Jorge Rivas en la Biblioteca

El ex diputado nacional presentará su libro El rumbo en nuestra Biblioteca, Austria 2154. Será el sábado 1 de abril a las 18:30 horas. En el acto lo acompañarán Laureano Bielsa y Julieta Díaz.



Jorge Rivas nació el 18 de octubre de 1961 en la localidad de Temperley, provincia de Buenos Aires. Es abogado especializado en Derechos Humanos y Asuntos Constitucionales. Fue electo Diputado Nacional en 1997, 2001, 2007 y 2011. Fue vicejefe del Gabinete de Ministros de la Nación en el gobierno de Néstor Kirchner y secretario general del Partido Socialista de la provincia de Buenos Aires. Actualmente es el titular del partido Unidad Socialista para la Victoria y es miembro del Consejo de Presidencia de la Asamblea Permanente por los Derechos Humanos.

En noviembre de 2007 recibió un golpe en la cara durante un asalto, que lo dejó cuadripléjico. Se comunica mediante una computadora, donde redacta lo que quiere decir y luego el dispositivo tecnológico lo lee. Tras un año y medio de rehabilitación, en mayo de 2009, regresó a la actividad política y juró como diputado nacional, cargo para el que había sido electo en octubre de 2007.

El rumbo: la izquierda en el Proyecto Nacional y Popular, es su primer libro, en donde recoge discursos parlamentarios, artículos periodísticos y conferencias, entre otros escritos.

Juan Cabandié, anunciado oportunamente, no formará parte de la mesa.

Primera función del Cineclub La Rosa

Con la proyección de Gente en domingo, en 16mm, comenzó la undécima temporada del Cineclub La Rosa. Hermosa película dirigida por Robert Siodmak, Edgar G. Ulmer, Curt Siodmak y Fred Zinnemann, con guión de Billy Wilder.






Compra de libros

Como todos los años, la Biblioteca participará del programa "Libro%" de la CONABIP, que permite actualizar el catálogo a través de la compra de libros con descuento en la Feria del Libro. Este año, el encuentro se llevará a cabo entre el viernes 5 y el domingo 7 de mayo.



Por tal motivo, solicitamos a los socios y amigos de nuestra Biblioteca que nos hagan llegar vía mail aquellos libros que consideran deberían comprarse para engrosar el catálogo (pueden consultar aquí si ya tenemos ese título).

En el listado debe indicarse título del libro, autor y editorial (imprescindible). Debido a la posibilidad de compra anticipada, sólo se recibirán sugerencias hasta el 3 de abril en nuestro correo carlossanchezviamonte@yahoo.com.ar.

Comienza la Temporada 2017 del Cineclub La Rosa

Con Gente en domingo, dirigida por cuatro enormes directores, más el guión de Billy Wilder, comienza la undécima temporada del Cineclub La Rosa. Por si faltaba algo, la proyección será en 16mm gracias al Goethe-Institut Buenos Aires. Será el miércoles 29 de marzo a las 20 horas, en Austria 2154. Como siempre, con entrada libre y colaboración voluntaria.


Miércoles 29 de marzo - 20 horas
GENTE EN DOMINGO
(Menschen am Sonntag, Alemania, 1930, blanco y negro, 74 minutos)
Dirección: Robert Siodmak, Edgar G. Ulmer, Curt Siodmak y Fred Zinnemann
Guión: Billy Wilder, Curt Siodmak y Robert Siodmak.
Dirección de Fotografía: Eugen Schüfftan.
Elenco: Brigitte Borchert, Christel Ehlers, Wolfgang von Waltershausen, Annie Schreyer, Erwin Splettstösser y Valeska Gert.


Cinco personas juegan en este filme el mismo papel que tienen en la vida: el conductor de taxi, la vendedora de zapatos, la vendedora de discos gramofónicos, el representante de vinos y la maniquí. Después del rodaje retornaron nuevamente a la masa anónima de la que salieron. Partículas minúsculas de una gran ciudad separadas del grandioso decorado urbano. Vds. las reconocerán: son personas sencillas", señala el avance del film, mezcla ficción y documental que retrata a los berlineses de 1930, y específicamente a cinco jóvenes, durante un domingo.

Las ganas de experimentar y la improvisación se notan en la realización de quienes en ese entonces eran aficionados con escasos medios financieros. Sin embargo, Gente en domingo ha pasado a la historia del cine como un filme precursor vanguardista del realismo poético.

En el fondo, los realizadores -Robert Siodmak, Fred Zinnemann, Eugen Schüfftan, Edgar G. Ulmer, más Billy Wilder- se congregaron con Moritz Seeler en el "Romanisches Cafe", de Berlín, para bautizar a su ópera prima. Se describen en el filme un poco a sí mismos: su propio merodear, matar el tiempo, su alegría en un fin de semana libre al viento y al sol, pese a saber perfectamente que tales domingos son sólo un respiro, una pincelada de color en la gris vida cotidiana. Esto se vislumbra a través del filme y le confiere su encanto peculiar. No obstante, mantiene también una mirada vigilante y crítica sobre el entorno, sobre los mayores y más circunspectos, caricaturizando las debilidades humanas.



