Congreso femenino

Las luchas del feminismo tienen su historia. Como lo cuenta este libro de nuestro catálogo, sobre el Primer Congreso Femenino celebrado en mayo de 1910 en nuestro país.


Para mirarte mejor

Nuestra coqueta sala "Norberto La Porta" tiene ahora un espejo.


Obra maestra en el Cineclub La Rosa

Lluvia en la pantalla, lluvia en la ciudad. El Cineclub La Rosa proyecta siempre, y con El rostro de Jizo.


Con esta función finalizamos la trilogía "Réquiem de guerra" de Kazuo Kuroki, compuesta además por Mañana y El verano de un niño en 1945.


En El rostro de Jizo, Kuroki aborda la vida de los sobrevivientes de Hiroshima, a tres años de la fatídica bomba atómica sobre la ciudad japonesa.


Pese a la incesante tormenta que caía sobre Buenos Aires -y también dentro del film- contamos con mucho público para la función.


Recordemos que todo el ciclo fue proyectado en el hermoso formato fílmico de 16mm gracias a la colaboración de la Embajada de Japón en la Argentina y la Japan Foundation que nos facilitaron las copias.





El último Eco

De la estupidez a la locura, último libro de Umberto Eco, en nuestro catálogo.


Última función de Kazuo Kuroki

El Cineclub La Rosa cierra la trilogía "Réquiem de guerra", de Kazuo Kuroki, con la proyección en 16mm de El rostro de Jizo, gracias a la Embajada de Japón. Será el miércoles 25 de julio a las 20 horas con entrada libre y colaboción voluntaria en Austria 2154.


Miércoles 25 de julio - 20 horas
EL ROSTRO DE JIZO
(Chichi to Kuraseba, Japón, 2004, color, 99 minutos)
Dirección: Kazuo Kuroki
Elenco: Rie Miyazawa, Yoshio Harada y Tadanobu Asano.


En Hiroshima en 1948, los recuerdos del bombardeo atómico tres años antes todavía están frescos en la mente de la gente. Mitsue (Miyazawa Rie) trabaja en una biblioteca donde conoce al Sr. Kinoshita (Asano Tadanobu), un hombre tímido y joven que investiga el desastre. Se acercan, y el Sr. Kinoshita eventualmente pide su mano en matrimonio. Sin embargo, a Mitsue le preocupan sus recuerdos del bombardeo cuando no pudo salvar a su padre, Takezo (Harada Yoshio), y a sus amigos más cercanos, así como a muchos otros que perdieron la vida. Ella duda si merece haber sobrevivido. "Las personas fueron asesinadas en mi lugar. No tengo derecho a encontrar la felicidad", dice.


Basada en una obra de Hisashi Inoue, se centra en los sufrimientos de los sobrevivientes de Hiroshima, durante cuatro días del verano de 1948. El nombre Jizo en el título del film hace referencia a una divinidad budista que se presenta con la cabeza calva y expresión benigna. Jizo es el dios de los pequeños, pero también el protector de quienes padecen dolor.


Ganadora de numerosos premios nacionales, entre ellos el Gran Premio en el Yokohama Film Festival, Mejor director en los Nikkan Sports Film Awards y los Mainichi Film Concours, es la tercera película de la trilogía  ambientada en tiempos de guerra en Japón, y la anteúltima que realizaría el veterano director Kuroki Kazuo.


Proyección en 16mm realizada con el apoyo de la Embajada de Japón en la Argentina y la Japan Foundation.


Más información: www.cineclublarosa.blogspot.com

Tango en el catálogo

Nuestra canción ciudadana tiene un amplio espacio en nuestro catálogo, como este libro que recopila a muchos de los grandes poetas del tango.


Carlos Penelas sobre Valle-Inclán

El responsable del Taller Literario en nuestra Biblioteca dictó en el Centro Galicia de Buenos Aires la conferencia "Presencia de Valle-Inclán". Aquí, un epítome de la misma.


En mi infancia escuchaba a mi padre hablar de Valle-Inclán. Junto con anécdotas y referencias biográficas mi padre me mostraba una Galicia ruda, atrasada, plena de superstición, de santos, dolor, castigos y plegarias, de vírgenes, de sobrinos de curas, de caciquismo. De Manuel Azaña, de convenciones sociales, de la hipocresía, la abulia y la hambruna de sus tierras. El oprobio y la desesperanza por encima de la libertad, de la racionalidad, del humanismo.

