Muere el premio Nobel alemán Günter Grass a los 87 años

El escritor alemán Günter Grass ha muerto a los 87 años en un hospital de la ciudad de Lübeck (Alemania), según ha informado su editorial, Steidl. El autor de El tambor de hojalata (1959) ganó el Premio Nobel de Literatura y el Premio Príncipe de Asturias, ambos en 1999. Nacido el 16 de octubre de 1927 en Gdansk (Polonia), fue reclutado en 1944 por la Fuerza Aérea alemana y tras la Segunda Guerra Mundial estudió en la Academia de Arte de Düsseldorf.



Su obra más emblemática, El tambor de hojalata, en la que narra la vida del niño-hombre Oskar Matzerath, irrumpió en la Alemania de posguerra y recibió tantos elogios como críticas de aquellos que veían en el libro un espejo demasiado real del surgimiento del nazismo y de la Segunda Guerra Mundial. La popularidad de esta obra, por la que fue a los tribunales por una acusación de pornógrafo, aumentó en 1978 cuando Volker Schlöndorff la llevó al cine y ganó por ella el Oscar a mejor película extranjera.

Pese a que dejó de escribir novelas el año pasado, Grass, gran defensor del canciller socialdemócrata Willy Brandt, ha estado envuelto en la polémica casi hasta el final de su vida. En 2012 publicó un poema llamado Lo que hay que decir, en el que acusaba al Estado de Israel de poner en peligro la paz mundial por su capacidad para producir bombas atómicas. El Gobierno de Israel reaccionó prohibiéndole la entrada al país al escritor. En ese poema, el escritor aseguraba que estaba escribiendo con su "última tinta".

En la presentación de su autobiografía Beim Häuten der Zwiebel (Pelando la cebolla, disponible en nuestro catálogo), en agosto de 2006, confesó a un diario alemán haber pertenecido en su juventud a las Waffen-SS, unidad del partido nazi y cuerpo paramilitar de combate particularmente activo en la perpetración del Holocausto. Aseguró que su ingreso no fue voluntario y que fue destinado a los 17 años en Dresde, donde sirvió en la Décima División Blindada Frundsberg. Ante estas revelacionesrecibió fortísimas críticas, y el expresidente polaco Lech Walesa pidió incluso que devolviera su condecoración como ciudadano ilustre de Gdansk.

Grass fue una de las figuras destacadas de la vida literaria y civil de Alemania y Europa tras la Segunda Guerra Mundial. En su producción destacan también El gato y el ratón y Años de perro, que junto a El tambor de hojalata constituyen la denominada trilogía de Danzig (el nombre alemán de la ciudad polaca de Gdansk). Otras obras son: El rodaballo (1977), En el cuarto trastero (1982), Un vasto campo (1995), Últimas danzas, novela que publicó en 2003; Mi siglo, una recopilación de sus reflexiones sobre cada uno de los años del siglo XX, incluida una sobre el bombardeo nazi de Gernika en la Guerra Civil, y ensayos políticos como Alemania: una unificación insensata. También destaca por su obra dramática con obras como Los plebeyos ensayan la rebelión.

Compromiso político
Grass, que pese a su cercanía al canciller Brandt más tarde se distanció del Partido Socialdemócrata, participó en buena parte de los debates políticos de las últimas décadas. En 1990 se mostró contrario a la unificación alemana. "La espeluznante experiencia de Auschwitz, que no se puede comparar con nada, excluye la posibilidad de un solo Estado alemán", decía el escritor en febrero de 1990, tan solo ocho meses antes de que la República Democrática Alemana se disolviera. Grass habría preferido una confederación de Estados alemanes.

En 1989 firmó la carta que reclamó al entonces presidente de Estados Unidos George Bush (padre) un diálogo con Nicaragua. También fue implacable crítico con la política seguida por su hijo, George W. Bush, al que consideraba una amenaza para la paz mundial por su actuación en la guerra de Irak. Defendió a Salman Rushdie cuando este autor recibía amenazas de muerte del régimen iraní por su obra Versos satánicos. Criticó con dureza en 1997 el suministro alemán de armamento a Turquía y la denegación de asilo al pueblo kurdo.

Fuente: Diario El País de Madrid