Carta inédita de Pascual Vuotto

Hace unos días, Pedro Acuña – abogado, hombre culto, fino lector – me alcanzó una carta que Pascual Vuotto le había escrito a su tía, Da. Aicida Schenone de Villagra, maestra de su pequeña hija, Themis Vuotto. Está fechada el 25 de noviembre de 1938. Un texto no sólo emotivo sino de calidad literaria, donde se manifiesta principios y elevada formación. La maestra de la niña fue una gran educadora y llegó a ser inspectora distrital de Mercedes. Falleció en 1958; Themis, en 2003.


Luis Danussi, padre de Rocío, fue el primero en hablarme de él. Luis Franco me presentó a su gran amigo Pascual Vuotto en Mar del Plata. Sospecho que era el verano de 1979. Vuotto: una leyenda ética del idealismo libertario. Se lo conoce por un hecho histórico terrible: Los presos de Bragado. Un caso de tortura policial de la Década Infame (1930-1943). Fue detenido arbitraria y falsamente, acusado de haber puesto una bomba el 5 de agosto de 1931. Estuvo preso desde 1931 hasta 1942. Había sido condenado a cadena perpetua. Sufrió los peores tormentos. Un suceso trascendente de nuestra historia, hoy casi olvidado. Años de lucha por lograr su libertad. En todo el país se formaron comités de solidaridad por los detenidos. Se realizaron actos, marchas, publicaciones. Fueron sus defensores el Dr. Enrique Corona Martínez, el Dr. Carlos Sánchez Viamonte y el Dr. Gabriel Bajardi.

Vuotto, obrero ferroviario, publica Vida de un proletario, en 1935. Se llegarán a vender, en sucesivas ediciones, más de 34.000 ejemplares. Fernando Quesada escribió Por la libertad de Los Presos de Bragado; Carlos Sánchez Viamonte, Defensa de un proletario. En 1991 Vuotto presenta en la Federación Libertaria Argentina El Proceso de Bragado ¡Yo acuso!

Sus restos fueron velados en la FLA. Lo despidieron el anarquista Enrique Palazzo y el socialista Guillermo Estévez Boero. Había nacido en 9 de Julio, Provincia de Buenos Aires, el 5 de enero de 1904. Murió el 16 de febrero de 1993 en Buenos Aires. Sus restos fueron cremados en el cementerio de Berazategui. Se había casado con la militante anarquista Donatila Barrera. Libros de su biblioteca hoy están en la mía por donación de Themis.



Sra. Aicida S. de Villagra

Distinguida señora:

Mi compañera se ha permitido hacerme partícipe del contenido de su carta. Y he experimentado la más viva satisfacción, no porque haya sentido halagada mi vanidad de padre, sino porque usted ha puesto alas a mis esperanzas al hablarme así de esa hijita a través de quien veo la luz del día.

La ignorancia, el egoísmo y los desenfrenados apetitos humanos han hecho de la vida, que lo bello y simple como una flor, como una sonrisa o como una lágrima, algo que nos tortura y nos hace desdichados. Yo, que no tuve infancia, valorizo lo que es para el niño no acercarse a las fuentes impuras y es por ello que me empeño en mantenerlos alejados de las pequeñas miserias humanas. Quisiera que fueran toda bondad, todo amor para sus semejantes. Por eso ellos no saben del dolor de mi drama más que aquello que les llega de reflejo.

Se extrañará usted al leer estas consideraciones tan ajenas a su carta y al motivo que la determinó. Es que quiero demostrarle que comprendo su conducta para con mi pequeña y comparto también sus íntimas satisfacciones al ser objeto de esas manifestaciones de cariño por parte de mi nena.

¿Conoce usted el proceder de los griegos para con las mujeres próximas a ser madres? Yo, que viví casi como Diógenes, me esforcé en que los pájaros sustituyeran a las bellas estatuas y a la música, para que la bonanza y modesta belleza de un lugar apacible obrara de reflejo sobre mi futura hijita.

¿Es ridículo que yo, en estas circunstancias, haga a usted estas confesiones? No importa; son sinceras y espontáneas. Usted me excusará. No he leído esa publicación. Pero quiero llama su atención sobre el nombre de mi nena. Esa es mi única y secreta venganza contra quienes me arrojaron este abismo, de donde he de salir no lejano día. La verdad triunfará y mi hijita con su nombre reprochará a la actual sociedad de sus crímenes cometidos en nombre de la ley y la justicia.

Señora: le ruego quiera aceptar mi más honda gratitud por todo cuanto hizo usted de mi nena y para ella. Es la gratitud de un corazón humano que nunca albergó el odio.

Salúdale con toda consideración

P. Vuotto

25/11/38



Nota: El 28 de julio de 1993 el Congreso Nacional sancionó la ley 24.233, por un proyecto de Estévez Boero que “desagravia el nombre y la memoria” de Los Presos de Bragado. Vuotto había fallecido cuatro meses antes de dicha reparación.