Con los años fui un buceador de su obra, de sus anécdotas, de su universo. Para ver hay que saber, dijo Ingres. El ojo ha de ser bello para percibir Belleza, aclaró Plotino. Para ser hay que mirar y hay que saber, escribió Luis Rosales. La obra de este hombre genial no se la puede comprender sino partimos de estos conceptos. Por eso la limitación de muchos de sus contemporáneos. Envidia, estupidez, limitaciones cerebrales, falta de cultura, hicieron el resto.

Carmen, ópera dramática de Georges Bizet lleva libreto en francés de Ludovic Havély y Henry Meihac. Está basada en la novela homónima de Prosper Mérimée. A su vez esta novela tiene como fuente Los Gitanos, de Pushkin. ¿Qué ópera española es más representativa que ésta? A usted le pregunto, lector ausente. Kundera escribió en checo y en francés; Yeats, Shaw, Joyce, Kavanahg y Wilde, irlandeses, escribieron en inglés. Kafka en alemán, Becket en inglés y luego él mismo traduce su obra al francés. Hay más ejemplos. Estos bastan para que supuestos intelectuales no escriban extravíos o elaboren teorías delirantes.

Es un gran honor para mí participar de un homenaje a Valle-Inclán, uno de los creadores trascendentes de la generación del 98, un homenaje del pensamiento y la cultura, respaldado por el consenso de la comunidad literaria y teatral, que venera al poeta como a uno de sus grandes maestros. Estamos ante un homenaje significativo. Don Ramón alcanza la categoría de poeta universal desde su galleguismo y no a pesar de éste.

Su obra es total, deslumbrante en su forma siempre cuidada sin haber sido reducida al mero artificio, intensa en su mensaje humanista y revelador. Su idioma, aquel caudal propio que algunos críticos llaman idiolecto, es de una riqueza y austeridad que se balancean, en su equilibrio de afectividad, penetración intelectual y sabiduría poética. Magistral en sus modulaciones y mensaje.


La obra dramática de Valle-Inclán es tal vez la más original y revolucionaria de todo el teatro español del siglo XX. Rompe convenciones con el género. En palabras de su autor: “Yo escribo en forma escénica, dialogada, casi siempre. Pero no me preocupa que las obras puedan ser o no representadas más adelante. Escribo de esta manera porque me gusta mucho, porque me parece que es la forma literaria mejor, más serena y más impasible para conducir la acción”.

Hay un lenguaje renovador en su poesía. Aromas de leyendas (1907), El pasajero (1920), La pipa de Kif (1919). Este último poemario es para mí estupendo, donde habita el surrealismo, la demencia social, el bestiario zoológico. El lenguaje es clave para admirar la violencia, la forma, la musicalidad y el universo del autor.

Con las Sonatas Valle-Inclán marca el triunfo del modernismo literario en la prosa. Recordemos el Arte poético de Verlaine, la Sinfonía gris mayor de Rubén Darío, la Sinfonía en blanco mayor de Gautier.

La generación del 98 se considera como excelentes observadores y catadores del paisaje. Los hombre del 98 son eminentes paisajistas: Azorín, Machado, Ortega, Unamuno… Todos llevan en sí una cultura artística. Amado Alonso observa el valor plástico y evocador de los gestos, de las actitudes en el arte modernista. Considera a Valle-Inclán “como un precursor de artistas cinematográficos”.

Dice Alonso Zamora Vicente que “…aparece una tónica cultural, ternura íntima en Garcilaso. Luego veremos en Gabriel Miró o en Antonio Machado los elementos del paisaje literario, los árboles, los ríos, los pájaros, la quietud. La tradición eglógica viene de Virgilio y en la traducción de éste por Juan de la Encina”. Si no somos capaces de ver, si no conocemos estas fuentes no podemos entender ni profundizar la obra de Valle-Inclán.