Una realización coral
Gente en domingo es una película que se recuerda mucho hoy en día sobre todo por los nombres que estuvieron involucrados en ella: Robert Siodmak junto a su hermano Curt, Edgar G. Ulmer, Fred Zinneman y Billy Wilder. Todos ellos emigrarían a Hollywood huyendo del horror nazi y emprenderían ahí una carrera cinematográfica con más o menos suerte

Billy Wilder es quizás uno de los más grandes directores de todos los tiempos, autor entre otras, de Sunset Boulevard, Una Eva y dos Adanes, Piso de soltero, Los caballeros las prefieren rubias y Pacto de sangre. Ganó seis Oscar, además del premio especial en el Festival de Berlín.

Fred Zinnemann dirigió, entre otras, A la hora señalada, De aquí a la eternidad, El hombre de dos reinos y El día del chacal. Obtuvo cuatro Oscar, y premios especiales en Cannes y Berlín.

Robert Siodmak fue uno de los maestros del cine negro norteamericano. Dirigió Los asesinos, La escalera de caracol, Sin ley y sin alma y Las ratas, por la que ganó el Oso de Oro en Berlín, entre otras. Su hermano Curt destacó como guionista de películas de terror y clase B como El hombre lobo, Vuelve el hombre invisible y El gorila.

Edgar G. Ulmer también se dedicó a los films noirs (Detour es su obra cumbre) y películas de clase B como La mujer extraña o El gato negro.

Eugen Schüfftan fue el director de fotografía de El muelle de las brumas (Marcel Carné), Barba Azul y Extraña Ilusión (ambas de Ulmer), Ojos sin rostro (Georges Franju) o El audaz (Robert Rossen), por la que ganó un Oscar.



Proyección en 16mm realizada con el apoyo del Goethe-Institut Buenos Aires.

Más información en www.cineclublarosa.blogspot.com

Canto en Diario del Viajero

Nuevamente agradecemos al Diario del Viajero la difusión de nuestras actividades. En este caso, el Taller de Canto que dictará desde el mes de abril la profesora Inés Maurel.


Tres cuentos

de Liliana Allami
(Vinciguerra Hechos de Cultura, Buenos Aires, 2016, 32 páginas) 



Liliana Allami es una cuentista nata y otorga a sus obras el sentido de unidad circular que el género reclama. Así, en «Bajo el caparazón» su escritura revela el cariño que siente por las frases y las imágenes, a través de las cuales capta la interioridad de una mujer que se siente sola y frustrada mientras cena con su marido langostinos en un restaurante. El remate final, melancólico y pleno de tristeza, no descarta un toque irónico, hasta humorístico: “Estuve años al lado de mi esposo mirando de costado (…) Lo dejé solo. Sin embargo, él mantiene inalteradas sus pasiones. Al menos por mí y los langostinos” Para señalar las diferencias personales le basta comentar que él los pela con la mano en tanto ella, que es pintora, piensa en sus cuadros.

Con gran sentido de la síntesis y economía de recursos «Peter» plantea los pormenores conflictivos de una familia. Y describe con sensibilidad cómo un hombre huraño, solitario y poco sociable, encuentra en una mascota (un gato), la comprensión y el cariño que no halla entre los seres más íntimos.

Hay en «Acá» una brillante descripción por parte de una hija que narra en primera persona y percibe que su padre anciano tal vez esté próximo a morir, “como si recién hoy, a los ochenta y cinco años, se hubieran resquebrajado sus certidumbres arraigadas” Asimismo está abordado con altura el difícil tema de la muerte.

Liliana Allami ha publicado los cuentos Para mí que fue por eso (1997); Un impulso escondido (2001); Eso sin nombre (2004); Novia que te vemos (2008), al que pertenece «Bajo el caparazón»; y La vuelta del deseo (2013), que incluyen «Peter» y «Acá». Su libro El verbo justo obtuvo el Premio Único de Novela inédita, bienio 2010 -2011, de la Ciudad Autónoma de Buenos Aires. Varios de sus trabajos fueron distinguidos en otros concursos del país y del exterior.

Germán Cáceres

Berlín, ayer y hoy

Comenzamos la décima temporada del Cinecliub La Rosa con dos películas que cuentan el Berlín de ayer y hoy, los jóvenes, las expectativas y las viscicitudes de dos generaciones atravesadas por los climas de su época. Ambas proyectadas en 16mm, con entrada libre y gratuita, en Austria 2154.



Miércoles 29 de marzo - 20 horas
GENTE EN DOMINGO
(Menschen am Sonntag, Alemania, 1930, blanco y negro, 74 minutos)
Dirección: Robert Siodmak, Edgar G. Ulmer, Curt Siodmak y Fred Zinnemann
Elenco: Brigitte Borchert, Christel Ehlers, Wolfgang von Waltershausen, Annie Schreyer, Erwin Splettstösser y Valeska Gert.

Mezcla ficción y documental, la película retrata a los berlineses de 1930, y específicamente a cinco jóvenes, durante un domingo, en un filme precursor vanguardista del realismo poético. Realización coral que tiene a cuatro directores, y a Billy Wilder en el guión, que luego emigraron a Estados Unidos para seguir carreras notables.

Miércoles 12 de abril - 20 horas
LA VIDA EN OBRAS
(Das Leben ist eine Baustelle, Alemania, 1997, color, 118 minutos)
Dirección: Wolfgang Becker.
Elenco: Jürgen Vogel, Christiane Paul, Ricky Tomlinson, Armin Rohde, Martina Gedeck, Meret Becker, Christina Papamichou, Rebecca Hessing, Andrea Sawatzki, Peter Gavajda, Ingeborg Westphal.

