Corazones desatados

de Jorge Fernández Díaz
Ilustraciones de Liniers
(Alfaguara, Buenos Aires, 2019, 280 páginas)


Es una colección de veinte cuentos modernos, creativos, que se leen con placer debido a su prosa esmerada y de extrema soltura. El manejo del idioma y de su vocabulario es ejemplar. Todos los títulos desbordan humor e ironía y algunos presentan desarrollos y desenlaces que rodean el absurdo. Como si quisiera homenajear a Henry James, el autor siempre encuentra en las distintas y complicadas situaciones una suerte de Otra vuelta de tuerca. La mayoría de los protagonistas tienen conductas estrafalarias y disparatadas («Cuando Clara cambió a Geno»). Hay constantes referencias a la actualidad y abundan citas de obras y personalidades de la cultura. Las ilustraciones de Liniers complementan a las maravillas la escritura, que a tramos se vuelve alucinatoria, lo cual se puede observar en algunas de las sorprendentes metáforas de Fernández Díaz: “Yo también sigo queriendo a mi ex mujer. La carne siempre queda cruda. Recién se cocina en el horno de la próxima relación”. /”…en medio de ese abismo que se abre cuando las viejas certezas desaparecen y uno queda pedaleando en el aire”.

En el primer cuento –«Las gafas que cambian la vida»– aparece una de las tantas máximas que recorren el libro: “Pensaba realmente que el mundo y las sociedades se explicaban por la economía y por la geopolítica. No sabía que el mundo se explicaba por el amor y por el sexo”.

Hay un personaje llamado –y no casualmente– Fernández, que es periodista y testigo de todas estas historias, de las que toma nota para verterlas al periódico en el cual trabaja.

«La guerra de los divanes» es un cuento estupendo ejecutado con suma inteligencia, en el que sostiene: “sabía lo que era equivocarse con la pasión y conocía también los frutos amargos que acechan en la convivencia”. Y en «La paciencia del relojero» compone una romántica fábula que podría calificarse de cinematográfica.

En «Una tierna amistad entre mujeres», Fernández Díaz demuestra ser un hábil psicólogo porque revela que esa profunda relación no era otra cosa que una rivalidad encubierta.

«Un atleta de los sentimientos » tiene una sorpresa final que seguro provocará una hilaridad incontenible en el lector.

En Corazones desatados se puede deducir que no son fáciles los encuentros sinceros y profundos entre el hombre y la mujer, como si el sexo fuera –más allá de su frecuentación– un tabú insoportable. Resulta desopilante y paradójico que entre todas estas historias de amores contrariados, la única pareja que se lleva bien y vive feliz es la que ha decidido no tener sexo («En busca del amor perfecto»).

«El amor es muy puto” es el relato más largo y puede asumirse como resumen del libro. Trata de amores frustrados que transitan personajes neuróticos y en los cuales priman la fugacidad, los engaños y las infidelidades.

Jorge Fernández Díaz (Buenos Aires, 8/7/1960) es periodista y escritor de crónicas, cuentos – Te amaré locamente (2016) – y novelas – Mamá (2002), La segunda vida de las flores (2009), El Puñal (2014), La herida (2017) –. Dirigió la revista Noticias y el suplemento ADN Cultura (que creó junto a Tomás Eloy Martínez). Es columnista de La Nación y conduce el programa Pensándolo bien por Radio Mitre. Recibió el Premio Martín Fierro de Radio al Mejor Programa Diario AM. Desde 2016 es académico de número de la Academia Argentina de Letras.

Germán Cáceres