¿Qué libros debería leer un candidato a presidente?

Voces diversas del mundo de la cultura arman la biblioteca ideal -que es a la vez un retrato de la Argentina- para quien aspire a conducir el país.



Para entender la Argentina, para pensar el poder y la política, para diseñar políticas públicas y para ampliar horizontes: los libros señalados por representantes del mundo cultural componen un catálogo dirigido al próximo primer mandatario.

Horacio González (director de la Biblioteca Nacional)
No me considero apto para esta clase de asesorías y quizás de ninguna otra, pero es una tentación participar del tema. Se me ocurre entonces pensar (apenas pensar, no recomendar) en las Memorias de Adriano, de Marguerite Yourcenar, que tantos y tantos, en el último medio siglo, han leído con interés. Trata de las meditaciones melancólicas del político, del paso del tiempo, de lo volátil de la memoria y de las fidelidades, de las problemáticas herencias, de la vida como un misterioso legado, de las exigencias de una mirada tan aguda como iluminadamente escéptica para encarar las relaciones mutuas entre los seres humanos.

Gerry Garbulsky (organizador de TEDx Río de la Plata)
Los ángeles que llevamos dentro, de Steven Pinker. Reducir y, ojalá, eliminar la violencia es una de las cosas que creo que el próximo presidente debería y podría hacer. Pinker muestra que, contrariamente a lo que muchos sentimos, vivimos en el período de menor violencia de la historia. Para entender cómo erradicarla, es necesario entender qué hizo que bajara en el pasado y este libro lo muestra de manera magistral. También Armas, gérmenes y acero, de Jared Diamond. Los temas de conversación y el foco de nuestros líderes tienen un sesgo hacia el corto plazo que no es bueno. En este libro, se debate qué es lo que hace que las distintas civilizaciones florezcan o desaparezcan. Si el próximo presidente lo leyera, siento que tendríamos otros temas de conversación. Y Pasaje al futuro, de Santiago Bilinkis. En los próximos años el mundo tendrá cambios profundos en muchos aspectos críticos para nuestro país. Creo que el próximo presidente debería aprovechar estos cambios para que la Argentina crezca y resuelva muchos de sus grandes problemas. Este libro describe de manera brillante cuáles van a ser esos cambios y cómo podemos aprovecharlos.

Guido Indij (editor y librero)
Recomendaría Radiografía de la Pampa, de Ezequiel Martínez Estrada. En ella, el autor se aboca con todas los recursos del humanismo puesto a disposición a examinar y desmitificar los mecanismos y estrategias que construyeron esa mentira que llamamos Patria. Si bien Radiografía... fue escrita hace ya casi 80 años, Martínez Estrada lo hace a partir de un diagrama de lo que da en llamar invariantes históricos, con lo que encuentra elementos de análisis perdurables que le otorgan a la obra su permanente actualidad. Lo que de historia hay en esa obra es lo que hace a la biografía cultural de los argentinos.

Carlos Pérez (publicitario)
Anatomía de un instante, de Javier Cercas. Es la historia de Adolfo Suárez, el líder de la transición española. Un retrato de la necesaria inteligencia y generosidad que tiene que tener un líder si realmente quiere transformar un sistema y abrir el país a un futuro en el que todos se sientan parte de algo: "Todos ganamos, si todos estamos dispuestos a perder algo".

Dardo Scavino (filósofo y ensayista)
Le aconsejo leer La telaraña mediática, de Ramón Reig. ¿Qué dice Reig? Que el grupo necesita un presidente y que los candidatos no son nada sin el grupo. Viven, como quien dice, del grupo. Porque el grupo es lo más importante, mucho más que las agrupaciones. Este libro va a ayudarle a entender por qué el grupo predomina y por qué, para ganar las elecciones, escuchar a los comunicadores y los asesores de imagen es mejor que leer libros.

Gabriela Adamo (directora del Filba)
El río sin orillas, de Juan José Saer. Saer es un autor central para la literatura argentina contemporánea y toda su obra analiza, recorta y refleja nuestra sociedad. Este libro presenta un vuelo rasante por encima de la historia argentina, que va poniendo foco en cuestiones sociales, históricas, geográficas y políticas, por lo que es una gran manera -para el hipotético lector- de aunar la experiencia de una delicada expresión literaria con una aguda mirada "de contenido". Es algo así como la suma de muchas novelas y ensayos, en un texto breve, contundente y maravilloso.

Carlos Gamerro (escritor)
Creo que todo presidente debería hacer de Alicia en el país de las maravillas y su continuación, A través del espejo, sus libros de cabecera. En ellos, un presidente puede aprender, con la Reina de corazones, a gritar: "¡Que le corten la cabeza!" ante cada problema; con Humpty Dumpty, que las palabras quieren decir lo que a uno se le ocurre, sobre todo si uno es el jefe; con Alicia, a jugar juegos complejos donde las piezas son seres vivos que nunca siguen las reglas; con todos, finalmente, que la vida es un sueño y más aun la presidencia, sueño del que más tarde o más temprano (ocho años, con la mejor de las suertes) habrá que despertarse fatalmente.

