F Fiodor Dostoievski. Memoria y presencia - Carlos Sánchez Viamonte

Fiodor Dostoievski. Memoria y presencia

Resulta muy difícil sino imposible tomar distancia afectiva respecto de los relatos de Fiodor Dostoievsky de cuya muerte se cumplieron el 9 de febrero ciento cuarenta años.


En efecto, quien haya recorrido las páginas de la novela Crímen y castigo, se seguirá conmoviendo por la intensidad del relato. La indagatoria acerca de la cuestión de la culpa. La figura de Raslkonikov se torna omnipresente como del personaje de Las memorias del subsuelo o el de Noches blancas.

Otro tanto ocurre con El jugador y sus desventuras o Las memorias de la casa de los muertos en la que Dostoievsky relata su experiencia en prisión. El encarcelamiento del escritor fue la condena por participar de un levantamiento contra la tiranía zarista.

En el pensamiento y en la obra de Dostoievsky confluyen elementos del cristianismo primitivo y del socialismo.

La confrontación entre estas perspectivas se manifiesta en algunas de sus novelas más importantes.

Pionero del existencialismo literario, la indagación psicológica es notoria en los relatos y hasta cuestiones como la epilepsia y ciertos estereotipos de patologías psíquicas.

Las cuestiones éticas y ciertas situaciones dilemáticas emergen en El Idiota y novelas como Los endemoniados.

Magna obra, Los hermanos Karamazov, alcanza las cumbres de la mejor literatura universal con los arquetipos del místico, el psicópata, el nihilista revolucionario enfrentados a las tragedias, las situaciones límites y la fatalidad.

Fiodor Dostoievsky un autor cuya obra es perenne más allá de su vida atormentada.

El gran escritor Coetzee lo retrata en cierta forma en novela El maestro de Petersburgo.

Acercarse a los libros de Dostoievsky es incursionar en un universo singular y apasionante.

Carlos A. Solero
Febrero de 2021

CONVERSATION

Suscríbase

* indicates required