclub La Rosa proyecta siempre, y con El rostro de Jizo.


Con esta función finalizamos la trilogía "Réquiem de guerra" de Kazuo Kuroki, compuesta además por Mañana y El verano de un niño en 1945.


En El rostro de Jizo, Kuroki aborda la vida de los sobrevivientes de Hiroshima, a tres años de la fatídica bomba atómica sobre la ciudad japonesa.


Pese a la incesante tormenta que caía sobre Buenos Aires -y también dentro del film- contamos con mucho público para la función.


Recordemos que todo el ciclo fue proyectado en el hermoso formato fílmico de 16mm gracias a la colaboración de la Embajada de Japón en la Argentina y la Japan Foundation que nos facilitaron las copias.





El último Eco

De la estupidez a la locura, último libro de Umberto Eco, en nuestro catálogo.


Última función de Kazuo Kuroki

El Cineclub La Rosa cierra la trilogía "Réquiem de guerra", de Kazuo Kuroki, con la proyección en 16mm de El rostro de Jizo, gracias a la Embajada de Japón. Será el miércoles 25 de julio a las 20 horas con entrada libre y colaboción voluntaria en Austria 2154.


Miércoles 25 de julio - 20 horas
EL ROSTRO DE JIZO
(Chichi to Kuraseba, Japón, 2004, color, 99 minutos)
Dirección: Kazuo Kuroki
Elenco: Rie Miyazawa, Yoshio Harada y Tadanobu Asano.


En Hiroshima en 1948, los recuerdos del bombardeo atómico tres años antes todavía están frescos en la mente de la gente. Mitsue (Miyazawa Rie) trabaja en una biblioteca donde conoce al Sr. Kinoshita (Asano Tadanobu), un hombre tímido y joven que investiga el desastre. Se acercan, y el Sr. Kinoshita eventualmente pide su mano en matrimonio. Sin embargo, a Mitsue le preocupan sus recuerdos del bombardeo cuando no pudo salvar a su padre, Takezo (Harada Yoshio), y a sus amigos más cercanos, así como a muchos otros que perdieron la vida. Ella duda si merece haber sobrevivido. "Las personas fueron asesinadas en mi lugar. No tengo derecho a encontrar la felicidad", dice.


Basada en una obra de Hisashi Inoue, se centra en los sufrimientos de los sobrevivientes de Hiroshima, durante cuatro días del verano de 1948. El nombre Jizo en el título del film hace referencia a una divinidad budista que se presenta con la cabeza calva y expresión benigna. Jizo es el dios de los pequeños, pero también el protector de quienes padecen dolor.


Ganadora de numerosos premios nacionales, entre ellos el Gran Premio en el Yokohama Film Festival, Mejor director en los Nikkan Sports Film Awards y los Mainichi Film Concours, es la tercera película de la trilogía  ambientada en tiempos de guerra en Japón, y la anteúltima que realizaría el veterano director Kuroki Kazuo.


Proyección en 16mm realizada con el apoyo de la Embajada de Japón en la Argentina y la Japan Foundation.


Más información: www.cineclublarosa.blogspot.com

Tango en el catálogo

Nuestra canción ciudadana tiene un amplio espacio en nuestro catálogo, como este libro que recopila a muchos de los grandes poetas del tango.


Carlos Penelas sobre Valle-Inclán

El responsable del Taller Literario en nuestra Biblioteca dictó en el Centro Galicia de Buenos Aires la conferencia "Presencia de Valle-Inclán". Aquí, un epítome de la misma.


En mi infancia escuchaba a mi padre hablar de Valle-Inclán. Junto con anécdotas y referencias biográficas mi padre me mostraba una Galicia ruda, atrasada, plena de superstición, de santos, dolor, castigos y plegarias, de vírgenes, de sobrinos de curas, de caciquismo. De Manuel Azaña, de convenciones sociales, de la hipocresía, la abulia y la hambruna de sus tierras. El oprobio y la desesperanza por encima de la libertad, de la racionalidad, del humanismo.

Con los años fui un buceador de su obra, de sus anécdotas, de su universo. Para ver hay que saber, dijo Ingres. El ojo ha de ser bello para percibir Belleza, aclaró Plotino. Para ser hay que mirar y hay que saber, escribió Luis Rosales. La obra de este hombre genial no se la puede comprender sino partimos de estos conceptos. Por eso la limitación de muchos de sus contemporáneos. Envidia, estupidez, limitaciones cerebrales, falta de cultura, hicieron el resto.

Carmen, ópera dramática de Georges Bizet lleva libreto en francés de Ludovic Havély y Henry Meihac. Está basada en la novela homónima de Prosper Mérimée. A su vez esta novela tiene como fuente Los Gitanos, de Pushkin. ¿Qué ópera española es más representativa que ésta? A usted le pregunto, lector ausente. Kundera escribió en checo y en francés; Yeats, Shaw, Joyce, Kavanahg y Wilde, irlandeses, escribieron en inglés. Kafka en alemán, Becket en inglés y luego él mismo traduce su obra al francés. Hay más ejemplos. Estos bastan para que supuestos intelectuales no escriban extravíos o elaboren teorías delirantes.