Berlín en invierno: el joven Jan Nebel se mete por casualidad en una pelea entre manifestantes y la policía, además de perder su puesto de trabajo le imponen una multa. Su padre muere y su nueva novia, Vera, le acompaña a velar al difunto. Una película provocante y cómica sobre los sentimientos y la actitud hacia la vida de la nueva generación de una gran ciudad. 



Proyectadas en 16mm gracias al Goethe-Institut Buenos Aires.

24/3. Diez libros que narran la dictadura

En un ensayo para La Nación, Carlos Gamerro señaló cuatro formas que la literatura nacional había adoptado para narrar las circunstancias traumáticas de la dictadura militar: denuncia, elipsis, testimonio y desacralización. Esta última forma abarcaba en su mayoría ficciones escritas por hijos de militantes, aunque, como señalaba el autor de Las Islas, se había vuelto autónoma de la filiación. Hay todavía, no obstante, pocas novelas o relatos que asuman el enfoque de los represores o de aquellos que compartían la ideología encarnada por el gobierno de las juntas militares. "Dado que muchos genocidas están libres e impunes, el escritor que les inventa una voz propia en la ficción queda en una situación ética insoportable, que lo empuja a introducir el control moral o ideológico dentro del texto mediante otra voz o giros de la peripecia, lo que arruina literariamente la jugada", dice Miguel Dalmaroni, docente y ensayista.

Para Federico Lorenz, escritor, historiador y director del Museo Malvinas e Islas del Atlántico Sur, el abordaje del tema no pudo escapar a la matriz desde la cual se aprendió a leer esos años oscuros. "El mal absoluto se había abatido sobre la Argentina, y la perspectiva para narrarlo se centró, inicialmente, en rescatar las marcas de esa experiencia -dice Lorenz-. La literatura testimonial desplazó, en ocasiones, la ficción. Con el correr del tiempo, salir de ese abismo permitió que, en ondas expansivas, los escritores se abrieran a nuevos temas: la vida militante, el exilio, Malvinas... Mucho menos, aún, está incorporada la perspectiva de los perpetradores o las historias de los sectores sociales que se beneficiaron con la represión." Para el autor de Montoneros o la ballena blanca, no es casual que la literatura sobre el período parezca inagotable y apenas reiterativa. "La memoria como prisma y el paso de los años permiten explorar nuevas formas de escribir acerca de esos años, porque surgen miradas generacionales diferentes de las de quienes abrieron ese camino", afirma.

Elegimos diez ficciones escritas a lo largo del tiempo sobre la dictadura militar iniciada en el país el 24 de marzo de 1976.

1982. Cambio de armas. Luisa Valenzuela (reeditado por Colihue en 2015)

"Es extraño cómo accedí al tema de la desmemoria cuando empecé a escribir el cuento 'Cambio de armas' en 1977, mientras el horror recién empezaba a traslucirse -dice la autora elegida para inaugurar la 43a Feria del Libro de Buenos Aires-. A medida que iba creciendo el personaje de la mujer atrapada en una situación marital engañosa e incomprensible, pensé que sería una novela. Con un antes de que ella cayera en esa trampa y un después, cuando logra zafar. Pero nunca pude completarla: me resultó demasiado fuerte, a tal punto que ni siquiera me animé a mostrarles el largo cuento a mis amigos por temor de ponerlos en peligro. Al año pude completar la serie de cuentos, y cuando volvió la democracia, y empezaron los juicios, supe lo acertado que había sido el argumento." Valenzuela, que vivió varios años en Estados Unidos, prosiguió luego con Simetrías, de 1993, la exploración de los años de dictadura. Su novela Cola de lagartija, en cambio, abordaba los años previos al golpe.

1998. A veinte años luz, Elsa Osorio (reeditado por Colihue en 2014) - En nuestro catálogo

Osorio vivía en España cuando escribió A veinte años, Luz. "Cuenta la búsqueda de identidad de una joven nacida en cautiverio y apropiada -indica la escritora-. Era ficción. Entonces sólo se conocían los casos de los nietos buscados por las Abuelas. En 1998 salió en España (nadie quiso editarla en la Argentina) y coincidió con la primera vez que una hija de desaparecidos, Paula Cortazza, buscó y encontró su origen. En 1999 se publicó en la Argentina pero la eligió el director mexicano del grupo. '¿Por qué escribiste sobre esto?', me preguntaban, como si fuera una rareza escribir sobre algo que nos había partido la vida como sociedad, como generación. El camino de la justicia estaba obturado, hablar era incómodo, escribir más. Pero escribir es salir de la inmovilidad, del lugar de víctima, crear, creer, provocar, contagiar." Mientras se leía en veinte idiomas, la novela "desapareció" del país. "No me propuse dar una representación a lo que no lo tiene, los desaparecidos, ni hacer una escritura de la ausencia, simplemente ocurrió", dice Osorio.