Su universo está profundamente relacionado con una vida rodeada de anécdotas, de fantasía, de realidad. Extraños trajes y capas, altanero, soberbio. Un estrafalario talante, romántico y fabulador. Muy gallego, de espíritu misterioso y pleno de supersticiones son sus cuentos o sus notas: sortilegios, cruces, curas y sacristanes. Leamos los Cuentos amorosos, las Sonatas, Tirano Banderas. En ellas la musicalidad de la literatura. Javier Serrano Alonso nos dice: “Valle fue un icono de su tiempo, el favorito de retratistas. Valle-Inclán inventó su propia imagen”. No olvidemos que fue Director de la Academia Española de Bellas Artes en Roma; que tuvo la Cátedra de Estética en la Escuela de Bellas Artes de Madrid.

Escribe: La belleza sólo está en la forma. Escribe: El que no cincela y pula su estilo no pasará de ser un mal escribiente. Sus personajes reflejan lo peor y lo mejor del ser humano. Personajes ambiguos, caricaturescos, falsamente heroicos, fantasmales, grotescos, folclóricos, sombríos, únicos, patéticos. Se burla de la religión, de los curas, del matrimonio, de la burguesía. Tiene un sentido brutal del realismo. Por estas razones también amo y admiro a este gallego universal.

El director cinematográfico José Luis García Sánchez, un rendido admirador de Valle-Inclán, nos dice: “De la literatura española, Valle-Inclán es el más importante. El Quijote es el mejor relato pero Valle-Inclán ha renovado el teatro universal, con la deformación grotesca, con una modernidad desde el punto de vista plástico incomparable. Es el primer literato que escribió cine.” También señala: “Escribe planos de cine. Decían que sus obras eran irrepresentables. Eso porque escribía para nosotros, no para la gente de su tiempo”. Y algo que nos toca a todos: “Para disfrutar del cine hace falta inquietud cultural o virginidad”.

Flor de santidad (1904) es una joya de la lengua hispánica. Campesinos míseros, milagrerías, supersticiones, hambre, avaricia, ternura, crueldad, candidez, bellaquería. Detrás el fondo de la naturaleza pastoril que hablamos hace un momento. Allí está Galicia: su lirismo, su intensidad, su asombro. En sus poemas inventa voces, exhuma locuciones, anuda asombros, arcaísmos con modernismos, amalgama voces brutales del argot y frases refinadas de un salón cortesano. No se lo entiende a Valle-Inclán porque falta cultura y sobra imbecilidad.

Paz Andrade en su libro La anunciación de Valle-Inclán (Buenos Aires, 1967) realiza una descripción de una infancia en el paisaje, en lo humano, en lo natural. En Sonata de estío había escrito: “En una Historia de España, donde leía siendo niño, aprendí que lo mismo da triunfar que hacer gloriosa una derrota”. Miren que observación brillante, nos toda a todos. Sobre todo a los argentinos que nos sentimos siempre vencedores y campeones morales.

Valle-Inclán es también las tertulias de café, la amistad con jóvenes escritores como Azorín, Pío Baroja o Jacinto Benavente. No podemos dejar pasar por alto su observación, su análisis social. Su ironía, el lenguaje proveniente del mundo de los toros, el teatro con diversos registros idiomáticos que van desde lo refinado hasta lo chabacano. Valle acentúa lo grotesco de la realidad que vive. De ese mundo, reiteramos, nace la moderna concepción de la tragedia: el esperpento. Allí ve la civilización europea, no sólo la gallega o española.


En 1959 se llevó al cine Sonatas. Director: Juan Antonio Bardem. Actores: Francisco Rabal, Fernando Rey, Aurora Bautista, María Félix. En 1976 Beatriz, de Gonzalo Suárez, con Carmen Sevilla, José Sacristán. Es una adaptación de sus cuentos. En 1987 José Luis García Sánchez filma Divinas Palabras con Imanol Arias, Ana Belén, Francisco Rabal y Aurora Bautista. Por Miguel Ángel Diez es llevada a la pantalla, 1985, Luces de Bohemia. Francisco Rabal, Agustín González, Fernando Fernán Gómez, Imanol Arias. Divinas Palabras, con Víctor García y la maravillosa Nuria Espert. En 1967 Luces de Bohemia con la dirección de Osvaldo Bonet. Estas dos últimas obras representadas en Buenos Aires. Tuve la fortuna de aplaudirlas de pie. Para hacer una puesta teatral o cinematográfica de los clásicos se necesitan grandes directores y grandes actores.

