F Industria cultural y alienaciٖón de masas - Carlos Sánchez Viamonte

Industria cultural y alienaciٖón de masas

En su magistral ensayo titulado Dialéctica del iluminismo Theodor W. Adorno y Max Horkheimer, explican cómo opera la maquinaria propagandística del capitalismo contemporáneo para perpetuar la dominación y explotación en la sociedad de masas.


En efecto, en este ensayo escrito después de la Segunda Guerra Mundial, los autores despliegan su herramental teórico sobre diversos tópicos incluido un exhaustivo análisis de lo que llaman la industria cultural.

Esta, la industria cultural, abarca desde la industria cinematográfica, radiofónica y gráfica hasta la publicidad de mercancías.

La cuestión no es solo la venta y consumo de objetos sino también de ficciones que “alimenten” las ilusiones y expectativas de las masas sumergidas. Es la “venta de un estilo de vida”, con héroes y heroínas, divas y villanos. Ficciones que “ayuden” a escapar de la gris cotidianeidad en las sociedades desiguales e injustas.

Basta encender un receptor para percibir que “existen mágicas soluciones para todo”, cosmética capilar y dermatológica, odontología, jardinería o prácticas deportivas.

Lo que Byung Chul Han denomina sociedad de la transparencia es a la vez la sociedad del cansancio y del rendimiento. Un enjambre con múltiples tramas que desde hace décadas cuenta con la informática generando la ilusión de comunicación cuando en realidad el efecto es el aislamiento y la soledad en la multitud.

Múltiples paradojas y contradicciones camufladas por los mensajes que incitan al consumo compulsivo.

En su célebre novela El lobo estepario Herman Hesse desliza esta reflexión que desde nuestra perspectiva mantiene vigencia: “A los verdaderos hombres no les pertenece nada. El tiempo y el dinero pertenece a los mediocres y superficiales”.

Carlos A. Solero
Febrero de 2021

CONVERSATION

Suscríbase

* indicates required