Carlos Penelas
Buenos Aires, 24 de noviembre de 2018

Finalizó el Seminario clínico 2018

Dictado por Enrique Acuña, finalizó el Seminario Clínico que se desarrolló a lo largo de todo el año en nuestra Biblioteca.


El ciclo 2018, que se llevó a cabo bajo el tema "Ex-Sistencia del inconsciente -Identidad, identificación, vacío-", finalizó el sábado 24 de noviembre.

En el marco del Seminario también se llevó a cabo la II Jornada Red AAPP (Asociaciones Analíticas y Publicaciones Periódicas) en nuestra Biblioteca, bajo el lema "La identidad cuestionada -Angustia e identificaciones-".

Jueves y viernes, cerramos por el G20

Debido a los cortes programados por el G20 en la ciudad de Buenos Aires, la Biblioteca permanecerá cerrada el jueves 29 y viernes 30 de noviembre. Nos volveremos a encontrar el lunes 3 de diciembre en nuestro horario habitual.


Vigencia de Dante Panzeri

Viendo lo ocurrido el fin de semana con la final de la Copa Libertadores, cobra absoluta vigencia Burguesía y gangsterismo en el deporte, ensayo fundamental de Dante Panzeri, disponible en nuestro catálogo.


Finalizó el taller de Coro

Este viernes finalizó el Taller de Coro con preparación vocal en la Biblioteca, a cargo de Inés Maurel y Alejandra Varela. El grupo continuará en 2019.


Muerte súbita

de Eduardo González
(del Naranjo, Buenos Aires, 2018,112 páginas)


Como ya demostró en sus libros anteriores, Eduardo González domina una prosa ágil, plena en giros y modismos propios de la jerga empleada por las generaciones jóvenes (“¡RESETEAR! ¡Otra vez en el Empire State! Ahora King Kong amenazaba con devorarme.”). Sus diálogos son convincentes, captan el habla veloz y cortante de los adolescentes. No obstante esta peculiaridad, la calidad de la escritura está muy cuidada y se explaya en belleza y soltura: “Pelo negro largo casi hasta la cintura. Ojos tan negros como su pelo. Una loba. Labios carnosos y sensuales y un cuerpo capaz de hacer hervir las aguas del Riachuelo en pleno invierno.”

Este libro con amplias referencias al ciclismo demuestra que el autor conoce bien ese ámbito. Pero su principal objetivo es denunciar la explotación de los menores en el fútbol: “Bianchi temía por la vida de esos chicos (…) era sólo la punta de un iceberg de una red mayor de traficantes de niños deportistas.”/”Son muchos los casos en que los padres mandan a sus hijos a escuelas deportivas como una oportunidad para salir de la pobreza.” Coincide en ello el escritor de novelas policiales Harlan Coben, que en Golpe de efecto denuncia la corrupción y el delito que rodean la glamorosa órbita del tenis.

Con astucia narrativa el autor va planteando paulatinamente una intriga creciente. Y describe varias zonas porteñas probando que está informado sobre los bares, las hamburgueserías y las comidas rápidas. Como también lo está de los múltiples usos del celular y de la denominación de páginas y blogs que circulan por internet. O sea, es una novela con la cual los jóvenes se identificarán.

La acción, que por momentos se torna vertiginosa y estimulante, adquiere el ritmo de un filoso montaje cinematográfico: hay numerosas oraciones que constan de una sola palabra.

La compleja trama policial de Muerte súbita funciona a la perfección, no hay cabos sueltos y las sospechas rotan alrededor de varios personajes.

Eduardo González ha publicado, entre otros libros, El fantasma de Gardel ataca el Abasto, El secreto de Leonardo da Vinci, Barrio de Tango, Misterioso campamento en Maschwitz, Los casos de Muki, Por el camino del cóndor. Tuvo a su cargo la organización del Festival Buenos Aires Negra Joven en 2013. Recibió varios premios: en 2002, de la Asociación de Escritores Policiales de Bulgaria; en 2003 el Accésit del Concurso de Relatos de la Semana Negra de Gijón; en 2004 el Primer Premio “Indio Martín” de Cuba; en 2014 el Konex de Literatura Juvenil y en 2017 el Premio Barco de Vapor.

Germán Cáceres

Asóciese a la Biblioteca

El Centro Cultural y Biblioteca Popular Carlos Sánchez Viamonte está creciendo y necesita nuevos socios. Por una cuota mensual muy accesible usted puede solicitar el préstamo de libros a domicilio, obtener descuentos en los talleres, cursos y actividades rentadas, y ahora también a nuestra Videoteca.