Caricaturas de Valle-Inclán: Castelao, Leal da Cámara, Ramón Cila, Moya del Pino, Álvaro Cebreiro, Massager, Vivancos, Cao, Toño Salazar, Carlos Maside Siro López. Hay más, hay más. Dos retratos que ahora me vienen a la memoria: el de Juan de Echevarría y el de Ignacio Zuloaga.

Nos informa Robert Lima -El teatro de su vida (1995)- que Valle-Inclán brinda una conferencia en Buenos Aires el 25 de junio de 1910, titulada “El arte de escribir”. Entre otras cosas nos enseña el genial gallego: “En la obra de arte no debe advertirse nunca el esfuerzo, porque no olvidéis que ocultar la fuerza es doblarla…Jamás el artista debe proponerse la imitación de un modelo, por levantado que éste se halle. Es preciso cavar en el huerto propio para obtener nuestras flores y nunca imitar la manera que decimos “clásica” porque es casi siempre una mala comprensión de la literatura latina”. Y más adelante: “…el artista debe mirar el paisaje con ojos de altura para poder abarcar todo el conjunto y no los detalles mudables”.

Sus páginas son corteza del lenguaje, páginas vivientes. Descubre mitos y leyendas desde otra mirada; entiende que uno de los problemas de Galicia – y la del ser humano – es vivir en una cultura cerrada a los cambios mundiales. Fue un intérprete audaz de su entorno, ve al otro a través de la niebla, busca estar libre de prejuicio, de combatirlo sin piedad. Y el contenido de su teatro o su prosa en una estructura literaria, en un lenguaje, en una técnica deslumbrante.

Ramón José Simón del Valle Peña más conocido por Ramón María del Valle-Inclán, nació en Vilanova de Arousa el 28 de octubre de 1866. Falleció el 5 de enero de 1936 en Santiago de Compostela. En 1907 se casó en Madrid con la actriz Josefina Blanco y Tegerina. Tuvo seis hijos.

Carlos Penelas
Buenos Aires, 9 de julio de 2018
http://www.carlospenelas.com

Catalogación

Continúa la puesta en valor y catalogación de nuestros volúmenes.


Como siempre, los invitamos a conocer nuestro catálogo on line, y asociarse a la Biblioteca.

Carlos Sánchez Viamonte: hombre de la Reforma Universitaria

Este año se cumple un siglo de la Reforma Universitaria, por lo que compartimos este capítulo sobre Carlos Sánchez Viamonte del libro Hombres de la Reforma Universitaria escrito por Horacio J. Sanguinetti, y disponible en nuestro catálogo.















Continúa el ciclo Kuroki

Segunda función de la trilogía "Réquiem de guerra" de Kazuo Kuroki en el Cineclub La Rosa. Con el apoyo de la Embajada de Japón proyectaremos en 16mm El verano de un niño en 1945. Será el miércoles 11 de julio a las 20 horas, con entrada libre y colaboración voluntaria, en Austria 2154.


Miércoles 11 de julio - 20 horas
EL VERANO DE UN NIÑO EN 1945
(Utsukushii Natsu Kirishima, Japón, 2002, color, 118 minutos)
Dirección: Kazuo Kuroki
Elenco: Tasuku Emoto, Yoshio Harada, Tokie Hidari, Wakaba Irie, Eri Ishida y Teruyuki Kagawa.


La historia tiene lugar en Kirishima (prefectura de Kagoshima) en el verano de 1945, justo antes de que termine la Segunda Guerra Mundial. El estudiante de noveno grado Yasuo (Emoto Tasuku) debe evacuarse a Tokio, se separa de sus padres y ahora vive con su rígido abuelo (Harada Yoshio) y su abuela. Si bien tuvo la suerte de evitar ser reclutado debido a su mala salud, se siente culpable por no poder salvar a su amigo del ataque con bombas y no puede acostumbrarse a la actitud militante que lo rodea. La historia también afecta a las personas relacionadas con Yasuo, como Natsu, un servidor que siente afinidad con él, y la madre de Natsu que tiene una historia de amor con un soldado para olvidar la muerte de su marido.


Originalmente director de documentales, Kuroki retrata delicadamente a cada personaje contra el hermoso paisaje de Kirishima. Basada en sus propias experiencias de la infancia, esta es la segunda película de la trilogía de guerra de Kuroki, la primera es Tomorrow y la tercera de El rostro de Jizo.

