Actualización de las obras en la Biblioteca

Las refacciones en la Biblioteca Carlos Sánchez Viamonte están en su última etapa, y aunque todavía falta, cada vez es menos.

Esta semana terminará de pintarse el frente de la casa, que ya empezó a trabajarse. En el interior, se terminó con la pintura y reparación del techo corredizo, gracias a lo cual pudo liberarse el último salón, donde estaban las cajas con los libros, que ahora están a resguardo en el patio.

Se terminaron de pintar las celosías, que ya fueron colocadas nuevamente, y también van de negro los marcos de hierro y la cortina metálica del frente.

En la puerta de calle se instacó, además, un portero eléctrico que funcionará como resguardo los días en que se realicen actividades en los salones interiores.

La sala del fondo se pintó por completo, y se repararon sus techos, marcos de madera de las puertas, que fueron pulidas como las del resto de la casa, y se abrió la puerta que conecta a la secretaría con esta sala, que permanecía cerrada. De esta manera, todos los salones de la casa están conectados internamente.

También la semana que pasó se pudo terminar con la instalación de luces en todos los salones, con lámparas de bajo consumo cálidas. En lo que hace a la electricidad, que fue totalmente renovada, sólo queda la iluminación del frente y colocar los últimos apliques en el patio.

En los próximos días, cuando se finalice la pintura del frente de la casa, comenzará el pulido de todos los pisos de madera, que serán plastificados.

Además, está previsto que se inicien los trabajos de herrería para reparar la parte baja de la cortina metálica del frente y colocar la puerta antipánico en la entrada lateral de la Biblioteca, donde se emplazará la rampa para discapacitados.