El nombre del juego es muerte

de Dan J. Marlowe
(La Bestia Equilátera, Buenos Aires, 2015, 224 páginas)


“Ese día renuncié a la raza humana. Nunca volví a mi trabajo. Desde entonces, nunca más busqué empleo. A partir de ese momento, sólo trabajé fuera de la ley. Si así eran las cosas, jugaría con sus reglas.”

Esa resolución la adoptó el protagonista (que a veces utiliza el nombre de Roy Martin y otras el de Chet Arnold) siendo muy joven ante una decisión injusta adoptada por una comisaría y un juzgado en complicidad con una comunidad del norte de Ohio. A partir de esa determinación inició una carrera implacable hacia el crimen, en la cual asesinar era moneda corriente. En su exceso de defensa contra una sociedad autoritaria y deshonesta se sumerge en la delincuencia, pero el lector le toma cierta simpatía porque se especializa en robar bancos y en matar principalmente a maleantes y a policías corruptos. Su frío profesionalismo y su falta de escrúpulos trae a la memoria al célebre Parker, de A quemarropa (1962), de Richard Stark.

El nombre del juego es muerte está considerada la mejor novela de Dan J. Marlowe (escribió unos veinte títulos), que nació en 1914 (Massachussets) y falleció en 1986 (California).

Comienza el libro con un robo a un banco en Phoenix, Arizona, que no sale del todo bien. Roy y el leal Bunny deben huir separados para burlar a la policía, y como aquél está herido su cómplice protegerá el botín. Roy recibe cartas y remesas provisorias, pero de pronto se interrumpen y entonces decide ir a Hudson, Florida, donde presumiblemente se encuentran Bunny y el dinero. Su firme determinación lo lleva a enfrentar con convicción las dificultades de todo tipo que se le presentan para recuperar lo robado. Al transitar por tantas rutas y carreteras y recorrer distintos estados de EE.UU., por momentos se tiene la sensación de que la novela policial derivará en el guión de una road movie.

En la magistral prosa de Marlowe, la acción y la intriga crecen hasta tornarse insoportables. Su estilo es directo, tajante, de frases cortas, y sólo refleja conductas y comportamientos. También utiliza en forma constante símiles de enorme inventiva, ironías a la manera de Chandler y ocurrencias inesperadas (“Había tanto silencio que lastimaba los oídos.”).

Como de costumbre, la traducción de Carlos Gardini es impecable.

Dan J. Marlowe obtuvo el Premio Edgar Allan Poe en 1977.

Germán Cáceres

Este libro forma parte del catálogo de la Biblioteca. Siendo socio puede retirarlo para su lectura.