El secreto perfume del mundo

de Beatriz Isoldi
(Paradiso, Buenos Aires, 2019, 212 páginas)


Beatriz Isoldi, presidenta de la institución Gente de Letras, es una prolífica narradora y ensayista que ha obtenido importantes reconocimientos: Primer Premio de la Legislatura de la Ciudad de Buenos Aires en cuento (2007) y ensayo (2008), el premio Municipal de literatura de la Ciudad Buenos Aires en ensayo (bienio 2006-2007) y el Premio Esteban Echeverría. (2013). Ganó en dos oportunidades la Faja de Honor de la SADE.

En esta novela brilla su bella prosa, colmada de imágenes, metáforas y símiles. Dejarse llevar por la armonía de sus frases constituye una delicia para el lector. En los tramos finales del libro, la escritura se torna caudalosa y adquiere la fuerza de un torbellino arrollador. Además, como otros importantes creadores contemporáneos, no utiliza guiones para los diálogos. Otro aporte es la recorrida que realiza por las calles de Buenos Aires, y así desfilan Ecuador, 25 de Mayo, Parque Chas, Avenida de Mayo, Plaza Flores y, sobre todo, el Pasaje Santos Discépolo: “Me fascinaba esa cortada misteriosa con aires europeos, magnífica y meticulosamente arruinada con leyendas en las paredes …”

Francisco Ledesma, el protagonista, relata la historia en primera persona y manifiesta que es un novelista reconocido pero un auténtico solitario, un “lobo estepario”, como el mismo se autodenomina apelando al célebre libro de Hermann Hesse. Debe señalarse que la autora demuestra poseer una extensa cultura por la cantidad de músicos, artistas y escritores que nombra.

Al comenzar la novela, Ledesma estaba sufriendo un período de escasa creatividad y reflexionaba que “no son los deseos buenos o malos los que construyen la realidad (…) ni siquiera sobre los hechos en el territorio inestable de la ficción”.

No solo Ledesma es escéptico y depresivo, sino también su hijo Abel, un pintor sin éxito. A ambos los abruma una tremenda desolación.

Y entonces comienza a evocar su vida pasada, porque en esencia desconoce lo que le ocurrió. “¿Sucedió realmente como me lo cuento?”, se cuestiona: no sabe quién es, no logra distinguir los hechos reales de sus fabulaciones. Más adelante comenta que “Recordar es una situación conflictiva”. En la atmósfera del texto se advierte que Isoldi admira al Premio Nobel Patrick Modiano.

La introspección que realiza Ledesma es una suerte de racconto para intentar descifrar si antes de enviudar fue feliz en su vida matrimonial, misterio que otorga una suerte de suspenso a la lectura. Y reconoce que resultó ser un atormentado y se identifica con Ricardo Stepens, el protagonista del cuento «Noche terrible», de Roberto Arlt. Asimismo, considera a la rutina como una particularidad de la condición humana, dado que él no quiere salir de su apática vida por miedo a la novedad: ya se acostumbró a la desgracia.

Finalmente, llega a la conclusión de que su amada Mirna, siempre rodeada de secretos, llevó una vida aberrante y desgarradora.

El secreto perfume del mundo es un título hermoso, acorde con la notable calidad de la novela.

Germán Cáceres