Tabucchi, escritor crítico de su época

El notable autor de Sostiene Pereira, entre otras novelas, fue un gran defensor de los valores democráticos. Falleció el domingo en Lisboa. Lo recordaremos el 11 de abril con la proyección de la película de Roberto Faenza, con Marcello Mastroianni.

El escritor y filólogo italiano Antonio Tabucchi, conocido por su sostenida lucha en favor del sistema democrático, murió ayer, a los 68 años, como consecuencia de una larga enfermedad.

El creador del personaje que se convirtió en símbolo de la defensa de la libertad de información para los opositores de todos los regímenes antidemocráticos -protagonista de Sostiene Pereira- falleció en el hospital de la Cruz Roja de Lisboa, la ciudad de la que se enamoró en los años 60 y donde vivía durante seis meses al año. El resto del año estaba en la región italiana de Toscana, donde era profesor de Lengua y Literatura Portuguesas en la Universidad de Siena.

Según informó la esposa del escritor, María José Lancastre, su funeral será el próximo jueves en Lisboa.

El presidente de Italia, Giorgio Napolitano, lamentó anoche su muerte y lo recordó como un intelectual "comprometido civilmente y que con su atención a las tradiciones y sucesos no sólo de su país y su estilo literario, supo interpretar el espíritu europeo".

Uno de los elementos decisivos de la obra de Tabucchi es el recuerdo y su correspondiente narración: "La voz es vida, el silencio no es nada; escribir, en cambio, es como un cristal que al final permanece".

En más de una oportunidad planteó que "en la vida no hay un hilo conductor, pero el escritor lo tiende en una historia para otorgarle el sentido". Y admitió que "siempre nace primero el personaje, la voz del personaje. No creo en la literatura de un tema particular. Todos estamos un poco locos, habitados por voces, todos hablamos con nosotros mismos y hablamos en silencio, estamos acostumbrados a oír nuestra propia voz dentro de nosotros y muchas veces tenemos una memoria oral".

Tabucchi había nacido en Vecchiano, provincia de Pisa, el 24 de septiembre de 1943. Cuando era estudiante universitario, en la década del 60, viajó mucho por Europa y fue en ese período, durante una estada en Lisboa, que nació su pasión por Portugal y su cultura. Una pasión que lo llevó a convertirse en el más grande crítico y traductor al italiano de la obra de Fernando Pessoa.

Creador ilustre
Su devoción por la narrativa de Pessoa lo ayudó en el camino de su estilo propio. Y fue justamente este entusiasmo el que contribuyó a delinear Sostiene Pereira, uno de sus mayores éxitos literarios.

Escrita en 1994 y con traducciones en más de 40 países, Sostiene Pereira obtuvo los premios Super Campiello, Scanno y Jean Monnet per la Literatura Europea. El protagonista de esta novela se convirtió en el símbolo de la defensa de la libertad de información para los opositores de todos los regímenes antidemocráticos.

En esa obra se inspiró Roberto Faenza para rodar el film homónimo interpretado en 1995 por el gran actor Marcello Mastroianni.

En los años 70, Tabucchi se perfeccionó en la Escuela Normal Superior de Pisa y en 1973 enseñó Lengua y Literatura Portuguesa en Bolonia.

Su primera novela fue Plaza de Italia, en 1973. En 1984 publicó Nocturno Indio, que en cinco años se convirtió en película, de la mano de Alain Corneau, y por la cual recibió en Francia el Prix Medicis a la mejor novela extranjera.

En 1986 publicó El hilo del horizonte, que también inspiró un film, en 1993, con Claude Brasseur y la dirección del portugués Fernando Lopes.

En 1989 el presidente de Portugal le confirió la Orden Do Infante Dom Henrique y fue nombrado Caballero de las Artes y las Letras por el gobierno francés. También obtuvo el premio austríaco de Literatura Europea y fue candidato por el Pen Club italiano al Nobel de Literatura.

En 1992 publicó Requiem y en 1997 escribió La cabeza perdida de Domasceno Monteiro, basada en la historia real de un hombre cuyo cuerpo fue hallado en un parque de Lisboa. Esa novela se reveló profética cuando el sargento José dos Santos confesó haber sido el asesino y fue condenado a prisión por ese delito.

En Viajes y otros viajes , publicado en 2010 y que quedará entre sus últimas obras, muestra la unicidad que cada lugar conserva también en la era de la globalización.

En la Argentina siempre quedará la nostalgia de haber intentado sin éxito que Tabucchi fuera una de las visitas ilustres de la Feria del Libro de Buenos Aires. Se hicieron gestiones en varias oportunidades, pero no se logró persuadirlo de dejar la Europa por la que tanto luchaba y, muy especialmente, Lisboa, esa ciudad que lo atrapó para siempre.

Fuente: Diario La Nación.

El recuerdo en la Biblioteca
Tabucchi será homenajeado en el Cineclub La Rosa con la proyección de Sostiene Pereira, de Roberto Faenza, el miércoles 11 de abril a las 20 horas. Como siempre, con entrada libre y colaboración voluntaria.