Por aquel pedacito de cielo

de Cristina Villanueva
(Instituto Lucchelli Bonadeo, Buenos Aires, 2015, 72 páginas)



El poemario describe paisajes del alma, plenos en bellas imágenes y sentimientos positivos. La mayoría de los textos están escritos en prosa. En la formidable nota de la contratapa, Héctor Freire define a Por aquel pedacito de cielo como “Montajes y cruces ficcionales que desestabilizan, que ponen en conflicto y tensión la noción de género narrativo o la idea misma y cristalizada que se tiene de la poesía.”.

Hay citas de célebres personalidades literarias y principalmente de El placer del texto, de Roland Barthes.

La autora pone de manifiesto una exquisita sensibilidad para celebrar la vida y sumergirse en sus misterios. El amor a la literatura está presente a lo largo del libro (“La piedra del origen de lo inefable. Esa, anterior a las palabras. / Él encuentra en la boca de ella, entre la boca y el libro, el lugar casi lecho, donde la piedra se deshace en hebras y habla.”) (“Él con la barca la va a buscar. /Lo único que lleva son los libros.”)

Los que aman la lectura se sentirán identificados con esta colección de poesías. La literatura se muestra como tabla de salvación frente al dolor, porque la poeta opina que en ella se encuentra la sabiduría.

«El cielo tan deseado» iba a ser el título de la obra, pues puede resumir su esencia:”El cielo es de este mundo, sin la falsa armonía de los ángeles. Es la fiesta, la piel abrillantada por un mar, una mano, una mirada”. Y más adelante, en un poema en prosa, añade:”En mi cielo estabas, te preguntaba algo y contestabas o consultabas los libros, esperaba tu explicación con la sonrisa de la que recibe una joya”.

Cristina Villanueva es narradora, poeta, cuentacuentos y psicoanalista. Fue invitada a festivales de literatura oral y escrita en Colombia, Chile, Uruguay, España y Cuba. Es autora de Cuentos para convidar (Mima, 2002), Lengua Suelta (Generación, 2007/traducido al catalán), Relaciones Textuales (Patagonia, 2009) y Festín Efímero (Instituto Lucchelli Bonadeo, 2014).

Germán Cáceres