Los breves mundos

de Eugenio Mandrini
(Desde la gente, Buenos Aires, 2018, 128 páginas)


La selección, prólogo y entrevista corresponde a Matías Mauricio, que en la contratapa opina: “¿Quién es Mandrini? La respuesta la encontrarán en cada una de sus criaturas (microficciones) tejidas con embrujo poético y limpidez narrativa. Cada relato suyo, un objeto único. Cada título, un sinfín de ambigüedades.” Respecto a estos textos, en la entrevista el autor considera que: “Se trata de un género en formación, básicamente fragmentario, cuya longitud oscila entre una sola línea a treinta o poco más. Brevedad, concisión, ambigüedad, sugerencia, ilusionismo, caos, resplandor, brujería, suelen ser entre otros los puntos de apoyo de su escritura…”

Por ejemplo, en «Sin novedad en el cielo» se transforma el sentido de la misión del arca de Noé, porque aunque éste explica a los animales que los está protegiendo del diluvio universal ocurre que “…solo cayeron tres gotas desabridas, y ya hace largo tiempo en que todo es rugiente sol de día y límpida luna y estrellas de noche.” Y concluye: “¿Adónde nos lleva este hombre?”

Asombra en estas bellas microficciones la capacidad de innovación de Mandrini, al parecer inagotable. Contienen reflexiones agudas y amargas, como las que expone en «Desdicha de los primeros». Algunas pertenecen al ámbito fantástico o, si se quiere, al surrealismo: su audacia imaginativa carece de límites. Aquí van algunos ejemplos: “Sus camaradas de fulgor coinciden en reconocer que nunca hubo en el desierto un poeta como él en el viejo arte de crear visiones de la nada.” «No todo es desierto en el desierto»/”Solo hay tres clases de ciegos (…) Y finalmente está aquél, el ciego que palpa afanoso los contornos y la grietas, los movimientos y temblores de los breves mundos. Ese, el tercero, es el amante.” «Parpadeos». /“¿Quieres la libertad, eso quieres?, le dijo el hombre a su perro (…) y le abrió la puerta de la casa. (…) De poder hablar el perro habría dicho que eso de la libertad es demasiado inalcanzable, y empujándola con el hocico, cerró la puerta.” «Tierra firme». /”No, no es extraño que una sombra se suicide saltando por la ventana.” «Misterio muy oscuro». / «La bella y el bestia» relata en apenas trece renglones el mágico encuentro entre una sirena y un centauro.

Da mucha importancia a los títulos y es ante todo un poeta que se ha volcado a narrar microficciones con sentido trágico y sombrío, apenas suavizado por algunas ocurrencias humorísticas.

Matías Mauricio nació el 7/07/1978 en Lanús, Buenos Aires. Poeta, docente, ensayista y editor, es miembro titular de la Academia Nacional del Tango, y de número de la Academia Porteña del Lunfardo. Referente de la letrística del tango, fue incluido en numerosas antologías. Es autor de Bandoneón Blindado (2010), Julián Centeya, biografía y poemas inéditos (en coautoría con Roberto Selles, 2014) y Cruel en el Cartel (2018).

Eugenio Mandrini nació el 16/12/1936 en Boedo, Buenos Aires. Es poeta, novelista, ensayista, guionista de historieta y autor de los siguientes libros: La bilis (1973), Criaturas de los bosques de papel (1987), Discépolo, la desesperación y Dios (1988), Antes que el viento se apague (1989), Conejos en la nieve (2009, premiado en el Concurso de Poesía Olga Orozco), Los poetas del tango (2000), Las otras criaturas (2013) y Con voz de perro lunar (2014). Colaboró en la mítica revista de historietas Turay. Es miembro titular de la Academia Nacional del Tango. Obtuvo el primer premio municipal de poesía de la Ciudad de Buenos Aires (2008-2009).

Germán Cáceres