2002. Dos veces junio. Martín Kohan, Sudamericana

"No fue mi interés por la política sino por la micropolítica lo que me llevó a escribir Dos veces junio -señala Kohan-. Y no fue la pregunta por el qué (qué era lo que había pasado), sino la pregunta por el cómo (cómo pudo pasar lo que pasó), lo que me impulsó y me orientó. Los realismos y los testimonios abarcaban perfectamente el modo de rendir cuenta de lo ocurrido. En Villa, de Luis Gusmán, se marcaba una perspectiva distinta: la de la capilaridad del poder, por un lado, y por el otro la de la esfera de las responsabilidades estatales captada en su medianía, en el gris de la mediocridad más cabal. Esa lectura confluyó con mi pasión por narrar las derrotas argentinas (en una guerra, en un mundial o en un ring), y así empecé a pensar en un conscripto en 1978, la noche de Italia 1- Argentina 0, chofer de un médico de la represión, en contarlo sin que se alcanzara a discernir si entendía o no entendía el horror del que estaba formando parte." Kohan profundizó esa perspectiva narrativa en una novela posterior, Ciencias morales, premio Herralde de Novela 2007.

2008. Nudos, Patricia Ratto. Adriana Hidalgo - En nuestro catálogo

"En Tandil, donde nací, crecí y aún vivo, gran parte de la sociedad calló, miró para otro lado y tardó años en reconocer que en nuestra ciudad también había habido centros clandestinos de detención, torturadores y desaparecidos -afirma Ratto-. Cuando comencé a escribir sentí que, desde la ficción, algo podía hacer al respecto. Nudos, mi segunda novela, transcurre durante la crisis de 2001, en un Tandil atravesado por una ruta que separa dos territorios bien diferentes en lo ideológico y social. La novela se compone de historias fragmentarias que se van anudando en torno a tres ejes: la marginalidad, la represión y la guerra de Malvinas, y pone de relieve las cicatrices que estos males dejaron y cómo modificaron los cuerpos y los destinos de los personajes." En la época en que escribía Nudos, Ratto iba a trabajar a los barrios periféricos de Tandil en un "bibliomóvil" y notó que, además de las víctimas de la dictadura, había otros "desaparecidos": los excluidos y sin oportunidades, invisibles para un sector amplio de la sociedad.

2012. Una misma noche, Leopoldo Brizuela. Alfaguara - En nuestro catálogo

Un robo en un barrio de La Plata en 2010 desencadena en el narrador e investigador de Una misma noche el recuerdo de un episodio violento vivido en 1976. En ese entonces, Leonardo Bazán era un niño y comprendía apenas el significado de la presencia de las fuerzas policiales en su casa, la colaboración del padre con los oficiales y el silencio con el que la familia debía cubrir esa experiencia. Narrada con titubeos a medida que avanza a ciegas en su pesquisa, el protagonista descompone, como en el estudio de una partitura, el comportamiento de los civiles durante la dictadura. "Últimamente imaginé un relato que contara esos diez minutos varias veces, nombrándonos cada vez con palabras diferentes. Porque basta que nos nombremos de manera distinta para que varíe todo el relato, y sobre todo, el juicio del lector. Para algunos seremos, claro, héroes. Para otros, cómplices", le confiesa el protagonista a un amigo. La novela de Brizuela obtuvo el premio Alfaguara de novela 2012 y ya fue traducida a varios idiomas.

2013. Las voces de abajo, Pablo Melicchio. Simurg

Melicchio tenía 9 años cuando el fútbol argentino ganó su primera copa del mundo. "Festejé en la calle, entre la multitud, subido a caballito sobre la espalda de mi padre -recuerda el autor-. Esa pobre fotografía es todo mi recuerdo de ese mundial. Con el tiempo supe que se trató de un plan para ocultar los horrores cometidos. Años después, trabajando como psicólogo en una institución para personas con capacidades diferentes, observé que uno de los internados dejó de pronto de barrer y, mirando hacia el suelo, comenzó a hablar solo. ¿Y si se comunicaba con los desaparecidos? Con esa pregunta comencé a escribir la novela. Chiche, el personaje central, presenta por un lado un 'retraso madurativo' pero por otro posee un don que le permite escuchar a los desaparecidos, asesinados y enterrados en la granja donde trabaja. ¿Alguien creerá en su verdad?" En la novela, discapacidad y desaparición se articulan e intentan repararse mutuamente. "Las voces de abajo es mi diálogo con el pasado, con ese niño sobre la espalda de su padre", dice Melicchio, que este año dio a conocer La mujer pájaro y una modesta eternidad.

2014. Todos éramos hijos, María Rosa Lojo. Sudamericana

"Mi novela narra las historias de un grupo de jóvenes profesores y de estudiantes de secundario en colegios religiosos alcanzados por la teología de la liberación, a comienzos de los años setenta -observa Lojo, docente e investigadora además de narradora-. Es un enfoque poco frecuentado, a pesar de la importancia que tuvo ese movimiento dentro del catolicismo en las nuevas generaciones en ese entonces. También lo es el punto de vista central de Frik, una chica que busca su identidad en la creación artística y no milita, aunque alguno de sus compañeros empiezan a hacerlo." La novela incorpora el punto de vista de los padres que cuestionan la militancia de los hijos. "Pero no hay focalización en represores -indica la autora-. Es una perspectiva poco habitual en la ficción, quizá porque resulta difícil mirar desde ese lado o porque nos resistimos a aceptar que quienes estuvieron en ese lugar en definitiva pertenecen igualmente a la humanidad, aunque actúen su lado más oscuro." Este año, Lojo publicó El Libro de las Sinigualesy del único Sinigual, un libro álbum para niños y adultos.

