Ponerse la camiseta de las bibliotecas populares

Escritores y actores dieron su apoyo a la Conabip, que creó Sarmiento.

Claudia Piñeiro

Hay una expresión que proviene del mundo del deporte y que se usa para indicar compromiso y adhesión: "ponerse la camiseta". Las personas, literal y figuradamente, se ponen la camiseta de un club de fútbol, de un partido político, de una banda de rock. Ahora llegó la oportunidad de participar en la promoción de las bibliotecas populares, las instituciones quizá más nobles que existen en el país. La Comisión Nacional de Bibliotecas Populares, creada por Domingo Faustino Sarmiento en 1870, lanza mañana, Día de las Bibliotecas Populares, la convocatoria denominada "Socios de la Lectura". Para ella se convocó a escritores, actores, divulgadores de ciencias y artistas de diferentes disciplinas para que den su testimonio como amantes de la lectura. Entre los que se pusieron la camiseta en defensa de las bibliotecas populares figuran Claudia Piñeiro y Juan Sasturain, Iván de Pineda y Luis Pescetti, Abelardo Castillo y Diego Golombek.

Leandro de Sagastizábal, presidente de la Conabip, cuenta que esta acción puntual persigue dos objetivos: "Acercar más gente a las bibliotecas populares y darles mayor visibilidad. Ésta es una más de las actividades que venimos realizando, que incluyen desde jornadas de innovación creativa hasta encuentros con las bibliotecas en todo el país". Mañana, la Conabip festeja el Día de las Bibliotecas Populares con la presentación de una original campaña en la sede de la Biblioteca Popular Sánchez Viamonte (Austria 2154), a las 18. En un spot grabado, varias figuras públicas compartirán alguna experiencia personal vinculada a una biblioteca e invitarán al público a acercarse a la biblioteca popular más cercana y asociarse. Ser socio de una biblioteca popular no supera los cincuenta pesos.

"En esta convocatoria participa gente que es reconocida por su amor a los libros. Escritores, actores, figuras públicas vinculadas a la cultura, deportistas, que tienen en común considerar que los libros y la lectura son de un enorme valor para la sociedad", dice De Sagastizábal.

GPS de bibliotecas
El complemento de la campaña que se lanzará mañana es el buscador georreferenciado de bibliotecas populares, disponible en el portal de la Conabip, que sirve para identificar en el radio cercano del usuario las bibliotecas populares más próximas. La Conabip, que depende del Ministerio de Cultura de la Nación, colabora con las bibliotecas para que puedan tener nuevos asociados.

En una segunda etapa de la campaña se programa un cronograma federal de visitas de los socios de la lectura a las bibliotecas populares. Mediante un ciclo de charlas se promoverá la participación de nuevos públicos y asociados, donde los convocados se transforman en motivadores del compromiso de la comunidad con sus bibliotecas. El marco jurídico de las bibliotecas populares admite a los "socios benefactores", que pueden aportar sumas superiores a las de la cuota social. ¿Habrá empresarios, políticos, conductores de televisión y otra gente adinerada entre los socios de la lectura? Las bibliotecas populares los esperan con las puertas abiertas.

Daniel Gigena
Diario La Nación, jueves 22 de septiembre de 2016