La vegetariana

de Han Kang
(Bajo La Luna, Buenos Aires, 2012, 184 páginas)


Han Kang es una escritora nacida en Gwangju, Corea del Sur (1970), que brinda con La vegetariana una novela perturbadora y amarga sobre la época contemporánea.

La primera parte, que lleva el mismo título que el libro, está contada por el marido de Yeonghye, un hombre que sólo ambiciona no pelear ni discutir con su mujer, de la que no reclama grandes entregas (“Su manera de ser sobria, sin ninguna frescura, ingenio ni elegancia, me hacía sentir cómodo.”) Pero a los cinco años de casados, ella se vuelve herbívora en forma terminante y tira la abundante carne que había en la heladera porque no puede soportar su simple visión. A partir de allí se precipita el caos: ella adelgaza sin límites y sus padres, hermanos y esposo le cuestionan esta decisión. Hay una pelea familiar estupendamente desarrollada por la narradora coreana, cuyo intenso dramatismo incluye un intento de suicidio.

En la segunda parte (“La mancha mongólica”), los conflictos crecen hasta precipitarse en los siniestros abismos del alma. Hay un desborde sexual por parte del marido de Inhye - la hermana de Yeonghye-, y los tres personajes bordean las espantosas tinieblas de la locura.

Los sueños ocupan un lugar importante en sus vidas porque son simbólicamente premonitorios de un futuro signado por la desesperación. Por otra parte, Han Kang desgrana información por cuentagotas y el procedimiento suscita el interés del lector.

La tercera y última parte (“Los árboles en llamas”) se centra en la caída de las dos hermanas en el desaliento y la absoluta soledad.

El renunciamiento de Yeonghye puede entenderse como una búsqueda de purificación en medio de una sociedad atrapada por el consumismo y la hipocresía, o también como la elección de un camino lento hacia la autodestrucción. El sentimiento de muerte sobrevuela la historia: “La cara de la muerte, que se había acercado para ponerse a su lado, le era familiar, como alguien de su propia sangre que hubiera perdido hacía tiempo y hubiera vuelto a encontrar”.

La novela –aunque no su espíritu- ostenta una clave clínica: la obsesión por el mundo vegetariano y las patologías alimentarias, así como las neurosis que sufren los personajes, sobre todo en el caso de Yeonghye.

El estilo de Han Kang es terso, reposado y, no obstante su concisión, por intervalos se embellece de figuras e imágenes: “Pimpollos semiabiertos de color vino y rojo se derramaron espléndidamente sobre sus hombros y espalda y finos tallos descendieron por sus costados”. Excelente y muy meritoria la traducción de Sum-me Yoon.

Germán Cáceres

Este libro forma parte del catálogo de la Biblioteca. Siendo socio puede retirarlo para su lectura.