2016. DAF /(Deficiente Aptitud Física), Beatriz Vignoli. Bajo la luna

La narradora, poeta y periodista Beatriz Vignoli comenzó a escribir lo que sería la penúltima versión de su novela DAF en 1991 . "La sigla DAF, 'Deficiente Aptitud Física', significaba salvarse del servicio militar obligatorio -advierte desde Rosario-. Necesitaba contar la verdadera historia de los otros 'hijos del Proceso'. La de los que escuchábamos discos de rock. La de los que teníamos miedo aunque no estuviéramos en la mira por cuestiones políticas. La del pibe que iba a un recital y no sabía si volvía." Para ello, la autora inventó una banda de rock, bautizada DAF, que nunca cruzó los límites del garaje. "Luego los puse a charlar en las palabras que nos servían de contraseña a los ?locos' del rock. Inventé a un bajista (Dadá) que recuerda aquella banda que tuvo en aquel verano de 1979 a 1980 que, para demasiados jóvenes, fue el de la cerveza holandesa y los boliches donde pasaban música disco", señala la autora. Vignoli es muy valorada en el país como poeta, pero su obra narrativa, que incluye un ciclo de varias novelas, es tan radiante como su poesía. Este año, el sello rosarino Iván Rosado publicó su nuevo poemario, Árbol solo.

2016. Al Sur, Gabriel Lerman. Astier Libros

"De Baudelaire a Benjamin, de Martí a Gabriela Mistral, se dijo que la patria es la infancia -señala Lerman-. En mi caso, la patria y la infancia fue mi barrio, Parque Chacabuco, en estricta dictadura. Y como en un laboratorio a escala reducida, me pasó todo lo que debía pasarle a un niño argentino de clase media, menos tener padres desaparecidos, aunque hubo exiliados, fundidos por la reconversión económica y una abuela que ingresaba en un lento e irreversible desquicio. Eso podía ocurrir en un fuera de campo con una pared de cristal que custodiaban mis padres, en cuyo interior, cual país burbuja, acontecía una infancia feliz. La infancia, la dictadura y la patria han sido una obsesión que indagué en mis tres primeras novelas." Rutas para cuatro viajeras hace jugar a una abogada, a su madre y sus dos hijas. En Las nuevas olas se cuenta la vida de un joven judío de militancia montonera que se exilia en Israel. Y en Al sur aparece con fuerza esa paradójica infancia feliz, en 1978, "mientras Cacciatore construía la autopista 25 de Mayo y partía a la mitad, para siempre, el Parque Chacabuco", acota Lerman.

2017. El canario, Carlos Bernatek. Clarín-Alfaguara

A través de diferentes planos, El canario, ganadora del premio Clarín de Novela 2016, estructura un relato de fracturas temporales. "Parra y Maidana, los protagonistas, alternan una cronología que construye la anécdota desde los sucintos fragmentos previos: un autoexiliado que se dedica a vagar por Brasil durante 20 años y un conscripto destinado a la ESMA en plena dictadura -cuenta el autor-. El azar del presente los encuentra en una biblioteca pública donde Parra procura desentrañar la historia de Maidana, ese hombre quebrado que evita dormirse para esquivar los sueños. El pasado, en ambos casos, actúa de modo oracular." Otro personaje, Bishop, demarca en la novela hitos de una épica histórica en el ocaso: el flower power, Vietnam, el hippismo. Entre esas coordenadas discurren la amistad, el amor y las lealtades. "La condición humana sometida al horror de la disposición de los cuerpos constituye el tema dominante de la historia, pero, lejos de la crónica, la voz de un personaje subalterno narra su periplo accidental por esa microhistoria como una fantasmagoría de lo que se calla", indica Bernatek.

Daniel Gigena
Diario La Nación

Memoria, verdad, justicia

En un nuevo aniversario del golpe de Estado perpetrado el 24 de marzo de 1976, reiteramos los pedidos de justicia, el reclamo de memoria y el conocimiento de la verdad, para decir bien fuerte "Nunca más".

Portugués, en Diario del Viajero

Como siempre, agradecemos al Diario del Viajero la difusión de nuestras actividades. En esta ocasión, el Taller de Portugués fue publicado en el último número, del 22 de marzo.


El Cineclub en la radio Untref

Este jueves a las 11, Emiliano Penelas, programador del Cineclub La Rosa, estará el "Somos de acá", por , hablando sobre la programación y el recorrido de nuestro espacio. Para escucharlo: o a través de la aplicación de Tunein como Estación Untref.


El vórtice naranja

de Ernestina Mo
(Lilah Edita & Diseña, Buenos Aires, 2016, 88 páginas)



Desde el comienzo Ernestina Mo va creando un clima de misterio e intriga que obtiene a través de una prosa directa y precisa. A medida que la historia avanza incorpora nuevos y conflictivos personajes que frecuentan la infidelidad y el engaño.

Los protagonistas son Annita y Lorenzo, un matrimonio que se lleva mal y que emigró de España a Buenos Aires para heredar una casa de antigüedades que les dejó un tío y cambiar un estilo de vida que no los satisface. Pero ya Lorenzo tenía una amante en España (“De momento, comparar entre las dos mujeres le hacía llegar a la conclusión de que había un Lorenzo para cada personalidad.”) y ahora ha encontrado otra aquí en la ciudad. A su vez el tío mantuvo en vida a dos familias, una de la cuales le dio un hijo.