Para asociarse como Adherente, Estudiante o Jubilado y utilizar nuestros servicios es necesario concurrir a la Biblioteca, Austria 2154, en los horarios de atención al público (lunes a viernes de 16 a 20 hs).

Allí deberán presentar: Documento de identidad (DNI/LE/LC) con fotocopia de las dos primeras páginas; un servicio a nombre de quien se asocia, que verifique el domicilio que coincida con el del documento; y una foto 4 x 4. Quienes accedan a las categorías "Jubilados" o "Estudiantes" deberán presentar la documentación que acredite tal condición.

Al momento de la asociación se deberán abonar tres meses por adelantado. El registro será en todos los casos de Socio Adherente de la Biblioteca.

La cuota social para Adherentes es de $ 150 mensuales.

Para cualquier consulta, escríbanos a carlossanchezviamonte@yahoo.com.ar o llame en los días y horarios indicados al 4802-8211. Acá puede leer el Reglamento de la Biblioteca. Como siempre, podrá visitar nuestra página www.carlossviamonte.com.ar y seguirnos en Facebook y Twitter.


Videoteca
El material podrá ser retirado por los Socios adherentes de la Biblioteca, el préstamo será domiciliario, sin que haya posibilidad de visualización en nuestra sede.

Al igual que con los libros, se podrán solicitar en préstamo hasta dos DVD de forma simultánea, pero en el caso de tener libros en su poder, se limitará a un sólo DVD. El plazo de préstamo, en ambos casos, es de cinco días corridos, sin posibilidad de renovación.

En caso de demora en la devolución, daños o roturas del material, las sanciones y/o multas correspondientes se regirán bajo el mismo reglamento de la Biblioteca.

Cómo retirar DVDs
Para retirar material audiovisual de la Videoteca es necesario previamente estar asociado al Centro Cultural y Biblioteca Popular Carlos Sánchez Viamonte, cumpliendo las normas y requisitos vigentes para el préstamo domiciliario de libros.

Al momento de la adhesión a la Videoteca se deberán entregar 3 DVD vírgenes con sus correspondientes cajas, a modo de donación para ampliar el catálogo. Dicha membresía deberá renovarse anualmente bajo las mismas condiciones, pudiendo ser modificadas por la Comisión Directiva de la Biblioteca.

Ida Vitale, premio Cervantes 2018

La escritora uruguaya de 95 años es representante de la poesía esencialista.


La poeta uruguaya Ida Vitale (Montevideo, 1923) ha sido galardonada con el Premio Cervantes 2018. El considerado como Nobel de literatura en castellano está dotado con 125.000 euros. Inscrita en la tradición de las vanguardias latinoamericanas, Vitale, cuya obra está caracterizada por poemas cortos, una búsqueda del sentido de las palabras y un carácter metaliterario, es representante de la poesía esencialista. El premio valora "su lenguaje, uno de los más reconocidos en español".

Se rompe una regla no escrita. Desde 1996, el Premio Cervantes solía alternar un galardón español con uno latinoamericano. Pero si el año pasado lo recibió el nicaragüense Sergio Ramírez —que este año ha formado parte del jurado— esta edición ha sido para Vitale.

Lo recogerá en abril en Alcalá de Henares (Madrid). Y, según Carme Riera, representante de la Real Academia Española (RAE) en el jurado, espera que acuda a la entrega en las mejores condiciones pese a sus 95 años. No lo decía porque la fuerza de Ida Vitale esté en duda, sino porque las pocas mujeres que hasta ahora han sido premiadas —solo cinco, incluida la poeta uruguaya—, apenas pudieron subir las complicadas escaleras de la cátedra. No lo hicieron María Zambrano ni Dulce María Loynaz, por citar dos ejemplos.

“Los españoles están igual de locos que en la época de la conquista”. Es lo que le dijo Vitale a José Guirao, ministro de Cultura, cuando le comunicó esta mañana el fallo. No hay duda de que lo recogerá, ha afirmado el ministro. “Es una mujer que responde como pocas a su apellido”. Fue la reacción de una autora verdaderamente abrumada por los premios que ha conseguido últimamente en España: aparte del Cervantes, en España ha recibido el García Lorca en 2015 y el Reina Sofía en 2016, dos reconocimientos prestigiosos para la literatura en español. Además, la semana que viene recogerá en Guadalajara (México) el Premio FIL de Literatura en Lenguas Romances.

Sergio Ramírez celebró la decisión del jurado y cree que es justo con Uruguay, un país de gran tradición y calidad en la poesía femenina. El escritor nicaragüense también subrayó que no se otorga el premio por ser hombre o mujer, “sino por la calidad de una obra que queda fuera de toda duda”. Y por las siguientes razones esgrimidas en conjunto: “Por su lenguaje, uno de los más destacados y reconocidos de la poesía moderna en español, que es al mismo tiempo intelectual y popular, universal y personal, transparente y hondo. Convertida desde hace un tiempo en un referente fundamental para poetas de todas las generaciones y en todos los rincones del español”.

