Simone Weil, el cuerpo y las palabras

El 3 de febrero de 1909 nació en París Simone Weil. Filósofa, militante social, combatiente antifascista.


Más que las palabras que fueron cruciales en su existencia de pensadoras lo que la define mejor es su accionar.

Simone Weil experimentó a largo de su vida una serie de “conversiones”, es decir cambios que iban profundizando su compromiso social dejando de lado posturas metafísicas, afirmándose en una actitud existencialista, agonista del presente al decir de Albert Camus.

En efecto, perteneciendo a una clase acomoda se proletarizó y su testimonio el libro La condición obrera da cuenta de la experiencia padeciendo la explotación y la alienación que provoca el capitalismo.

Las obras de S. Weil se publicaron de manera póstuma y son una interpretación singular del materialismo histórico de la noción de religión como vínculo vital con la naturaleza y el cosmos. Esto significó su replanteo respecto de la lucha de clases tomando partido e involucrándose con las oprimidas y oprimidos de toda latitud.

Cabe recordar que Simone Weil participó no sólo en la Guerra Civil Española sino también en la revolución social Libertaria ibérica como miliciana anarquista de la columna Durruti.

El pensamiento de Simone Weil es complejo e incita a una profunda reflexión sobre la condición humana.

Vivió en carne propia la barbarie del antisemitismo y las persecuciones. Nada de eso la hizo claudicar de sus profundas convicciones humanistas.

Su vida, que se apagó en 1943 fue todo un acto de solidaridad y altruismo, convencida que la única senda hacia la emancipación es la lucha colectiva y solidaria.

Carlos A. Solero
Miércoles 3 de febrero de 2021