Cuerpos extraños

de Cynthia Ozick
(Lumen, Buenos Aires, 2014, 336 páginas)


La autora escribió su tesis doctoral sobre Henry James y el libro se inicia con una cita de una novela importante de este maestro de la literatura norteamericana: Los embajadores (1903). Precisamente, Cuerpos extraños –que, por otra parte, admite múltiples lecturas- puede entenderse como su réplica, pues mientras James veía en París –más allá de sus reparos- un ejemplo del faro luminoso de la civilización y la cultura europeas, aquí –la acción está situada en 1952- tras la visita de la protagonista Bea a la capital francesa, se extrae la conclusión contraria: es un continente que atrasa y en su población está arraigado el antisemitismo.

Ozick describe el infierno que vive la familia de clase media norteamericana Nachtigall, algunos de cuyos miembros alcanzaron las capas altas y otros descendieron a las bajas. Se trata de personajes neuróticos, como la acomplejada Bea, el soberbio y arrogante Marvin (su hermano) o Leo Coopersmith (su ex esposo, que fabula fantasías sobre su capacidad artística). La desinteligencia de sus integrantes es absoluta: exhiben conductas patológicas extremas, pese a estar ubicados en la sociedad como personas en apariencia normales. Los diálogos que mantienen son metralla pura, se agraden entre ellos sin contemplaciones y hay un maltrato verbal y un sadismo constantes. Sucede que todos –incluido el exitoso Marvin- están dominados por la angustia, la frustración y un fuerte sentimiento de culpa: esencialmente son débiles y nada felices.

La prosa de Cynthia Ozick es estupenda, de relevante soltura y plena de imágenes soberbias: “Ellos debían obedecer sus designios, porque él era la esencia, la emanación de un caldero avivado por demonios, la vibración que nace del corazón de un tornado, agitada por el ímpetu de una armada de divinidades”. La estructura de la novela está articulada de un modo original y espléndido, siendo uno de sus recursos el género epistolar. La traducción de Eugenia Vázquez Nacarino se puede calificar de impecable.

Cynthiz Ozick (Nueva York, 1928) es candidata permanente al Premio Nobel. Según Silvina Friera (Página/ 12), entre sus narraciones se encuentran Levitación, Virilidad, Los papeles de Puttermesser y El mesías de Estocolmo, en tanto sus ensayos incluyen Art & Ardor, The Din in the Head, Metaphor & Memory, Fame & Folly y Quarrel & Quandary. En 2012, la novela Cuerpos extraños estuvo nominada al Orange Prize.

Germán Cáceres

Este libro forma parte del catálogo de la BibliotecaSiendo socio puede retirarlo para su lectura.