Entre mareas

de Emil García Cabot
(Enigma Editores, Buenos Aires, 2016, 204 páginas)



En el sustancioso prólogo, Bertha Bilbao Richter apunta que “García Cabot manifiesta su maestría, la perfecta fusión del estilo y la estructura de la obra…”. Complementa esta introducción la nota de la contratapa de la Dra. Juana Alcira Arancibia, Presidenta-Fundadora del ILCH, institución que le otorgó al autor en 2015 el premio a la trayectoria.

La prosa opta por la morosidad y los párrafos largos, construidos a la perfección. Excelentes los diálogos, en los cuales se aprecia las diferencias del habla de los distintos personajes.

La injusticia social que rige en el pueblo Toscas Negras, especialmente la expoliación de los pescadores, está exhibida en toda su crueldad. Se revelan detalladamente los mecanismos económicos que rigen las actividades de la pesca y de la cría de ovejas.

La novela transcurre en la Patagonia, zona que el autor conoce muy bien, como lo demuestran las descripciones de su fauna y de su flora. Además, emplea un riquísimo vocabulario.

Entre mareas desarrolla una historia cautivante que incluye a numerosos personajes, todos con espinosos conflictos, que pueden resumirse en su profunda soledad y en su melancólico aislamiento. García Cabot refiere las fuerzas naturales como si estuvieran poseídas por almas en pena: “…si de algo todos estaban seguros, era de la persistencia del viento oeste –viento despiadado y opulento como pocos, sobre todo en los mediodías de verano –…”/ “Realmente, aquí el viento se adueña de uno.”

El escritor oculta datos sobre las relaciones de los personajes, y luego al conocerse provoca una sorpresa y da un giro a la acción. Como, por ejemplo, las agresiones físicas sufridas por el desvalido Antonio y la revelación de la inesperada amante del padre de Aurelio, el protagonista, cuyos diálogos revelan el paulatino pesimismo que lo va invadiendo: “La vida, al fin y al cabo, es un estado pasajero, así que es como muertos que permanecemos más tiempo en este mundo…” o reflexiones interiores que también dan sentido al título de la novela: “La vida, como las mareas a las que ya estaban tan acostumbrados, continuaría alternando sus períodos de altibajos con aquellos de estabilidad…”

Hay un personaje secundario, Manuel, que en su desvarío da cuenta de las vivencias y elucubraciones interiores que asolan a los habitantes del pueblo. En sus fabulaciones piensa que el desarrollo de selvas exuberantes solucionaría económica y socialmente la castigada región.

En una entrevista que mantuvo con la escritora Bilbao Richter, el narrador afirma que Entre mareas “no es una novela en el sentido clásico (…) Así, pues, es una especie de anomia apocalíptica lo que inconsciente y gradualmente van gestando los habitantes con sus acciones…”

Emil García Cabot ha escrito poemas, cuentos y novelas. Entre los numerosos premios recibidos se cuentan: haber sido uno de los ganadores del Concurso de Cuentos «La Nación» en 1986; sus novelas La caracola y los sortilegios (para preadolescentes) y La hora obtuvieron las Fajas de Honor de la S.A.D.E en 1994 y 2015, respectivamente. Ha sido jurado en varias oportunidades y colaboró en prestigiosas revistas literarias.

Germán Cáceres