Por este film Kuroki ganó el premio al mejor director en los Mainichi Film Awards.

Proyección en 16mm realizada con el apoyo de la Embajada de Japón en la Argentina y la Japan Foundation.


Más información en www.cineclublarosa.blogspot.com

La última oportunidad de Gibson para encontrar a Lorca

La familia del maestro asesinado junto al poeta reclama su desenterramiento y la Junta de Andalucía asegura que pilotará la búsqueda en el lugar que señala el hispanista.



“Creo que está aquí…”. Ian Gibson nos guía hasta la fuente del parque. El calor aprieta en la colina de Alfacar y el hispanista busca la sombra mientras suena el rumor del agua. No hay nadie esta mañana de junio en el recinto dedicado a la memoria del poeta y las víctimas de la Guerra Civil, un oasis con un desmesurado mosaico, vegetación silvestre y caminos de piedras sin asfaltar que miran hacia la calima de la Vega de Granada. “Deberían cuidarlo un poco más”, comenta el hispanista. Este verano puede que se llene de gente. Gibson (Dublín, 1939) ha inspirado con sus teorías una nueva búsqueda de la fosa donde reposan los restos de Federico García Lorca desde su asesinato el 18 de agosto de 1936. Es el cuarto intento...

Nieves García Catalán, nieta de Dióscoro Galindo, maestro asesinado junto al poeta y a dos banderilleros anarquistas, ha pedido que encuentren a su antepasado. “Cada búsqueda emprendida esperamos que sea la última”, asegura la descendiente del profesor republicano cojo de Pulianas. “Estamos deseando que empiece, justo para que todo esto termine”, agrega con paradójica lucidez.

La Junta de Andalucía espera un informe técnico sobre la petición realizada tanto por la familia como por la Confederación General del Trabajo (CGT, equivalente a la antigua CNT), a la que pertenecían Joaquín Arcollas y Francisco Galadí, los banderilleros anarquistas también asesinados. Verá la luz este mes, aseguran desde la administración regional. A partir de ahí será publicado en el Boletín Oficial andaluz con un plazo de 10 días para alegaciones. Manuel Jiménez Barrios, vicepresidente autonómico y responsable de Memoria Democrática, asegura: “Nosotros pilotaremos esta nueva búsqueda”. Un extremo que corrobora también el consejero de Cultura y portavoz, Miguel Ángel Vázquez.

La teoría la pone esta vez Gibson, con variantes sobre su tesis del clásico El asesinato de Federico García Lorca (Ruedo Ibérico, París, 1971), recogidas en la última versión publicada esta primavera por Ediciones B. “Manuel Castilla Blanco, alias Manolillo el comunista (que ejerció aquel día terrible de enterrador), me trajo a este rodal en 1966 y me aseguró que lo sepultó aquí, cerca del olivo y de la acequia”. Gibson traza un círculo en el suelo de apenas dos metros. El lugar resulta muy preciso, junto a la verja de la otra entrada al parque, hoy cerrada, y pegada a la valla que lo delimita.

En ese espacio se ha removido el terreno, según Luis Avial, experto en búsqueda de fosas con georradar. Lleva más de un centenar a sus espaldas por toda España y ha colaborado con la policía en el hallazgo de cadáveres de varios asesinatos. “No me cabe duda: con tres horas de trabajo y más medios que la simple inspección que hice yo un día por mi cuenta, valdría para saber con certeza qué hay”. No sólo en ese lugar donde Gibson cree que está la fosa original. También para comprobar si existen más restos en otro, a unos 10 metros de distancia en línea recta, junto a la fuente del recinto. ¿Cómo pasaron de la fosa a ese otro punto? Por razones kafkianas…



“Escandalosas”, añade Gibson. En 1986, cuando se realizaban las obras del parque, unos operarios encontraron restos en el lugar que el enterrador señaló al hispanista. Estorbaban los trabajos del vallado, los metieron en una bolsa y los dejaron en un hoyo junto a la fuente sin notificárselo a ningún juez. “Lo sabemos porque Antonio Ernesto Molina Linares, entonces vicepresidente segundo de la Diputación de Granada y miembro del PSOE, lo declaró en El Ideal. Aquello fue una vergüenza”, asegura Gibson.

