Salida fotográfica: Rosedal

Uno de los jardines más hermosos de la ciudad cumplió cien años, y lo recorreremos para fotografiarlo en todo su esplendor en una salida fotográfica especial, el sábado 13 de diciembre de 10 a 12:30 horas, con un encuentro posterior para analizar las fotografías. Los cupos son limitados, y ya pueden reservarse.


A modo de complemento de nuestro Taller de Fotografía Inicial, pero también abierto a todos los amigos que quieran sumarse, el sábado 13 de diciembre de 10 a 12:30 horas realizaremos una salida fotográfica al Rosedal, junto a Emiliano Penelas.

El cupo de asistentes es limitado, para lo cual es necesario reservar su lugar en nuestra Biblioteca, Austria 2154, de lunes a viernes de 16 a 20 horas, escribiendo a carlossanchezviamonte@yahoo.com.ar o llamando al 4802-8211. Luego de la salida está prevista un encuentro para analizar y compartir las fotografías tomadas durante la misma.

El costo de la salida es de $75 para quienes estén cursando el Taller de Fotografía Inicial o sean socios de la Biblioteca, y $100 para el público en general.


Historia
El Rosedal de Palermo fue inaugurado el 24 de noviembre de 1914 dentro del Parque 3 de Febrero. Fue diseñado por el ingeniero agrónomo Benito Carrasco que por entonces tenía 37 años. Dentro de este jardín de casi 4 hectáreas crecen unas 8.000 rosas de 93 especies diferentes. Además, tiene otros atractivos, como el lago y el puente blanco, que lo convierten en uno de los espacios verdes más frecuentados por los vecinos de Buenos Aires y los turistas que la visitan.

Durante su labor en la Dirección de Paseos, Benito Carrasco trabajó bajo las directivas del célebre arquitecto y paisajista francés, Carlos Thays, a quien ya conocía. Thays había sido el director de la tesis con la que Carrasco se graduó, a los 23 años, como ingeniero agrónomo en la Facultad de Agronomía y Veterinaria de la Universidad de Buenos Aires.

De esta manera, Carrasco se convirtió en el discípulo más notable de Thays y, cuando éste dejó la Dirección de Paseos en 1913 después de 22 años de gestión, Carrasco ocupó el cargo de su maestro. El Rosedal fue una gran manera de darle continuidad a la serie de notables obras encaradas por Thays, entre las cuales se encuentran el diseño del Jardín Botánico, del Parque Avellaneda, del Parque Lezama y la reforma del mismo Parque 3 de febrero, entre otras.


Sus atractivos
Este jardín, cuidadosamente diseñado, fue premiado, en el 2012, con el Garden Excellence Award, otorgado por la Federación Mundial de las Sociedades de Rosas (WFRS). Las especies más comunes son la rosa sevillana, de color rojo brillante, la Johan Strauss, la Charles Aznavour y la Frederic Mistral (las tres de tonalidades rosadas) y la Elina, de color amarillo claro.

Entre los rosales se levantan bustos de poetas famosos, a quienes se rinde homenaje en el Jardín de los Poetas. Allí conviven Dante Alighieri con Jorge Luis Borges, Antonio Machado y Federico García Lorca con Alfonsina Storni, entre otros.

Muy cerca está el Patio Andaluz, construido en 1929 y obsequiado por la ciudad de Sevilla a la ciudad de Buenos Aires. En la fuente, ubicada en el centro del patio, se puede leer la dedicatoria que acompaña al regalo: “A la caballerosa y opulenta ciudad de Buenos Aires en testimonio de comunicación espiritual, Sevilla ofrece esta muestra de la industria de Triana, el barrio de los laboriosos alfareros y los intrépidos navegantes”. Los adornos de mayólica decoran los bancos, escalones y pisos del patio, que está rodeado por ejemplares de glicinas.

Construido para cruzar el Lago del Rosedal, el Puente Blanco es también conocido como Puente Helénico o Puente Griego, debido a sus rasgos arquitectónicos.