De entre casa

Por Fernando E. Müller
(Moglia Ediciones, Buenos Aires, 2020, 120 páginas)


En el ilustrativo y acertado prólogo de Ariel Bermani se dice que “Así, como Gregorio Samsa, el personaje de Franz Kafka, se despierta convertido en una cucaracha, Ernesto se despierta convertido en un niño.” Él es el protagonista de la novela y en esta suerte de planteo puede especularse con alguna simbología de la realidad contemporánea basada en La metamorfosis o, tal vez, con la posibilidad de adjudicarle a Ernesto una patología psicológica vinculada al síndrome de Peter Pan, es decir el de no querer crecer para no asumir responsabilidades de adulto. 

En cuanto se conoce su entorno familiar resulta comprensible que quiera anular la mayor parte de su vida, porque su familia actual es completamente disfuncional, ya que no se pierde ningún conflicto que ande suelto por ahí. Así, él ha formado un matrimonio donde cada cónyuge tiene su amante permanente, los cual no impide que todos sean amigos, pero a la vez se producen peleas y discusiones continúas entre todos los miembros, incluidas las tres hijas de la pareja. También De entre casa plantea un interrogante: ¿qué le pasó en la vida a Ernesto para que inesperadamente se sienta como un niño de siete años? 

La novela está construida a través de capítulos cortos, de prosa fluida y plena de diálogos logrados porque responden a lo que se conoce como habla cotidiana. Tiene razón Bermani cuando afirma “que podría leerse como una pieza teatral”, por lo cual el autor puede convertirla en texto dramático y llevarla a escena 

Fernando E. Múller nació en Buenos Aires, Argentina. Es ilustrador, diseñador gráfico, narrador y guionista. En 1993 se editó su primer libro de caricaturas Fito Paez. Homenaje. Algunos de sus cuentos y poesías integran varias antologías, Su primer libro narrativo compuesto por cuatro cuentos y una nouvelle fue Las Devoradoras (2014). Como guionista cinematográfico trabajó en la adaptación de su nouvelle Amnor

Germán Cáceres