Vitale es la quinta mujer reconocida por este premio que ha sido concedido a 40 hombres. Hasta ahora lo habían recibido las españolas María Zambrano (1988) y Ana María Matute (2010), la cubana Dulce María Loynaz (1992) y la mexicana Elena Poniatowska (2013). Además, teniendo en cuenta que este año no ha habido Premio Nobel de Literatura, el reconocimiento cobra especial relevancia para el mundo de las letras.

Considerada miembro de la llamada Generación del 45, junto con Mario Benedetti y Juan Carlos Onetti, estudió Humanidades y se dedicó a la enseñanza. Fue profesora de Literatura hasta 1973, cuando la dictadura la obligó a exiliarse en México durante una década (1974-1984).

En México, formó parte del consejo asesor de la revista Vuelta, impulsada por Octavio Paz, y fue una de los cofundadores del semanario Uno-Más-Uno, en 1982. En 1984 regresó a Uruguay, donde dirigió la página cultural del semanario Jaque, y en 1989 trasladó su residencia a Austin (Texas, EE UU), desde donde ha vuelto recientemente a su país.

En su larga carrera literaria ha escrito: La luz de esta memoria (1949), primer poemario al que le siguieron Palabra dada (1953), Cada uno en su noche (1960), Paso a paso (1963), Oidor andante (1972), Jardín de sílice (1980), la antología Fieles (1976-1982), Elegías en otoño (1982), Entresaca (1984), Parvo reino (1984), Sueños de la constancia (1988), Serie del sinsonte (1992), Procura de lo imposible (1998), Reducción del infinito (2002), Plantas y animales (2003), o El Abc de Byobu (2005).

En septiembre de 2010, publicó en España Mella y criba (poemario). Entre sus ensayos, destacan Arte simple (1937), El ejemplo de Antonio Machado (1940), Cervantes en nuestro tiempo (1947), La poesía de Basso Maglio (1959), M. Bandeira, C. Meirles y C. Drummond de Andrade: Tres edades en la poesía brasileña actual (1963), La poesía de Jorge de Lima (1963), La poesía de Cecilia Meireles (1965).

En su visita a Madrid en junio de 2017, manifestó que "es muy importante que en una cultura haya una figura de referencia, no para acatarla; pero sí para tenerla como referencia con posibilidad de acuerdo o de discusión a buen nivel". Eso es lo que hizo Octavio Paz, explicó a Efe esta poeta, narradora, ensayista y traductora en una entrevista en la Residencia de Estudiantes, el templo de la poesía, de la Generación del 27, a cuyos autores tanto admira.

El jurado
Aparte de los citados, el jurado estaba integrado por el escritor Eduardo Mendoza, premio Cervantes 2016; Rafael Ángel Rivas, de la Academia Venezolana de la Lengua; Aurora Egido, por la Conferencia de Rectores de las Universidades Españolas (CRUE); Francisco Pérez-Arce, por la Unión de Universidades de América Latina (UDUAL); Martín López-Vega, por el Instituto Cervantes; José Manuel Blecua, a propuesta del ministro de Cultura y Deporte; Concha Barrigós, por la Federación de Asociaciones de Periodistas de España (FAPE); por la Federación Latinoamericana de Periodistas (FELAP), Norma Valle y por la Asociación Internacional de Hispanistas, Christoph Strosetzki. Con voz, pero sin voto, ha concurrido Olvido García Valdés, directora general del Libro y Fomento de la Lectura.

Jesús Ruiz Mantilla
Diario El País, Madrid

Premio de la AAL a Graciela Maturo

Saludamos a Graciela Maturo, quien durante años mantuvo el espacio de reuniones del CEP en nuestra Biblioteca, por la distinción que recibirá de parte de la Academia Argentina de Letras.


La doctora Graciela Maturo recibirá el premio "Personalidad sobresaliente de las Letras" que entregará este año la Academia Argentina de Letras.

El acto se llevará a cabo en el Salón Leopoldo Marechal del Ministerio de Educación, Cultura, Ciencia y Tecnología, Pizzurno 935, segundo piso, el jueves 22 de noviembre a las 18 horas.

Desde 2012 el Centro de Estudios Poéticos "Alethéia" se reúne mensualmente en nuestra Biblioteca, entre marzo y diciembre, brindando lecturas y conferencias de estudiosos en distintos ámbitos de la literatura, la filosofía y las artes.