Todos los familiares y amigos de los esposos parecen condenados como ellos a la desdicha y reniegan de sus frustradas existencias. Plácido Donato afirma en el prólogo: “Los personajes y circunstancias conviven en una cruda realidad, pero participan en las irreverencias de una autora que atrapa en cada espacio de la lectura.” La novela destaca la influencia que despliegan en el entorno los objetos antiguos: “De pronto, infinidad de historias de amor, muerte, pasión y gloria desbordaron …”

Una estatuilla de cerámica naranja comprada en un remate en lugar de formar parte del stock del negocio fue ubicada sobre una mesita del dormitorio del departamento donde ambos residen. Como si fuera una maldición o un castigo, la pieza que representa a una bella mujer desnuda termina cobrando vida y perturba anímicamente a la pareja, especialmente a Lorenzo.

El vórtice naranja narra con vigor un drama de pasiones, en donde la incursión del elemento fantástico de la figura de cerámica puede interpretarse como una alucinación. Se luce narrativamente la escritora proponiendo esta ambigüedad.

Ernestina Mo fue alumna del taller de cine de José Martínez Suárez. Otros títulos suyos son: Siempre hay Tiempo, Fuego Azul (presentado en nuestra Biblioteca), El Paseador y La Endiablada pulpería.

Germán Cáceres

Samanta Schweblin: una escritora argentina, en las ligas mayores

A los 39 años, está en la lista para el premio Man Booker. Compite con candidatos al Nobel.



El cálculo es sencillo: la “distancia de rescate” es aquella en la que podés salvar a tu hijo. Acuántos metros se puede puede alejar sin que te sea imposible alcanzarlo. El calculo incluye su defecto: el horror de superar esa distancia, la certeza de no llegar.

Así, Distancia de rescate, se llama, en castellano, la novela por la que la escritora argentina Samanta Schweblin pone un pie en las ligas mayores de la literatura. Esa novela acaba de ser incluida en la lista de candidatos al Man Booker International Prize, uno de los grandes premios literarios del mundo. Se otorga en Gran Bretaña, a libros publicados en inglés (en este caso es una traducción). El ganador se lleva, además, 60.000 libras, que ayer era algo más de un millón ciento cincuenta mil pesos. Pero eso no es lo más importante: otros nominados este año son, para que se entienda, tradicionales candidatos al Premio Nobel, como los israelíes Amós Oz y David Grossman y el albanés Ismail Kadare. O el francés Mathias Enard, que hace dos años se llevó el Goncourt, otro de esos premios más que prestigiosos. Y entre los ganadores anteriores están el estadounidense Philip Roth y la canadiense Alice Munro. Ligas mayores, dijimos.

Ella sabía que la editorial la iba a postular “pero no sé, supongo que pensé que era algo que se hacía con todos los libros de traducción”, dice a Clarín. “Ya me hace gracia, de los premios y nominaciones siempre me entero cuando estoy de viaje. Y esta vez, que me agarra al fin en Buenos Aires, me toca viviendo en Berlín”, cuenta. Schweblin vive en Berlín desde 2012, cuando llegó allí con una beca para escribir.Sin embargo, se piensa dentro de la nueva literatura argentina donde, dice “algo interesante está pasando”.

Este sábado, en Buenos Aires. Samanta Schweblin participa de “La noche de librerías”. Hablará con Sergio Olguín y Esther Cross de “¿Dónde se esconde la realidad en la ficción? A las 21 en el Living Rodolfo Walsh, en Corrientes al 1300. Gratis.

El libro por el que entra en esta lista -su versión en inglés se llama Fever dream- salió en nuestro país en 2014 y roza el género del terror para hablar de los peligros de la destrucción del medio ambiente. Nada -nunca- está dicho directamente, pero hay una casa de veraneo que debería ser amable y bucólica y en cambio anda por ahí un perro sin una pata, se describe cómo el viento mece la soja (el viento que mece la soja...) y después de beber de un riachuelo a los caballos se les hinchan los labios, los agujeros de la nariz. Y hasta hay un niño extraño ¿al que le han sacado el alma para salvarle el cuerpo? ¿Salvárselo de qué, en este contexto tóxico? El niño, como si hablara una generación nueva que sí entiende el mundo en el que vivimos, aquí es el que sabe. Una novela de terror para hablar de lo que respiramos, de lo que bebemos, de cómo vivimos. El género (literario) es el mensaje.

¿Quién es esta chica? Schweblin nació en Buenos Aires en 1978, creció con padres que le leían y abuelos artistas plásticos y a los 12 años dejó de hablar. No porque tuviera algún problema en particular sino porque, dijo en alguna entrevista, la frustraba el lenguaje. “Me fastidiaba la distancia que había entre lo que yo quería hacer, transmitir, y lo que finalmente llegaba al otro”.

Después habló, claro. Schweblin estudió Diseño de Imagen y Sonido. Cuando terminó fundó una agencia de diseño. En 2002 escribió su primer libro: El núcleo del disturbio. Son cuentos y con él ganó el primer premio del Fondo Nacional de las Artes.

Pero el libro que hizo decir “ajá” fue Pájaros en la boca (Random House), publicado en 2009. Son cuentos perturbadores, incómodos, donde muchas veces no pasa nada del otro mundo pero uno termina muerto de miedo. Esa es, tal vez, una clave. Schweblin muestra el miedo, la incomodida, el horror de lo que parece natural. Este enero Jia Tolentino, crítica de The New Yorker, escribió que ningún libro la había inquietado como Distancia de rescate.

