Al rescate del Eurídice

de Eduardo González
(Ediciones Abran Cancha, Buenos Aires, 2015, 96 páginas)


Es una novela en la que el capitán don Francisco Martínez Bermúdez decide rescatar de la muerte a su esposa Elvira, que falleció en el naufragio del barco Costa Concordia mientras disfrutaban de sus bodas de oro. Pero don Francisco, que era profesor de literatura, pensó que de alguna manera esa hazaña –suponía que su amada y la embarcación estaban en poder de unos piratas muy crueles- repetiría el mito griego de Orfeo y Eurídice, y así el Costa Concordia pasó a llamarse como la ninfa.

La literatura de aventuras está presente no sólo por las acciones del capitán y su timonel Matías a bordo del Maragata, sino por el continuo tributo que se le rinde al género nombrando obras de Salgari, Verne y Melville, y a personajes como El Quijote, Robinson Crusoe y El Eternauta.

Don Francisco sobrevivió pero quedó mentalmente afectado y tiene alucinaciones e imagina duras batallas en el mar (“¿Se es grande para las fantasías? ¿Hay una edad para las aventuras?”). El navegante sueña en su casa, donde lo acompaña su hija Liliana (a la que llega a confundir con la mismísima Dulcinea), y González articula con destreza literaria la ficción con la realidad, como si ambas conformaran una unidad inseparable. Dado que el simpático y querible marino no para de hablar, Al rescate del Eurídice puede entenderse también como un extenso y divertido monólogo.

El libro exhibe una prosa precisa, de brillante concisión, con bellas imágenes dotadas de un aura poética (“La palabra pronunciada por Matías había descendido, arañando las paredes de agua, hasta el fondo azul del océano, donde los sueños se deslizan hacia la eternidad, y lo había despertado de la muerte.”) Este costado lírico está acentuado por el constante homenaje que se realiza a Pablo Neruda, ya que los personajes recitan a menudo sus poesías.

Eduardo González (Buenos Aires, 1957) publicó también El fantasma de Gardel ataca el Abasto, El regreso del fantasma de Gardel, La maldición de Moctezuma, El león rendido, Sangre negra, Origami, Barrio de tango, En busca del cielo perdido y la trilogía del pirata Abascal. Recibió los siguientes premios: Asociación de Escritores Policiales de Bulgaria (2002), el accésit del Concurso de Relatos de la Semana Negra de Gijón (2003), Primer Premio “Indio Martín” de Cuba (2004) y el Konex de Literatura Juvenil en 2014.

Germán Cáceres