La poética en la obra de María Cristina Ramos

de Zulma Prina y Paulina Uviña
(Editorial AALIJ, Buenos Aires, 2019, 150 páginas)


El ilustrativo prólogo de Graciela Pellizzari enuncia que el libro está destinado a tres tipos de lectores: 1) a los docentes, considerando a los niños como “sujetos literarios” a quienes se les posibilita “abrir las puertas para ir a jugar”. Y enuncia académica y exhaustivamente esas puertas literarias; 2) a los investigaros de poesía y narrativa de la Literatura Infantil, enfocada en el ingreso “al mundo ficcional”; 3) a sus autores-creadores, que podrán así encauzar la investigación hacia otro escritor. Esta exposición es una valiosa llave para leer el análisis realizado por Prina y Uviña.

Ambas aclaran que el propósito de su tarea es afirmar que María Cristina Ramos, “una de las autoras fundamentales dentro de la Literatura infantil”, señala “los valores éticos y estéticos a partir de la revaloración de la vida en todos sus niveles y instancias”. El ensayo informa que nació en Mendoza en 1952 –pero está radicada desde 1978 en la provincia de Neuquén–, es escritora, profesora de Literatura, capacitadora docente y obtuvo numerosos premios (entre ellos el Premio Nacional Fantasía Infantil 1997 y el Premio Pregonero de la Fundación El Libro 2002). Es además titular de la Editorial Ruedamares.

Prina y Uviña teorizan sobre la Literatura en sus vertientes narrativas y líricas, reivindicando el valor de la palabra. Y citan los textos didácticos de Ramos que abordan el lenguaje poético.

Al meditar sobre la simbología de la creadora investigada, la definen como vinculada al pensamiento ancestral y a los elementos primordiales: el agua, la tierra, el aire y el fuego.

Notable el capítulo II, en el que plasman un análisis profundo y exhaustivo sobre sus poesías, que se nutren de las culturas originarias latinoamericanas (“La voz mantiene el ritmo y el acento constante como esencia poética, como rumor del agua, como sonido del viento, como espera y silencio al correr de cada palabra”.) Y sostienen que “…le sale a la luz la tristeza ancestral por un mundo perdido…”

Con idéntica idoneidad se acercan a su narrativa y comentan que sus cuentos poseen visos de poesía. Y la presencia del agua es fundamental, tiene poderes y es mágica, como afirmaban los antiguos, cuya sabiduría no se discute. Sus relatos fueron urdidos a partir de leyendas y la comunidad mapuche está presente en muchos de ellos. También abundan las narraciones con animales, los que adoptan comportamientos humanos.

Zulma Esther Prina es Profesora en Letras por la U.B.A. y posee varias maestrías. Es investigadora en Literatura Infantil y Juvenil y en Literatura Hispanoamericana. Colabora en revistas del país y de España. Tiene veinticinco libros publicados de ensayo, novela y poesía.

Paulina Carmen Uviña es Profesora de Letras en la Universidad de la Patagonia San Juan Bosco. Está radicada en Comodoro Rivadavia, donde desarrolla actividades educativas y culturales. Es editora de la revista digital El Mangrullito Patagónico. Ha creado junto a docentes y escritores el CEPROLEC (destinado a la promoción de la lectura- Premio Pregonero a Institución 2012).

Germán Cáceres