Nicolás Prividera (cineasta)
Las ciento y una. Cartas quillotanas: La polémica Sarmiento - Alberdi (hay varias ediciones: Leviatán, Emecé). Parafraseando a Borges (que prefería el Facundo al Martín Fierro), podríamos decir que si la clase dirigente argentina hubiera repudiado con Alberdi "el crimen de la guerra" en vez de insistir con la eterna batalla sarmientina entre "civilización y barbarie", que aún la define, "otra sería nuestra historia y mejor". Pero Alberdi terminó en un exilio que preanunciaba su olvido, mientras que Sarmiento fue invocado por sucesivas generaciones, que -como el suicida Lugones- escribieron su especular hagiografía sólo para mayor gloria de "la hora de la espada", y el repetido sometimiento del pueblo que con sangrienta letra había (¿hay?) que "educar" para bien de la República. Por eso, la virulenta polémica que sostuvieron a mediados del siglo XIX todavía nos atraviesa, y puede ser leída con provecho en todos los despachos de la Patria.

Alberto Kornblihtt (doctor en Química, investigador del Conicet)
Cualquier político que ejerza el poder debería leer El Manifiesto Comunista, de Marx y Engels y, en especial por la historia argentina reciente, la Carta a la Junta Militar, de Rodolfo Walsh. Después recomendaría literatura de calidad y no best sellers ni libros de autoayuda. Mis favoritos les servirían para entender mejor la naturaleza humana y la no linealidad de los procesos sociales e históricos: Memorias de Adriano (Marguerite Yourcenar, en traducción de Cortázar), Conversación en La Catedral (Mario Vargas Llosa, escrito cuando aún no pertenecía a la "droite divine"), El tambor de hojalata (Günter Grass), Santa Evita (Tomás Eloy Martínez), Expiación (Ian McEwan), El hombre que amaba a los perros (Leonardo Padura) y Recuerdo de la muerte (Miguel Bonasso).

Fabiana Barreda (artista visual)
Recomiendo Alicia a través del espejo, de Lewis Carroll, porque deja cinco lecciones. 1) El ajedrez es una metáfora del poder: empezar como peón y coronarse como dama; 2) la soledad ética de confrontarse ante cada decisión y ante cada movimiento a realizar y cómo cada jugada modifica el juego total; 3) la creación de una nueva utopía social como un jardín de rosas humanizadas; 4) el sentido de las múltiples dimensiones de realidades que el poder afecta: como en Alicia, poder atravesar el espejo, crear lógicas nuevas para resolver problemas nuevos y encontrar soluciones creativas; 5) el humor y la posibilidad de renacer junto a un país mejorado luego de atravesar todo el tablero.

Adriana Rosenberg (directora de la Fundación Proa)
Los libros que elegí pensando en la tarea de alguien que asuma ese cargo responden a su densidad de sentidos, política y estética. Se trata de La montaña mágica, de Thomas Mann, un libro hermoso y terrible a la vez, que documenta la decadencia de una época, enfermedad, locura y preguntas que nos cuestionan ética y moralmente y dan a este clásico una tremenda actualidad. Y El Aleph, de Borges, un autor fundamental en cualquier biblioteca. Entre sus libros El Aleph concentra muchos de sus tópicos, además de ser un libro extraterritorial que expande la visión de la literatura argentina hacia lo universal.

Roberto Gargarella (constitucionalista y sociólogo)
Maldesarrollo. La Argentina del extractivismo y del despojo, de Maristella Svampa y Enrique Viale (Katz). Y ello porque el libro da un buen panorama de un problema que es apremiante en la Argentina y en toda América Latina, vinculado con el extractivismo y las nuevas formas de explotación económica, que colisionan con derechos de minorías actuales, y que ponen en riesgo aun a las futuras generaciones. De los últimos diez años, mencionaría La Constitución de la democracia deliberativa, de Carlos Nino, porque hace un estudio bien fundado, igualitario y realista acerca de cómo pensar la democracia. Y de todos los tiempos, los Manuscritos económicos y filosóficos de 1844, de Marx, que nunca pierden vigencia, en su rigor y humanismo.

Eduardo Jozami (abogado y referente de Carta Abierta)
Violencias de Estado, de Pilar Calveiro. Para que eviten adherir alegremente a propuestas que bajo las banderas de la lucha contra el narcotráfico, el terrorismo y el crimen organizado han generado una red mundial de violaciones a los derechos humanos, violencia y desconocimiento de las soberanías nacionales. El desacuerdo, de Jacques Rancière, o cualquiera de los libros de ese autor publicados en el último cuarto de siglo, que cuestionan la visión consensualista de la democracia que no ha impedido el fortalecimiento en las grandes naciones del racismo y las prácticas de exclusión. Y Estudios de historia económica argentina, de Eduardo Basualdo, texto imprescindible para entender los procesos de reestructuración del poder económico y la sociedad argentina entre 1976 y los primeros años del siglo.

Producción: Adriana Balaguer
Diario La Nación, domingo 27 de septiembre de 2015

Consulte nuestro catálogo
Para conocer cuáles de estos libros (u otros) se encuentran en nuestro catálogo, puedo consultarlo fácilmente a través de la web haciendo click acá.