Avial ha querido comprobar este extremo también y cree haber encontrado indicios de su depósito en ese punto cercano. Justo donde los obreros alegaron haberlos dejado hace 32 años. Se buscará también allí. “Aun así, la clave de la búsqueda debe centrarse en el lugar que señaló el enterrador, pese a que se hayan movido algunos restos”, comenta.

No es el único experto de gran prestigio en el equipo. En los trabajos colabora también el antropólogo forense Francisco Etxeberría, de la Universidad del País Vasco, referente internacional para los desaparecidos y el periodista experto en el tema lorquiano, Víctor Fernández. En el apartado legal cuentan con Eduardo Ranz, el abogado que ha logrado la exhumación del Valle de los Caídos y que ha sido recientemente nombrado por el Gobierno de Pedro Sánchez asesor en materia de Memoria Histórica. Ranz quiere ser cauto y no hacer valoraciones jurídicas por el momento. “La petición está hecha y nos han confirmado su recepción. Aún es pronto para ir más allá. Debemos respetar el procedimiento”.

Ha resultado definitivo el cambio de posición de la Junta de Andalucía, que coincide con el nuevo clima en torno a la Memoria Histórica que ha permitido la exhumación del Valle de los Caídos. Hasta el momento, el asunto de la fosa de Lorca había contado con muchas cortapisas por parte del Gobierno autonómico, también por la oposición de la familia del poeta. Laura García Lorca, sobrina del autor y presidenta de la Fundación, ha incidido esta semana a El País en su rechazo a que se busquen los restos. “Nuestra posición no ha variado. Para nosotros, los restos vivos, es decir el legado de su obra, acaba de llegar a Granada”, asegura sobre el reciente traslado de los archivos del poeta desde la Residencia de Estudiantes de Madrid al centro que los custodia en la ciudad andaluza.

Desde hace algunos meses, la Junta de Andalucía ha cambiado el tono y la determinación. “Pilotaremos y dirigiremos la búsqueda de la tumba de Alfacar”, reafirma su vicepresidente. “También aportaremos los medios técnicos necesarios”, prometen desde el Gobierno autonómico. Aun así, los promotores se muestran cautos. Gibson ya se ha dado demasiadas veces de bruces con la realidad administrativa. Solo desea encontrarlo para confirmar con certeza que pasó. “Es el símbolo universal de los desaparecidos. No puede seguir en paradero desconocido. Una vez lo descubramos, también habremos dado un paso de gigante en la reconciliación. Se cerrarán muchas de las heridas que continúan abiertas”, cree. Espera no tener que rectificar de nuevo algunas de sus teorías. “Que este país, así como alcanza grandes logros, de cuando en cuando, los entierra”.

¿A la cuarta va la vencida?
Tres intentos preceden la nueva búsqueda de la fosa donde se encuentra Federico García Lorca. El primero data de 2009 y se produjo cerca del olivo que Ian Gibson sigue marcando como referencia pero a escasos metros del lugar exacto donde Manuel Castilla Blanco, el enterrador, le indicó al hispanista. “No se exploró la zona crucial entre el árbol y la verja”, asegura ahora en ese mismo lugar.

Los dos siguientes, en 2014 y 2016, fueron inspirados en las tesis del historiador Miguel Caballero, muy próximas a las que esgrimió Manuel Molina Fajardo en su libro póstumo Los últimos días de García Lorca. Se apoyaban en los testimonios del escuadrón fascista que asesinó al poeta, al maestro Dióscoro Galindo y a los dos banderilleros anarquistas que los acompañaban, Juan Arcolla Cabezas y Francisco Galadí. Se centraron en lo que había sido un campo de tiro a 500 metros de Alfacar en dirección al barranco de Víznar, otra de los arsenales de espanto de aquella época, donde se encuentran cientos de cadáveres.

Jesús Ruiz Mantilla
Diario El País, Madrid, 7 de julio de 2018

Kazuo Kuroki en el Cineclub La Rosa

Con la felicidad inmensa de contar con el apoyo de la Embajada de Japón, realizaremos un ciclo dedicado al director Kazuo Kuroki con la proyección de su trilogía "Réquiem de guerra" en 16mm.