Es un gran honor para mí participar de un homenaje a Valle-Inclán, uno de los creadores trascendentes de la generación del 98, un homenaje del pensamiento y la cultura, respaldado por el consenso de la comunidad literaria y teatral, que venera al poeta como a uno de sus grandes maestros. Estamos ante un homenaje significativo. Don Ramón alcanza la categoría de poeta universal desde su galleguismo y no a pesar de éste.

Su obra es total, deslumbrante en su forma siempre cuidada sin haber sido reducida al mero artificio, intensa en su mensaje humanista y revelador. Su idioma, aquel caudal propio que algunos críticos llaman idiolecto, es de una riqueza y austeridad que se balancean, en su equilibrio de afectividad, penetración intelectual y sabiduría poética. Magistral en sus modulaciones y mensaje.


La obra dramática de Valle-Inclán es tal vez la más original y revolucionaria de todo el teatro español del siglo XX. Rompe convenciones con el género. En palabras de su autor: “Yo escribo en forma escénica, dialogada, casi siempre. Pero no me preocupa que las obras puedan ser o no representadas más adelante. Escribo de esta manera porque me gusta mucho, porque me parece que es la forma literaria mejor, más serena y más impasible para conducir la acción”.

Hay un lenguaje renovador en su poesía. Aromas de leyendas (1907), El pasajero (1920), La pipa de Kif (1919). Este último poemario es para mí estupendo, donde habita el surrealismo, la demencia social, el bestiario zoológico. El lenguaje es clave para admirar la violencia, la forma, la musicalidad y el universo del autor.

Con las Sonatas Valle-Inclán marca el triunfo del modernismo literario en la prosa. Recordemos el Arte poético de Verlaine, la Sinfonía gris mayor de Rubén Darío, la Sinfonía en blanco mayor de Gautier.

La generación del 98 se considera como excelentes observadores y catadores del paisaje. Los hombre del 98 son eminentes paisajistas: Azorín, Machado, Ortega, Unamuno… Todos llevan en sí una cultura artística. Amado Alonso observa el valor plástico y evocador de los gestos, de las actitudes en el arte modernista. Considera a Valle-Inclán “como un precursor de artistas cinematográficos”.

Dice Alonso Zamora Vicente que “…aparece una tónica cultural, ternura íntima en Garcilaso. Luego veremos en Gabriel Miró o en Antonio Machado los elementos del paisaje literario, los árboles, los ríos, los pájaros, la quietud. La tradición eglógica viene de Virgilio y en la traducción de éste por Juan de la Encina”. Si no somos capaces de ver, si no conocemos estas fuentes no podemos entender ni profundizar la obra de Valle-Inclán.


Su universo está profundamente relacionado con una vida rodeada de anécdotas, de fantasía, de realidad. Extraños trajes y capas, altanero, soberbio. Un estrafalario talante, romántico y fabulador. Muy gallego, de espíritu misterioso y pleno de supersticiones son sus cuentos o sus notas: sortilegios, cruces, curas y sacristanes. Leamos los Cuentos amorosos, las Sonatas, Tirano Banderas. En ellas la musicalidad de la literatura. Javier Serrano Alonso nos dice: “Valle fue un icono de su tiempo, el favorito de retratistas. Valle-Inclán inventó su propia imagen”. No olvidemos que fue Director de la Academia Española de Bellas Artes en Roma; que tuvo la Cátedra de Estética en la Escuela de Bellas Artes de Madrid.

Escribe: La belleza sólo está en la forma. Escribe: El que no cincela y pula su estilo no pasará de ser un mal escribiente. Sus personajes reflejan lo peor y lo mejor del ser humano. Personajes ambiguos, caricaturescos, falsamente heroicos, fantasmales, grotescos, folclóricos, sombríos, únicos, patéticos. Se burla de la religión, de los curas, del matrimonio, de la burguesía. Tiene un sentido brutal del realismo. Por estas razones también amo y admiro a este gallego universal.

El director cinematográfico José Luis García Sánchez, un rendido admirador de Valle-Inclán, nos dice: “De la literatura española, Valle-Inclán es el más importante. El Quijote es el mejor relato pero Valle-Inclán ha renovado el teatro universal, con la deformación grotesca, con una modernidad desde el punto de vista plástico incomparable. Es el primer literato que escribió cine.” También señala: “Escribe planos de cine. Decían que sus obras eran irrepresentables. Eso porque escribía para nosotros, no para la gente de su tiempo”. Y algo que nos toca a todos: “Para disfrutar del cine hace falta inquietud cultural o virginidad”.

