El escritor Carlos Penelas, varado en un crucero en Europa

El escritor Carlos Penelas, responsable del Taller Literario en nuestra Biblioteca, se encuentra en un crucero en Europa junto a su esposa Rocío Danussi y un contingente de casi 500 pasajeros en grupo de riesgo. La intervención diplomática es urgente.


Carlos Penelas y Rocío Danussi partieron el 3 de marzo desde Buenos Aires en el barco Costa Pacífica de Costa Cruceros, con destino a Málaga, España. Forman parte del contingente "El Retorno", compuesto por unos 500 inmigrantes o hijos de inmigrantes españoles e italianos que replicaban en el transatlántico el viaje que ellos o sus antepasados hicieron al venir de Europa. La mayor parte del contingente son personas de más de 70 años, con muchos de más de 85. 

En medio del viaje estalló la crisis global del Coronavirus, Italia y España cerraron sus puertos y a partir de ahí entraron en una especie de limbo, ya que un día después la Argentina bloqueó el ingreso de aviones mientras ellos bordeaban África rumbo a Europa, buscando un puerto que autorice el desembarco, supuestamente en coordinación con Cancillería Argentina para autorizar un vuelo que los traiga de regreso.

La última indicación era que podrían bajar en Marsella, Francia, este jueves 19 de marzo, pero sólo pudieron desembarcar pasajeros franceses y este viernes siguieron viaje a Génova, Italia, donde el foco de la pandemia es peor, y sobre todo, lo que siempre quisieron es no tener que desembarcar salvo para subir a un avión rumbo a la Argentina. En el barco están bien, no hay enfermos ni infectados, pero hay nervios, incertidumbre lógica y preocupación sobre si la empresa Costa los obligará a bajar desentendiéndose de los pasajeros.

Hace tres días liberaron el wifi del barco solamente para mensajes de texto de Whatsapp. Desde el barco emitieron un comunicado exigiendo por escrito tanto al capitán de la embarcación D. Massimo Pennisi y su equipo, como al Director Comercial Fernando Maximiliano González información detallada de la forma en que se realizará el desembarco aclarando que la comunidad de El Retorno sólo descenderá de la embarcación en caso de tener detalles minuciosos del procedimiento y de las medidas sanitarias hasta la repatriación, o procedan darles regreso por vía marítima, siempre garantizando altas condiciones de seguridad.

Esta posición ya ha sido notificada al consulado argentino en Francia, posteriormente al de Italia, y al Ministerio de Relaciones Exteriores de Argentina en tanto garanticen la preservación de salud y seguro regreso. En estos momentos cada hora es crucial, y es necesaria la intervención urgente de las autoridades diplomáticas para garantizar el regreso de los pasajeros al país.