El intenso calor de la luna

de Gioconda Belli
(Seix Barral, Buenos Aires, 2015, 320 páginas)



El personaje central es Emma y la novela adquiere una orientación totalmente femenina. Así, desde el comienzo se refiere a la menopausia y la autora introduce sus opiniones personales acerca del tema. Sucede que la ginecóloga de la protagonista ve en ese período un giro beneficioso, una liberación de la procreación y la posibilidad de que ella se recree a sí misma: “…lo más importante no es quitarte los calores, sino (….) que te des cuenta que éste es un tránsito hacia vos misma, hacia una persona que existe fuera de esos esquemas heredados (….) Esta es tu hora de ser más mujer…”

Las relaciones sexuales entre ella y su esposo son analizadas en profundidad y surge la cuestión de la insatisfacción femenina.

La autora no titubea en describir de qué manera valoran a los hombres ciertas mujeres de clase media alta: “Para que me cambie las bujías, me arregle las puertas que no abren (…) Son utilísimos los maridos, mujer.”

Belli prueba su oficio de narradora con una escritura precisa, clara y potente que abunda en imágenes y metáforas: “Llovería en cualquier momento un aguacero de castigo, de esos en que la lluvia cae a manotazos, los hilos gruesos de agua sacudidos como sogas azotando cuanto se halla al descampado”. Los diálogos son inteligentes porque van revelando la psicología de los personajes. Las escenas íntimas entre Emma y su amante están maravillosamente escritas: “…un beso que viaja a vela por su sangre, que le confunde el cerebro, que le zumba en los oídos y que convierte su lengua en un diccionario de palabras mudas…”

En el fondo, El intenso calor de la luna descree de la institución matrimonial y la ataca con ferocidad.

La novela informa que Nicaragua padece una cruel injusticia social y subraya la amargura del pueblo por el fracaso de la revolución sandinista y su consiguiente derrota en las elecciones.

Gioconda Belli nació en Managua en 1948 y recibió numerosos premios internacionales no solo por sus libros de ficción sino también por su prestigiosa obra poética de la que Escándalo de miel (2011) es una antología. Ha escrito las novelas La mujer habitada (1988), Sofía de los presagios (1990), Waslala (1996), El pergamino de la seducción (2005), El infinito en la palma de la mano (2008) y El país de las mujeres (2010). Escribió sus memorias sobre el período sandinista en El país bajo mi piel (2001).

Germán Cáceres

Este libro forma parte del catálogo de la Biblioteca. Siendo socio puede retirarlo para su lectura.