Hermanos de sangre

Una novela berlinesa
de Ernst Haffner
(Seix Barral, Buenos Aires, 2015, 248 páginas)



El título alude a una pandilla de muchachos que operaba en el Berlín de 1930, en plena República de Weimar. Se trata de jóvenes desempleados que sufren hambre y sueño ya que no tienen donde dormir. Huyen de correccionales y carecen de hogar porque sus padres murieron durante la Primera Guerra Mundial o andan vagabundeando por la ciudad. La represión que ejerce la policía y el sistema judicial a través de reformatorios y prisiones es cruel y despiadada. El desenlace de toda esta miseria no podía ser otro que el alcoholismo, el robo, la prostitución, las enfermedades, el tabaquismo y demás calamidades. Uno tiene la impresión de estar leyendo el guión de una película neorrealista italiana. Ciertos barrios de Berlín ofrecen un aspecto desolador, por momentos Haffner compone una sinfonía del horror: “¡Tanto calor que reina un hedor infernal! Las emanaciones de cientos de cuerpos sin lavar, de la ropa desgastada y mugrienta, y la nube de tabaco hierven, se cuecen en la atmósfera caliente” /”En el retrete, algunos muchachos se ofrecen por veinte céntimos o por un puñado de cigarrillos.” Hay que recordar que después de esta situación social siniestra y repugnante el nazismo tomó el poder.

El autor ejerció el periodismo y fue trabajador social mientras permaneció en Berlín (entre 1925 y 1933). Posiblemente estuvo en contacto con estos mismos chicos de la calle que describe con tanta fuerza y convicción. Y su prosa de frases cortas, desprovista de imágenes, es despojada, tajante, como esculpida en piedra con un buril. La traducción de Fernando Aramburu es superlativa.

Más que una novela, es una colección de crónicas veristas, que no sólo se convierten en un documento histórico de esa época, sino que conmueven al lector, que pese a las fechorías de estos muchachos termina sintiendo piedad por su destino. El escritor y eminente crítico cinematográfico Siegfred Kracauer (autor del consagrado ensayo De Caligari a Hitler, 1947) opinó:”He de confesar que rara vez he leído descripciones de ese ambiente relatadas de una forma tan fascinante”.

Se sabe poco de Ernst Haffnar, que parece surgido del libro Bartleby y compañía (2000), de Enrique Vila-Matas. Hermanos de sangre y otros escritos suyos fueron quemados por los nazis (la Cámara de Escritores del Reich convocó al autor para deliberar sobre su obra), y no hay datos sobre su nacimiento o acerca de su muerte. Además, los archivos del editor fueron destruidos por los bombardeos de la Segunda Guerra Mundial. Antes de publicarse la novela en Alemania en 2013, un diario hizo un llamado a sus posibles herederos o a quien pudiera suministrar datos sobre el escritor, sin recibirse respuesta.

Germán Cáceres

Este libro forma parte del catálogo de la Biblioteca. Siendo socio puede retirarlo para su lectura.