Flor de santidad (1904) es una joya de la lengua hispánica. Campesinos míseros, milagrerías, supersticiones, hambre, avaricia, ternura, crueldad, candidez, bellaquería. Detrás el fondo de la naturaleza pastoril que hablamos hace un momento. Allí está Galicia: su lirismo, su intensidad, su asombro. En sus poemas inventa voces, exhuma locuciones, anuda asombros, arcaísmos con modernismos, amalgama voces brutales del argot y frases refinadas de un salón cortesano. No se lo entiende a Valle-Inclán porque falta cultura y sobra imbecilidad.

Paz Andrade en su libro La anunciación de Valle-Inclán (Buenos Aires, 1967) realiza una descripción de una infancia en el paisaje, en lo humano, en lo natural. En Sonata de estío había escrito: “En una Historia de España, donde leía siendo niño, aprendí que lo mismo da triunfar que hacer gloriosa una derrota”. Miren que observación brillante, nos toda a todos. Sobre todo a los argentinos que nos sentimos siempre vencedores y campeones morales.

Valle-Inclán es también las tertulias de café, la amistad con jóvenes escritores como Azorín, Pío Baroja o Jacinto Benavente. No podemos dejar pasar por alto su observación, su análisis social. Su ironía, el lenguaje proveniente del mundo de los toros, el teatro con diversos registros idiomáticos que van desde lo refinado hasta lo chabacano. Valle acentúa lo grotesco de la realidad que vive. De ese mundo, reiteramos, nace la moderna concepción de la tragedia: el esperpento. Allí ve la civilización europea, no sólo la gallega o española.


En 1959 se llevó al cine Sonatas. Director: Juan Antonio Bardem. Actores: Francisco Rabal, Fernando Rey, Aurora Bautista, María Félix. En 1976 Beatriz, de Gonzalo Suárez, con Carmen Sevilla, José Sacristán. Es una adaptación de sus cuentos. En 1987 José Luis García Sánchez filma Divinas Palabras con Imanol Arias, Ana Belén, Francisco Rabal y Aurora Bautista. Por Miguel Ángel Diez es llevada a la pantalla, 1985, Luces de Bohemia. Francisco Rabal, Agustín González, Fernando Fernán Gómez, Imanol Arias. Divinas Palabras, con Víctor García y la maravillosa Nuria Espert. En 1967 Luces de Bohemia con la dirección de Osvaldo Bonet. Estas dos últimas obras representadas en Buenos Aires. Tuve la fortuna de aplaudirlas de pie. Para hacer una puesta teatral o cinematográfica de los clásicos se necesitan grandes directores y grandes actores.

Caricaturas de Valle-Inclán: Castelao, Leal da Cámara, Ramón Cila, Moya del Pino, Álvaro Cebreiro, Massager, Vivancos, Cao, Toño Salazar, Carlos Maside Siro López. Hay más, hay más. Dos retratos que ahora me vienen a la memoria: el de Juan de Echevarría y el de Ignacio Zuloaga.

Nos informa Robert Lima -El teatro de su vida (1995)- que Valle-Inclán brinda una conferencia en Buenos Aires el 25 de junio de 1910, titulada “El arte de escribir”. Entre otras cosas nos enseña el genial gallego: “En la obra de arte no debe advertirse nunca el esfuerzo, porque no olvidéis que ocultar la fuerza es doblarla…Jamás el artista debe proponerse la imitación de un modelo, por levantado que éste se halle. Es preciso cavar en el huerto propio para obtener nuestras flores y nunca imitar la manera que decimos “clásica” porque es casi siempre una mala comprensión de la literatura latina”. Y más adelante: “…el artista debe mirar el paisaje con ojos de altura para poder abarcar todo el conjunto y no los detalles mudables”.

Sus páginas son corteza del lenguaje, páginas vivientes. Descubre mitos y leyendas desde otra mirada; entiende que uno de los problemas de Galicia – y la del ser humano – es vivir en una cultura cerrada a los cambios mundiales. Fue un intérprete audaz de su entorno, ve al otro a través de la niebla, busca estar libre de prejuicio, de combatirlo sin piedad. Y el contenido de su teatro o su prosa en una estructura literaria, en un lenguaje, en una técnica deslumbrante.

Ramón José Simón del Valle Peña más conocido por Ramón María del Valle-Inclán, nació en Vilanova de Arousa el 28 de octubre de 1866. Falleció el 5 de enero de 1936 en Santiago de Compostela. En 1907 se casó en Madrid con la actriz Josefina Blanco y Tegerina. Tuvo seis hijos.

Carlos Penelas
Buenos Aires, 9 de julio de 2018
http://www.carlospenelas.com

Catalogación

Continúa la puesta en valor y catalogación de nuestros volúmenes.


Como siempre, los invitamos a conocer nuestro catálogo on line, y asociarse a la Biblioteca.

Carlos Sánchez Viamonte: hombre de la Reforma Universitaria

Este año se cumple un siglo de la Reforma Universitaria, por lo que compartimos este capítulo sobre Carlos Sánchez Viamonte del libro Hombres de la Reforma Universitaria escrito por Horacio J. Sanguinetti, y disponible en nuestro catálogo.