La profesora Maturo presidió el Centro de Estudios Poéticos "Aletheia", que durante cinco años mantuvo sus reuniones periódicas en nuestra Biblioteca. Entre otros conferencistas, pasaron por nuestra casa el catedrático español Jesús Moreno Sanz, Mario Satz, Jorge Albertella, Oscar de Gyldenfeldt, Silvia Long-Ohni, Sergio Fuster, Fernando Sánchez Zinny, Jorge Eduardo Fernández y Alejandro Drewes.

La fuerza de los nombres

Compartimos otro artículo del escritor chileno Edmundo Moure, amigo de nuestra Biblioteca.


“Lo que no tiene nombre, no existe”

En mi primer viaje a España, hace treinta y cinco años, me llamó la atención encontrar también los libros más conocidos de Pablo Neruda en las pequeñas librerías o kioscos de periódicos y revistas de las estaciones del ferrocarril. Ahí estaba, vivo y radiante, su nombre, mucho más que en las grises calles chilenas de los 80, época aciaga bajo la dictadura militar-empresarial que, entre muchas arbitrariedades, intentó proscribir al Poeta.

Era, sin duda, el nombre nuestro más pronunciado por bocas españolas; ni qué decir entre los republicanos, para quienes Neruda seguía siendo un paradigma de la lucha contra el franquismo y el héroe del Winnipeg, el barco de la esperanza previsto para traer a Chile a dos mil trescientos refugiados de la Guerra Civil, en agosto de 1939. Cabe mencionar que en los bares hispanos sonaban también otros nombres, como el de Pinochet, pronunciado indefectiblemente con sorna y picardía retranqueira (cualidad del humor gallego), para zaherir al forastero, asociando su nacionalidad con la del mayor asesino de nuestra violenta historia patria.

En esa breve semana de mayo de 1983 en Madrid, tuve el privilegio de compartir con mi amigo, poeta, ensayista, incansable gestor cultural, Sergio Macías, residente en la capital española. Por esos días, Sergio escribía ensayos, artículos y crónicas sobre la obra de Pablo Neruda, para algunas embajadas de países árabes. En ocasiones le acompañé a entregarlos. Luego, recorríamos la ciudad y él me señalaba los sitios preferidos en donde el hijo de Parral aprendió a querer esa embriagadora urbe que aparece en su poesía, a veces con el desgarramiento de la tragedia, otras, con el lúbrico ritmo de sus calles, plazas y mercados.

-“Neruda convirtió en poesía todo lo que vio en Madrid” –escribe Sergio Macías. Así lo refrenda y amplía en su vibrante libro testimonial, El Madrid de Pablo Neruda, del que éste escribiera:

“Yo vivía en un barrio de Madrid,/ con campanas, con relojes, con árboles./ Mi casa era llamada la casa de las flores, porque por todas partes estallaban geranios: era una bella casa con perros y chiquillos…

“Todo/ era grandes voces, sal de mercaderías/ aglomeraciones de pan palpitante,/ mercados de mi barrio de Argüelles con su estatua como un tintero pálido entre las merluzas…”

El goce dionisiaco de las palabras, la fruición intemporal de los nombres, con su carga evocadora del locus amado, brotaban como un torrente de los labios del poeta.

En estos calurosos días del Santiago del Nuevo Extremo, se ha desatado una ácida disputa por la nueva denominación del aeropuerto de Pudahuel, llamado hasta ahora “Comodoro Arturo Merino Benítez”, en honor de quien fundara la aviación chilena, aunque muy pocos lo nombraban así, porque ha prevalecido la eufónica voz mapuche Pudahuel, cuya toponimia es “lugar o tierra de charcos”, aludiendo a su pasado de llano cenagoso. “Pablo Neruda”, su reciente nombre, resultará sin duda inolvidable y fácil de pronunciar.

Han aparecido numerosos detractores; los habituales “anti nerudianos” de la derecha ramplona e ignara de este país, que lo califican de comunista “aburguesado e inconsecuente”. Para esta caterva de expoliadores y sus borregos “aspiracionales”, resulta inconcebible que nuestro Premio Nobel de Literatura varón disfrutara de la buena mesa, del mejor vino y de otros placeres supuestamente reservados a los dueños del capital y a sus dilectos servidores. Y les parece el colmo que el aeropuerto principal de Chile ostente el ilustre nombre de Pablo, desplazando al de un comandante entorchado.

Esto ya lo preveíamos, pero lo que linda con lo grotesco, es el ataque desmesurado y rabioso de mujeres y grupos de feministas “en estado de guerra” que lanzan toda clase de epítetos y denuestos en contra del vate, acusándole –en palabras de la iracunda diputada Pamela Jiles- de “maltratador de mujeres” y “abandonador de su hija”, a las que se agregan calificaciones como “putero e infiel”; todo ello, resumido en ese adjetivo denigrante cuyo uso inmediato vale para desarmar cualquier posición “políticamente incorrecta”: “machista”.