-¿Cómo reaccionaste a la noticia? ¿Es importante?
-Esta nominacion es ya para mí el premio, estar en esta lista con autores como Amos Oz o David Grossman es un honor y a la vez me hace temblar de los nervios. Es el Man Booker Prize, es un premio que está en las contratapas de muchos de mis libros preferidos. Estoy felicísima y a la vez no puedo dejar de pensar en el video oficial: los trece libros finalistas estan apilados uno sobre otros, y entre los lomazos de esos escritores enormes esta mi pequeño Fever Dream, finito en sus 100 páginas...

Sigue -o parece- tímida, amable, de pocas palabras. Schweblin ahora escribe “un libro más largo, coral”, distinto a lo anterior. Seguirá -esperamos- inquietando.

Fragmento de "Distancia de rescate"

Son como gusanos.

¿Qué tipo de gusanos?

Como gusanos, en todas partes. El chico es el que habla, me dice las palabras al oído. Yo soy la que pregunta. ¿Gusanos en el cuerpo?

Sí, en el cuerpo.

¿Gusanos de tierra?

No, otro tipo de gusanos. Está oscuro y no puedo ver. Las sábanas son ásperas, se pliegan debajo de mi cuerpo. No me puedo mover, digo.

Por los gusanos. Hay que ser paciente y esperar.

Patricia Kolesnicov
Diario Clarín, 17 de marzo de 2017

Carta breve para un largo adiós

de Peter Handke
(Edhasa, Buenos Aires, 2015, 192 páginas)



La novela, escrita en 1972, está narrada en la primera persona del protagonista, un conflictivo personaje que percibe distorsionadamente la realidad, como si estuviera soñando. En varias oportunidades sus extraños pensamientos derivan en alucinaciones que bordean la locura. En definitiva quiere huir de sí mismo para convertirse en otro: “Y a esta sensación no la interpreto ahora como ansia por desaparecer de la faz terrestre, sino como dicha por un futuro en el que yo no sería ya el que era en ese momento.”

Lo ha afectado su traumático divorcio de Judith, con quien había formado un matrimonio tan conflictivo y lleno de odio que hasta se pegaban y masturbaban. Él consideraba que eran dos monstruos infames (“Ya antes nos habíamos amenazado mutuamente algunas veces con matarnos, no porque quisiéramos vernos muertos, sino porque queríamos suprimirnos y aniquilarnos.”)

Su visión de la vida es negativa; en un momento llega a comentar: “Me gustaba andar por los cementerios y en cada ocasión contaba las tumbas de los suicidas junto a los muros.” O “Ni bien me involucro en algo, ya me lo estoy formulando y me salgo de él, no lo experimento hasta el final, sino que dejo que me pase por un costado.”

El protagonista inicia un viaje por Estados Unidos que tiene mucho de autobiográfico ya que el mismo autor recorrió el norte de ese país y también lo evocó en su novela Lento regreso. En el periplo norteamericano lo acompaña con su automóvil una antigua relación, Claire, que lleva a su pequeña hija. Las descripciones de rutas y paisajes desolados son admirables. Lo mismo ocurre cuando se ocupa de objetos o de personajes secundarios.

La soledad se ha encarnado para siempre tanto en él como en Claire. Las percepciones de ambos son dudosas, pues están colmadas de interrogantes y cuestionamientos. A tramos parece que viajaran hacia el absurdo. Además, Judith lo está siguiendo.

La prosa –que bordea el monólogo interior – es magnífica, de antología: los encadenamientos de palabras deslumbran por su perfección y fluidez. Notable la traducción del alemán por parte de Ariel Magnus.

Al final del libro mantiene una entrevista con John Ford, el famoso realizador cinematográfico. Handke frecuentó el cine como guionista de las películas El temor del portero al tiro del penalty (aquí se puede traducir más apropiadamente como El temor del arquero frente al tiro del penal, basada en su novela homónima), Falso movimiento y Las alas del deseo. Dirigió dos filmes, La mujer zurda (también sobre una novela suya, proyectada en el Cineclub La Rosa) y La ausencia.

Peter Handke (Griffen, Carintia, Austria, 1942) es también traductor, dramaturgo, poeta y ensayista. Entre sus obras figuran Insultos al público, Gaspar y El pupilo que quiere ser tutor (teatro); Los avispones, Desgracia impeorable y La tarde de un escritor (novelas); Soy un habitante de la torre de marfil y Cuando desear todavía era útil (ensayos). Recibió los Premios Ibsen, Heinrich Heine, Georg Büchner y Franz Kafka.

Germán Cáceres

Este libro forma parte del catálogo de la Biblioteca. Siendo socio puede retirarlo para su lectura.     

Seminario clínico 2017

Desde el sábado 1 de abril a las 11 horas, y con una frecuencia quincenal, se dictará en nuestra Biblioteca, Austria 2154, una nueva edición del Seminario Clínico dictado por Enrique Acuña: "Las escrituras del goce femenino -Psicoanálisis y Literatura-".



Comienza un nuevo Seminario anual dictado por Enrique Acuña bajo el título "Las escrituras del goce femenino -Psicoanálisis y Literatura-".

