Sabina en el Congreso de la Lengua

El cantautor español participó del panel "Poesía y diversidad cultural" en el encuentro llevado a cabo en Córdoba. Aquí, el video de su discurso.


"Antes que nada, qué maravilla de teatro, me da mucho gusto estar aquí. Si no me hubiera invitado Luis (García Montero del Instituto Cervantes) me lo hubiera perdido", manifestó Joaquín Sabina ante un público fervoroso en el Teatro del Libertador San Martín.

"Comprenderán ustedes que ante tantos poetas y tantos eruditos me siento un poco impostor, pero siempre me ha gustado sentirme así, es decir, asistir a fiestas que se supone no tendría por qué ser invitado", dijo en el marco del  VIII Congreso Internacional de la Lengua Española (CILE) 2019 que se celebró en Cordoba, del 27 al 30 de marzo.

"No estoy en absoluto dotado para la teoría y la erudición, aunque con el auge de los pequeños nacionalismos que, por desgracia, estamos sufriendo en el mundo, yo me considero de una patria mucho más grande que es mi lengua española y creo que es un milagro que ustedes se hayan reunido para opinar de poesía y palabras llenas de magia porque la misma lengua que sirve para pelearse con alguien en un bar o para cualquier cosa sirve para darle unas gotitas de magia", sostuvo.Sabina fue ovacionado por todo el público presente.

A continuación leyó un poco de su prosa y un par de poemas, porque en esta oportunidad "no teorizaré", dijo.

En su lectura de prosa mezcló algo de las letras de sus canciones, "porque me explican un poco", adujo el poeta y pintor.


Aunque no habló en forma directa de poesía, en medio del texto pronunció algunas de las letras de sus canciones: "Me daban las 10 y las 11 y las 12 y la una; todas las calles se llaman melancolía; ruleta rusa, de escribirle una carta póstuma a Garzón; de tantas bocas adorables que nunca serán mías; tengo una mala salud de hierro, y una rubia me tira un beso desde el público aprovechando un despiste de su novio, ese idiota moreno que juega al baloncesto", entre otras.

Al finalizar su alocución, el cantautor recibió un cerrado aplauso y el grito del público enfervorizado que pedía que entone algunas de sus canciones, a lo que Sabina contestó: "¡Si ustedes supieran la emoción que siento por no tener que cantar en esta ocasión!" y se retiró del escenario dejando el lugar inundado de su poesía urbana.