Es decir, se juzga el comportamiento afectivo de Pablo Neruda, con el apoyo de un puñado de datos biográficos, sin otras consideraciones, como si estas féminas, enrarecidas por el odio de género, que viene siendo más intenso que el de clase, tuvieran la atribución de juzgar y condenar a todo macho más o menos connotado que se les ponga a tiro, con el distorsionado prisma de quien mira y juzga la historia de un siglo atrás con ojos del siglo XXI. ¿Qué quedaría para Chaucer, para Shakespeare o para Cervantes? También tendríamos que borrar sus epónimos.

En su notable libro El Canon Occidental, Harold Bloom consagra la memoria viva de veintiséis autores universales, partiendo por Dante Alighieri. Del mundo literario de Latinoamérica hay dos escritores escogidos: Jorge Luis Borges y Pablo Neruda.

De nuestro vate escribe: “Neruda puede ser considerado el centro canónico de toda la literatura latinoamericana… el más universal de todos los poetas”.

Por supuesto que no es necesario acudir al sagaz crítico estadounidense, para refrendar la valía de Neruda, pero quizá resulte apropiado, en este momento, traerlo a colación en la ruidosa pugna de epónimos nacionales, frente a la mezquindad de las críticas, a las que se han unido corifeos del autoritarismo militar con feministas a ultranza. (También se pueden juntar el aceite y el vinagre; todo depende de la ensalada).

Más allá de esta batalla algo farandulera, existe un singular fenómeno de pervivencia de los nombres, que supera sus adopciones oficiales. Así, casi todos los chilenos decimos “Pudahuel”, cuando nos referimos al aeropuerto construido encima de las otrora ciénagas infestadas de mosquitos. El prestigioso comodoro ha visto hundirse en la ceniza del inconsciente colectivo su largo nombre, que nunca pegó en la denominación forzosa.

Otro caso similar es el de la concurrida arteria José Pedro Alessandri, en la que se ha mantenido el “Macul” quechua, que significa “retoño”, denominación que permanece como raro vestigio vocal de una cultura desaparecida en manos del conquistador y olvidada de mutuo propio por el mestizo europeizante.

Los conquistadores hispanos bautizaron a la isla mayor de Chiloé como “Nueva Galicia”, nombre que duró lo que tarda el humo en un fogonazo. Se mantuvo la denominación huilliche o veliche (hay quienes la atribuyen a la lengua chono), el breve y rotundo Chilhué (lugar de pájaros estridentes).

Tal vez como un sarcasmo del proceso acelerado de aniquilación de las culturas originarias, en el que los chilenos llevamos una buena cuota de responsabilidad, perviven sobre nuestro territorio infinidad de nombres autóctonos, como si los topónimos se negaran a seguir la misma suerte de sus hablantes, incluso en comunas habitadas por la mal llamada “clase alta”, como Vitacura (piedra grande).

Si yo tuviese que elegir, en este caso del aeropuerto, me quedaría con el sustantivo mapudungun “Pudahuel”, aunque las autoridades mandantes se hayan inclinado por Pablo Neruda. En esto coincido con un destacado poeta sureño que rinde tributo en sus creaciones, siempre rebeldes y memoriosas, a los nombres de la cultura Mapuche; me refiero a Clemente Riedemann, autor de Karra Maw’n (karramawén, “el lugar de la lluvia”), poesía etno-cultural, como se la llama, que une vestigios de las etnias que se han cruzado en las regiones de los lagos y los ríos, en fusiones y conflictos que se manifiestan también en el lenguaje.

Hay otros ejemplos en muchos topónimos y tentado estuve de mencionar los de la vieja Galicia atlántica, pero lo dejaré para otra ocasión. Por ahora, concluyo esta crónica con el nombre que seguirá sonando en mi cotidiana memoria y en la de millares de chilenos: Pudahuel.

Edmundo Moure
Noviembre 2018

El Eternauta entre nosotros

La gran historieta argentina, El Eternauta, también está en el catálogo de la Biblioteca.


Colocación de membranas

Finalizaron los trabajos en los techos de la Biblioteca. Este fin de semana se colocaron membranas de impermeabilización en los techos, y la pintura de la medianera.


Los trabajos incluyeron tareas en los techos y terraza de la Biblioteca, con la reparación de humedad e impermeabilización.


Luego se realizó el cambio total de canaletas y desagües de la terraza, para finalizar con la colocación de la membrana aislante y pintura. 






Donación

Agradecemos a J. Carlos Díaz por la donación de su libro Dreyfus y otras crónicas sobre la derrota, dedicado para la Biblioteca. El mismo ya se encuentra catalogado y a disposición de nuestros socios.



Reparación de canaletas

Se realizó una obra muy importante para nuestro salón principal, con el cambio total de canaletas y desagües de la terraza.