Kazuo Kuroki nació el 10 de noviembre de 1930. Soy de la ciudad de Matsusaka, prefectura de Mie. Asistió a la Universidad Doshisha, pero se fue antes de graduarse para unirse a Iwanami Productions en 1954 como asistente de dirección, y pronto formó parte del "Grupo Azul" (Ao no kai) con otros cineastas como Noriaki Tsuchimoto, Shinsuke Ogawa y Yoichi Higashi, que exploraban nuevos caminos en el documental.

A mediados de la década del '60 comenzó a alternar con películas de ficción de manera independiente, y se convirtió en una de las figuras más destacadas del Art Theatre Guild de Japón en la década de 1970, con obras maestras como The Assassination of Ryoma (1974) y Preparations for the Festival (1975) con las que se ganó la aclamación de la crítica.

En sus últimos años trabajó en una trilogía llamada "Réquiem de guerra", relacionadas con los bombardeos atómicos de Japón en la Segunda Guerra Mundial. Su trabajo también lidió con sus propios sentimientos de culpa por la guerra, ya que se sintió responsable cuando algunos de sus compañeros estudiantes, que habían sido reclutados para trabajar en una fábrica local, murieron en los bombardeos aliados y no ayudó.

Kuroki ganó el premio al mejor director en los Mainichi Film Awards por El verano de un niño en 1945 y El rostro de Jizo. Murió súbitamente el 12 de abril de 2006.


Sábado 7 de julio - 20:30 horas
MAÑANA
(Tomorrow / Ashita, Japón, 1988, color, 105 minutos)
Dirección: Kazuo Kuroki
Elenco: Kaori Momoi, Kaho Minami, Nobuko Sendô, Michiko Araki, Moeko Ezawa, Yoshio Harada y Wakaba Irie.

El 9 de agosto de 1945, los estadounidenses lanzaron una bomba atómica sobre Nagasaki. Esta película describe la vida cotidiana de las personas el día anterior a ese evento fatídico, sus sentimientos de alegría y tristeza. Para ellos, el mañana nunca vendría. Basada en la novela de Mitsuharu Inoue.

¡Atención, día y horario especial para comenzar el ciclo!


Miércoles 11 de julio - 20 horas 
EL VERANO DE UN NIÑO EN 1945
(Utsukushii Natsu Kirishima, Japón, 2002, color, 118 minutos)
Dirección: Kazuo Kuroki
Elenco: Tasuku Emoto, Yoshio Harada, Tokie Hidari, Wakaba Irie, Eri Ishida y Teruyuki Kagawa.

En una película que apela a los recuerdos de juventud del director en la prefectura de Miyazaki en el sur de Japón, durante la Segunda Guerra Mundial. La población local trabaja arduamente en las fábricas, la carretera y la tierra ayudando a la guerra y preparándose para defenderse de la inminente invasión del ejército estadounidense. La vida continúa en medio de la muerte, la agitación y la tragedia.


Miércoles 25 de julio - 20 horas
EL ROSTRO DE JIZO
(Chichi to Kuraseba, Japón, 2004, color, 99 minutos)
Dirección: Kazuo Kuroki
sobre la novela de Hisashi Inoue.
Elenco: Rie Miyazawa, Yoshio Harada y Tadanobu Asano.

La película se centra en el tema de los hibakusha, nombre con el cual se conoce a los sobrevivientes de la bomba atómica que estalló en la ciudad de Hiroshima el 6 de agosto de 1945 y transformó el destino de la humanidad. Tres años después, Mitsue lleva una vida modesta, trabajando en una biblioteca, luchando con la carga de haber sido una superviviente. Un día aparece un joven en su vida y un romance comienza a florecer. Sus emociones suben y bajan, pero Mitsue declara “No tengo derecho a ser feliz”. Mientras intenta suavizar a su propio amor, aparece su difunto padre quien había muerto durante el bombardeo. Basada en una obra de Inoue Hisashi.

Tercera película de la trilogía del veterano director Kuroki Kazuo ambientada en tiempos de guerra en Japón.


Ciclo realizado con el apoyo de la Embajada de Japón en la Argentina y la Japan Foundation.

Más información en www.cineclublarosa.blogspot.com

Archipiélago Caribe

De la "Colección archipiélago Caribe" de Corregidor se suman a nuestro catálogo nuevos libros de Edgardo Rodríguez Juliá y Eduardo Lalo.