-Lacan y el decir de las mujeres freudianas

-De Antígona al Medioevo: trovadores, preciosas y místicas.

- Pasiones tragicómicas (Aurora Venturini)

-Asco, verguenza y masoquismo: Anaïs Nin con Virginia Wolf

-Cartas de a(l)mor: Alejandra escribe Victoria

- La palabra de papel en Clarice Lispector

- Mujer-síntoma de un hombre en Borges y Macedonio.

Comienza el sábado 1 de abril a las 11 horas. El ciclo se desarrollará el primer y tercer sábado de cada mes en el Centro Cultural y Biblioteca Popular Carlos Sánchez Viamonte, Austria 2154, Buenos Aires.

Auspicia: PRAGMA- www.aplp.org.ar

Informes e inscripción: enrac@fibertel.com.ar

Encuentro en Paternal

Emiliano Penelas, presidente de la Biblioteca Carlos Sánchez Viamonte y programador del Cineclub La Rosa, participó de la charla sobre "Pantallas emergentes" organizada por el festival EPA Cine.

El Festival Internacional De Cine De El Palomar - EPA Cine, organizó una muestra itinerante en la ciudad de Buenos Aires, y el sábado 4 de marzo fue el turno del encuentro sobre "Pantallas emergentes". Allí estuvieron Emiliano Penelas, representando al Cineclub La Rosa y Cineclub YMCA, Hernán Hayet y Carolina Andreeti por "Circuito C.I.N.I.C.O." y Emiliano Romero invitado por la web "No Solo En Cines".

Adherimos al 8M

En el Día Internacional de la Mujer, la Biblioteca Sánchez Viamonte adhiere y acompaña al Paro Internacional de Mujeres.


La marcha convocada para hoy a las 17, desde el Congreso hasta Plaza de Mayo, busca poner sobre en agenda la violencia machista, y poner en marcha planes de acción contra la Violencia de Género, luego de registrarse 322 femicidios en 2016.

Entre otros reclamos, surgen la equiparación económica y social, la trata de mujeres y niñas con fines de explotación sexual, la negación del derecho a la soberanía del cuerpo y la implementación de los protocolos de abortos no punibles.

La medida alcanza a más de 40 países de todo el mundo que se sumarán con distintas iniciativas.

Domingos de agosto

de Patrick Modiano
(Anagrama, Barcelona –impreso en la Argentina –), 2015, 168 páginas)



“Nunca fuimos tan felices como en aquellos momentos (…) Éramos como todo el mundo, nada nos diferenciaba de los demás en aquellos domingos de agosto”: así finaliza esta notable novela para indicar sutilmente que esa etapa será irrecuperable para Jean, el protagonista que narra en primera persona.

La novela fue editada originalmente en París, en 1986.

Como en toda la obra del ganador del premio Nobel en 2014, no se sabe con precisión lo que está sucediendo: Modiano va soltando datos dispersos y contagia al lector de la misma bruma y atmósfera de angustia que destila la narración: “Todo acaba por mezclarse. Las imágenes del pasado se enmarañan en una masa liviana que se estira (…) Pero al cabo de un momento se adueñó de mí una inquietud, una sensación de ahogo”. Surge un clima opresivo, una velada amenaza se cierne sobre Jean y su amante Sylvia. Y paulatinamente se va tejiendo un clima de novela policial: por momentos resuenan ecos de la extensa y rica filmografía de Alfred Hitchcock.

De esta manera avanza una tensa intriga, cuyo suspenso a mitad del libro se vuelve intolerable, ya que los detalles fragmentarios y discontinuos impiden el armado de una historia palpable y concreta.

Por momentos el autor parece volcarse al objetivismo y da innumerables datos sobre la ciudad de Niza: calles, edificios, hoteles, restaurantes, cafeterías y playas con sus vericuetos rocosos. Pero todo se pone en duda, hasta esta invasión pormenorizada de detalles.

Pero el interés de esta novela que parece transcurrir en un laberinto trágico y sin salida termina por centrarse en la belleza y el misterio que rodean a Sylvia, la bella amante de Jean.

En cierto sentido, en el final se aclara bastante la historia, aunque permanecen como incógnitas que pasará con la vida futura de Jean, qué fue de Sylvia y dónde fue a parar el valioso collar de diamantes que la pareja había robado.

La prosa del escritor es fluida, se lee con placer, y abundan observaciones realizadas con excelentes imágenes (“Primero una luz malva y titubeante que una simple ráfaga de viento podía apagar igual que la llama de una vela. Pero no se apagaba.”/ “La pregunta cayó cortante como un cuchillo de carnicero.” / “¿Un sueño? Más bien la sensación de que los días transcurrían sin que nos diéramos cuenta, sin la menor aspereza que nos hubiera permitido agarrarlos por algún sitio.”

Los diálogos son también breves, claros y vibrantes. La traducción del francés de María Teresa Gallego Urrutia es sumamente correcta.

Patrick Modiano nació en Boulogne-Billancourt, en 1945. Tiene en su haber numerosas novelas, entre ellas En el café de la juventud perdida (2008) y El horizonte (2010). Además, recibió el Gran Premio de Novela de la Academia Francesa (1972) y el Premio Goncourt (1978).


Germán Cáceres

Este libro forma parte del catálogo de la Biblioteca. Siendo socio puede retirarlo para su lectura.