Roberto Arlt, una mirada social sobre su narrativa

de Zulma Esther Prina
(Ediciones El Escriba, Buenos Aires, 2018, 220 páginas)


El libro comienza con un sagaz prólogo de Fernando Sorrentino que destaca la “irresistible fuerza narrativa” de los textos del escritor abordado y aconseja abrir “las amplias puertas al trabajo de Zulma”.

Substancioso el capítulo Preliminares, en el cual la autora destaca cómo influyen las obras de Arlt en los jóvenes. Compara esta atracción con la que ejercen las novelas de aventuras y es imposible no evocar La infancia recuperada, de Fernando Savater. Y asevera que el escritor “…atrapa la atención del lector porque rompe con las reglas tradicionales de la normativa, con las formalidades de la literatura que busca la perfección del lenguaje, la exaltación del arte.”/”Rompe con la novela realista, con la novela académica, con el modernismo poético”. Y caracteriza lúcidamente sus procedimientos: “…la introducción de la literatura folletinesca, el periodismo, los montajes a la manera cinematográfica, la crónica policial (…) y su lenguaje es la multiplicidad de voces.” Destaca que una de sus virtudes es la preponderancia que tienen en su escritura la oralidad, el grotesco y la parodia. Señala con pesar que Arlt (1900-1942) es reconocido recién después de su muerte por un público ávido de renovación.

El jorobadito, Los siete locos y Aguafuertes porteñas serán los títulos claves del análisis, aunque también se tratan Los lanzallamas, El amor brujo, El criador de gorilas y sus obras de teatro Saverio el cruel y El desierto entra a la ciudad. Y así va enumerando numerosos conceptos y una temática que enfoca temas como “La locura, la marginalidad, la humillación, la traición, la conspiración política, la invención técnica…” Y comenta que parece que Arlt gritara de dolor ante tanto horror y desencanto. Por tal motivo, muchos de sus personajes son deformes (el cojo, la Bizca, el jorobadito).

Los diálogos reflejan la condición social de quienes los emiten, ya que el ser humano actúa en función del lenguaje. Por eso elige un discurso violento y mordaz cargado de exasperación. Se articula preponderantemente a través de confesiones de los personajes. Fue enorme la influencia que recibió por parte de Dostoyevski y su literatura tiende hacia la intertextualidad.

El texto refiere un sólido análisis sociológico de la década del veinte y sus repercusiones en el periodismo y la literatura. Para la ensayista tanto nuestro país como otros pueblos latinoamericanos se encuentran expoliados por los Estados Unidos, y cita un diálogo del Astrólogo en Los lanzallamas manifestando esta opinión. Considera la autora que Arlt ya preanunciaba la conflictiva situación argentina actual.

El universo literario de Roberto Arlt es único y no puede incluirse en ninguno de los dos grupos famosos de su época: Florida y Boedo. Prina ofrece un detallado análisis de la evolución económica y social en nuestro país y el mundo a partir de 1870 y especialmente su descomposición y decadencia: estos años se caracterizan por el sentimiento de soledad, el de ausencia y el crecimiento del individualismo utilitario. Estas aportaciones están corroboradas por datos estadísticos cuyas fuentes se mencionan.

Zulma Prima utiliza esquemas gráficos para aportar sus profundos conocimientos del análisis literario, de la lingüística y del análisis crítico del discurso y así enfocar las representaciones sociales y políticas de los personajes de Arlt, además sostener varias de sus juicios en conceptos del filósofo del lenguaje Mijail Bajtin.

No se deja de señalar en Roberto Arlt una mirada social que su narrativa propone una visión descarnada del matrimonio y la familia de clase media, y se transcriben sus propias palabras: «Actualmente el casamiento constituye un negocio que en las familias se trata con la misma naturalidad con que se estudiaría la adquisición de un caballo…»

La prosa de la ensayista es precisa y, no obstante su profundidad de análisis y su aguda indagación conceptual, resulta fluida y llana.

Uno de los méritos mayores de este libro es que impulsa al que ha leído los escritos de Arlt a volver a visitarlos.

La obra concluye con una amplia y rica bibliografía.

Zulma Esther Prina, nacida en el Barrio de Patricios (Buenos Aires), es profesora en Letras y obtuvo la maestrías en Análisis del discurso, ambas por la U.B.A. A su vez, cursó la maestría en Literatura para niños y jóvenes en la UNR y asimismo en otras disciplinas. Publicó veinticuatro libros de novela, poesía y ensayo. Es Presidenta y Miembro de Número de la Academia Argentina de Literatura Infantil y Juvenil (AALIJ). Dicta cursos y conferencia en distintas instituciones del país y del exterior.

Germán Cáceres

Obras de impermeabilización

Se están realizando en los techos y terraza de la Biblioteca, en trabajos de reparación de humedad e impermeabilización, además de arreglos de canaletas y medianera.









