La violencia está en nosotros

de James Dickey
(La Bestia Equilátera, Buenos Aires, 2015, 280 páginas)




La contratapa del libro afirma que fue “Elegida por la revista Esquire y la editorial Modern Library como una de las mejores novelas de la historia de la literatura.” Más allá de esta valoración subjetiva y posiblemente exagerada, Deliverance (en inglés: liberación, salvación) es una gran obra.

James Dickey (Georgia, 1923/Carolina del Sur, 1997), Poeta laureado por la Biblioteca del Congreso y ganador de Nacional Book Award debido a su libro de poemas Buckdancer´s Choice, además de La violencia está en nosotros (1970) sólo escribió dos novelas: Alnilam (1987) y To the White Sea (1993).

Aunque aparentemente puede entenderse como una película de acción física (tuvo su versión cinematográfica: Deliverance, 1972, de John Boorman, con John Voigth y Burt Reynolds, y en la que Dickey escribió el guión e hizo un pequeño papel de sheriff), se abre a múltiples interpretaciones. En principio la tediosa cotidianeidad, marcada por trabajos que siempre terminan siendo tediosos .Es tan aplastante ese aburrimiento que cuatro amigos, de los cuales solo uno es soltero (Bobby), resuelven emprender una excursión durante un fin de semana por una región desconocida de Georgia. Pero esta decisión desde un primer momento se vislumbra insensata ya que deben hacerlo en canoas, cuya práctica casi desconocen, como tampoco poseen datos ciertos de cómo llegar al destino programado. Además, no tuvieron en cuenta que la Naturaleza es sabia y hermosa, pero también puede ser fatalmente cruel. Y por si no fuera suficiente, en esa zona desolada deambulan hombres malvados.

Deslumbra cómo el autor describe la marcha de dos canoas entre los rápidos, sorteando rocas, atravesando cataratas inesperadas y siempre surcando el río en medio de bosques impenetrables y acantilados propios de un país de gigantes. Su prosa es precisa, como si se operase una sinestesia: más que describir fotografía los paisajes con las palabras, refiere mínimos detalles, sutilezas, ínfima variaciones de colores, y sus frases son armoniosas, de un ritmo preciso. Además, si se quisiera enumerar las frases bellas habría que acometer un opúsculo que se sirviera como complemento del texto: “Y ya sentía que en ese ambiente tan tranquilo se me aceleraba la respiración y noté durante unos momentos el sonido del río, como quien oye algo detrás de una puerta.” /”Los árboles y las hojas eran tan densos que la vista se perdía en la inútil complicación del follaje y los troncos en la oscuridad creada por tanta vegetación…”

Descomunal la traducción de Rafael Vázquez Zamora, que es en sí misma una pieza literaria.

La novela está protagonizada por hombres (los cuatro exploradores y dos desconocidos) y en sus relaciones se palpita una homosexualidad latente. Es más, uno de los amigos es violado. Asimismo, otro resulta herido pero logra curarse (Ed, el protagonista que narra en primera persona), otro muere asesinado (Drew) y Lewis (el gestor de la descabellada aventura), es víctima de un accidente que lo deja cojo. Dos asesinos desconocidos son muertos por los amigos en defensa propia, pero se encuentran con el dilema de que no podrían demostrarlo y estarían en dificultades ante la policía y la justicia ya que en esa zona ajena no sería raro que los acusaran de asesinato.

Es decir, se encuentran con el horror y la desesperación. Además pueden morir en cualquier recodo del río, y de este modo la narración se va tornando tensa, asfixiante e irrespirable. ¿Los que vieron la película habrán cerrado los ojos para soportar tantas escenas de angustia y suspenso?

Por si no fuera suficiente, la violencia sufrida por Ed lo transforma en un ser brutal, dispuesto a todo y a punto de volverse loco (“Puedo cortarle los genitales que él iba a usar en mí. O cortarle la cabeza sin dejar de mirarlo a sus ojos abiertos. O comérmelo.”). También la culpa acosa a los tres amigos sobrevivientes.

La violencia está en nosotros es una novela imprescindible: un buen lector no puede perdérsela.

Germán Cáceres

Este libro forma parte del catálogo de la Biblioteca. Siendo socio puede retirarlo para su lectura.