Sandomingo participó del homenaje a los españoles desaparecidos en Argentina

El acto se realizó en la Biblioteca Popular Carlos Sánchez Viamonte en el "Día del Desaparecido español en la Argentina", recordando los 20 años de la inauguración del mural que los homenajea. Dicho monolito se encuentra en las instalaciones de la Cancillería de España en Buenos Aires, y en el mes de noviembre se hará allí el acto oficial.


Por iniciativa de Consuelo Castaño, presidenta de la “Comisión de Desaparecidos Españoles", y con la organización del poeta gallego Carlos Penelas, y el cineasta y Presidente de la Biblioteca Carlos Sánchez Viamonte Emiliano Penelas, se realizó este homenaje por primera vez fuera de lo que son las instalaciones de la Cancillería –el embajador Sandomingo confirmó que en noviembre se hará el acto oficial-, sitio donde se encuentra el mural que homenajea a los desaparecidos españoles durante la dictadura argentina. (Aquí, el video completo del acto)

Castaño Blanco realizó un emotivo discurso, donde contó la historia de la creación y colocación del mural que el 30 de septiembre de 1997 fue ubicado en la Oficina Cultural de la Embajada con la influencia fundamental del Embajador Carlos Corderera Soler quien se puso como prioridad de su gestión la concreción del monumento y darle voz a la Comisión. Castaño recordó a los diplomáticos españoles que se jugaron por los compatriotas que eran perseguidos y destacó la labor del periodista Robert Cox, quien "salvó su vida" al publicar su desaparición en el Buenos Aires Herald (diario que lamentablemente se ha dejado de publicar en este 2017).

Además, la presidenta de la Comisión de Desaparecidos Españoles aprovechó el estar en una biblioteca para hablar sobre la quema de libros en la última dictadura.

"Los españoles tuvieron que sufrir la barbarie de la Guerra Civil en su país y el peor genocidio de la historia argentina", aseveró Castaño Blanco, quien también pidió por la aparición del joven Santiago Maldonado.

Por su parte, Rosa Puente, vicepresidenta de la Comisión de Desaparecidos Españoles se refirió a Alfonso Castelao, Eduardo Blanco Amor, Luis Seoane y a su padre, Manuel Puente, entre otros emigrantes españoles. "Luchemos por la identidad, el recuerdo y el futuro", dijo al finalizar sus palabras.

Luego fue el turno del Embajador de España Javier Sandomingo, quien tras agradecer la invitación, anunció que por razones de agenda el acto en homenaje a los españoles desaparecidos que se realiza durante todos los años en la embajada se pasó para noviembre

Sandomingo resaltó el recuerdo de Consuelo sobre la manera que “algunos de nuestros compañeros cumplieron con su obligación profesional de diplomáticos, pero también con su obligación moral como seres humanos en Asuntos que además involucraban a compatriotas suyos radicados en Argentina, con lo cual le da una dimensión distinta, quizás no mucho más valiosa”.

El diplomático lamentó “mucho no poder levantar el teléfono el lunes para poder contarle a Carlos Cardedera (falleció en septiembre pasado) , pero aseguró que “me siento honrado en su nombre, teniendo en cuenta que fue amigo de las cosas que se han dicho de él, y también debo reconocer y agradecer haber aprendido cosas de Carlos que no conocía”

Sandomingo remarcó que “nos honra mucho tener el mural en el jardín en la casa que trabajamos, les aseguro que están en buena compañía y está muy presente en el trabajo de cada uno y no solo el día que conmemoramos”, donde “las personas que pasaron por la vida en circunstancias que ni siquiera es trágica la palabra que defina correctamente, las circunstancias de su desaparición están presentes en nuestro trabajo de todos los días" y prometió que cuando terminemos la gestión y así sucesivamente todos los seguirán recordando cada vez que vean ese mural”

Una vez más reiteró que “es un honor que hayan pensado en la Embajada para ubicarlo allí –al monolito- , en un sitio que es español y a la vez argentino, de la misma manera que ellos eran en alguna medida argentinos y españoles”, ya que afortunadamente los seres humanos podemos ser más de una cosa sobre todo cuando se habla de lealtades al lugar que los ha recibido.

Tras la participación del Embajador saludó a los presentes el Presidente de la Biblioteca, Emiliano Penelas, luego Rocío Danussi leyó poemas de Marcos Ana, Luis Alberto Quesada y otros; Laureano López Lois, un texto de su autoría.

En el cierre, la mezzosoprano Alejandra Riva, acompañada al piano por María Alejandra Varela, interpretaron un tango y una canción española.

Se recibió una adhesión del Dr. Ricardo Monner Sans, y además de los expositores concurrieron al homenaje titulado “Identidad y memoria” el Consejero de la Embajada David Izquierdo y el Profesor Esteban Lo Presti en representación de la CONABIP.

Por Eduardo Fleming
Diario Crítico, martes 17 de octubre de 2017

---------------------------------------

Palabras pronunciadas por el escritor Carlos Penelas durante el homenaje:

Ética y compromiso

De los resistentes es la última palabra
Camus

Me he formado en una familia digna. El trabajo, el esfuerzo, la cultura, la honestidad marcaron mis pasos. Mis padres y hermanos me guiaron. Luego los maestros, los hombres y mujeres que fueron moldeando mi mirada, mi pasión, el sentido de lo justo a través de los años. En ellos, en cada uno de ellos, fue donde descubrí que la ética es una forma de vida. Y que una cosmovisión humanista nos daba una categoría en nuestro interior. Los grandes modelos son los que nos alimentan. El ser humano necesita de esos modelos éticos para caminar con plenitud.

La vida y la educación me llevaron a una clara concepción de lo ético, de la libertad, del compromiso social. El deber, el imperativo categórico de elegir libremente como nos señaló Kant, la alta voluntad de buscar el bien. La ética parte de la educación, de una verdadera educación. Es el combate contra el embrutecimiento espiritual.

En las tragedias griegas tenemos ejemplos claros de moral. Sintetizando, un nombre: Sófocles, una obra: Antígona. La lucha entre Antígona y Creonte, entre el amor fraternal y el compromiso político. Estamos del lado de Antígona, por supuesto. Esa ley interior, esa postura ética entra en conflicto con el discurso político, con la demagogia, con el dogmatismo y las brutales ideologías. Señala lo subterráneo: la corrupción, la impunidad, el engaño.

Para verlo mejor, para verlo claro. La llamada “obediencia debida” representa en nuestros tiempos al gobierno de Tebas. La aceptación de “la obediencia debida” aplastó toda actitud ética posible. Y lo justificó todo. El ser humano debe hacer prevalecer su ley interior. No hay múltiples morales. Tampoco hay permisibilidad moral. La falta de ética es también una enfermedad de orden moral. En torno a la justicia, la dignidad, la belleza y la ética los griegos intentaron transformar el mundo.

Podemos evocar, más cercano a nosotros, los ejemplos maravillosos que unían ética, belleza y poesía en Simone Weil o en María Zambrano, dos mujeres preocupadas por la esencia del ser humano. Ellas, ahora, ya están en la memoria colectiva.

Carlos Penelas