Reinicia el Taller Literario 2018

Carlos Penelas retomará el Taller Literario 2018 en nuestra Biblioteca, Austria 2154, a partir de noviembre. Puede cursarse todos los jueves, de 20 a 21:30 horas. Para inscribirse, llame al 4802-8211 o escriba a carlossanchezviamonte@yahoo.com.ar. Los cupos son limitados, y los socios de la Biblioteca cuentan con aranceles especiales.


Carlos Penelas ha publicado más de treinta libros de poesía y veinte de prosa, en una extensa carrera que ya lleva más de cuarenta años desde la aparición de su primer poemario, y sigue vigente con un nuevo libro, El mar en un espejo de otoño, de próxima publicación. Aquí, algunos de los lineamientos que seguirá el Taller, y una breve síntesis biográfica de Penelas.

Propósito
Brindar una visión global de la poesía y la narrativa haciendo una referencia a géneros, autores (nacionales y extranjeros), las raíces, relaciones que se establecen en una literatura comparada y su vinculación con las demás artes.

El taller está pensado para que se obtenga una visión desde la breve historia de la Estética, el análisis de la lectura, el estudio de recursos expresivos, tanto en poesía como en narrativa e introducir al alumno en un ámbito de reflexión.

Objetivos
Conocer elementos prácticos en el análisis literario, claves en el hecho literario, el proceso de creación y de escritura. El participante podrá obtener una mayor formación en la redacción de textos poéticos, narrativos, etc.

El misterio de la creación -autor y lector- irá develando una forma de bucear el alma humana. El taller se enriquecerá a partir de propuestas y lecturas paralelas, no sólo en el campo literario, si no también en una visión social.

Se trata de indagar caminos hacia la convergencia de pensamiento y la literatura. Se recorrerán senderos con una idea de la crítica textual que comprenda una diversidad de actitudes dentro del corpus clásico y contemporáneo.

Ejes temáticos
La sensibilidad creadora - El acto literario, la educación de la sensibilidad - El poder de la escritura - Las raíces en la creación - El intelectual y su medio - La estética y la ética en el proceso creador. Ejemplos en cine, en música, en pintura.

Alumnos publicados
Los talleristas que cursaron en 20102011 y 2013 fueron convocados por la Editorial Dunken para publicar en las ediciones respectivas de El libro de los talleres.

Sobre Carlos Penelas
Cursó estudios en la Escuela Normal de Profesores Mariano Acosta, donde siguió el profesorado en Letras. En la facultad de Filosofía y Letras de la Universidad Nacional de Buenos Aires cursó Historia del Arte y Literatura. Como estudiante obtuvo en 1968 el Primer Premio de Poesía y Primer Premio de Ensayo en la Escuela Normal de Profesores. Su obra ha obtenido a lo largo de los años el reconocimiento de numerosos autores y prestigiosos críticos.

En 1977 obtuvo el premio "Arturo Marasso" otorgado por el Mariano Acosta; en 1981 logra la Faja de Honor de la Sociedad Argentina de Escritores (SADE); en 1986 el premio "Accésit" otorgado por la XII Exposición Feria Internacional de Buenos Aires "El libro (del autor al lector)" por la mejor cobertura como cronista de Radio Nacional; en 1988 el premio a la Mejor Cobertura como cronista de Radio Nacional otorgado por la XIV Feria Internacional del Libro; en 1988 el Primer Premio de Poesía "Alfonsina Storni" otorgado por Gente de Letras; en 1992 la Mención Especial de Poesía en el Concurso Latinoamericano "Carlos Sábat Ercasty", Montevideo, Uruguay.

Coordina talleres literarios desde 1984, cuando fue Director de los dictados en la SADE. Actualmente mantiene un taller particular en su domicilio.

Fue crítico literario desde 1983 hasta 1989 de LS1 Radio Municipal y LRA Radio Nacional, donde condujo distintos programas culturales. Colaboró durante años con el suplemento literario del diario La Prensa, y fue columnista de medios gráficos del país y el exterior.

Dictó conferencias en la Universidad de La Coruña, Cátedra de Literatura Latinoamericana y la Universidad Autónoma de Madrid. La Fundación Internacional Jorge Luis Borges lo hizo participar entre los diez poetas vivientes más importantes. En los últimos años ha realizado extensas giras de conferencias por Europa, Sudamérica y el interior del país.

Más información en http://www.carlospenelas.com/

Informes e inscripción
Personalmente, en Austria 2154, de lunes a viernes de 16 a 20 horas. Por teléfono, en los mismos horarios llamando al 4802-8211. Por correo electrónico a carlossanchezviamonte@yahoo.com.ar.

El grupo es reducido, y se aplican descuentos para socios de la Biblioteca y quienes se inscriban a más de un taller.