Gracias, Rafael

A continuación, reproducimos el texto leído por Atilio Orsi en ocasión del homenaje a Rafael Ianover en nuestra Biblioteca.



En esta noche tan especial, voy a tener el honor de presentarles a don Rafael Ianover; amigo, compañero e integrante de la Comisión Directiva de este Centro Cultural.

Tuve el honor de conocerlo en el despacho del entonces Legislador, don Norberto La Porta, quien representó al Socialismo Democrático, acompañándolo como asesor en su profesion como contador público nacional.

Trabajó durante varios años en su profesión, y posteriormente en la Bolsa de Cereales de Buenos Aires como agente corredor de comercialización granera.

Ocupó el cargo de Vicepresidente del Centro de Corredores, Sindico del Mercado de Futuros y Opciones y finalmente como Secretario Honorario. Todos estos cargos en distintos periodos.

Por otra parte, para los integrantes de las distintas comisiones de esta Biblioteca desde su refundación a fines del año 2004, don Rafael ocupó el cargo de Secretario en la primera Comisión Directiva, quién autoriza en ese entonces al Presidente (quien les habla) para acompañarlo a realizar todos los trámites correspondientes para la obtención de la personería jurídica, constituida finalmente el 30 de septiembre de 2005, previa aprobación de su Estatuto por la Inspección General de Justicia, quien autoriza a funcionar con carácter de personería jurídica a partir del 4 de abril de 2006.

Aprovecho para decirle a Rafael ¡gracias amigo por permitirme reconocerte así!

Quiero que sepas que para mí la palabra “amigo” tiene un significado muy especial.

Mucho caminamos, para encontrar quien nos realizara todas las tramitaciones legales correspondientes. Todo parecía muy simple y fácil pero no fue así. Siempre fuiste una persona respetada y querida por todos nosotros y tu opinión, escuchada y aceptada. Una vez más, ¡muchísimas gracias Rafael!

Es por todo esto que, Emiliano Penelas, quien Preside este Centro y Carolina Orsi, Tesorera, te van hacer entrega del diploma de Socio Honorario, a pesar de que continuarás integrando nuestras comisiones.

Rafael: Me obsequiaste un libro denominado, Una historia oscura. Papel Prensa y la conspiración mediática de 1976. Quedamos en que el libro lo ibas a presentar en esta Biblioteca, tu biblioteca, en la de todos, en la de “Carloncho”, reconocido como el señor don Carlos Sánchez Viamonte.

Me diste una de las tareas más difíciles para mí, vos sabes que no se alabar por alabar.

Creo que esta noche mi obligación es aconsejar a los aquí presentes, a que se lleven la historia de una parte de tu vida, oscura y trágica, incluyendo a tu familia a partir de lo que se denomina Papel Prensa. Lo extraordinario de Rafael es la actualidad que acompaña la aparición de su libro.

Rafael estuvo preso por un periodo de 16 meses, solo que ahora sin la presión de la muerte y la tortura se convierte en un protagonista esencial de aquellos crímenes de lesa humanidad e instinto apropiador cuyo nombre es Héctor Magnetto. Quien ahora recobra su papel de personaje central en la vida de argentina.

Rafael expone con claridad lo que Magnetto recibió de las manos de Héctor Rafael Videla y el Papel Prensa que fue la llave del inmenso imperio que formó caminando sobre cadáveres y voces producidas por la tortura.

Nada ha cambiado en los propósitos actuales del gobierno ni de Héctor Magnetto. Mientras se avanza por la historia que refiere Rafael, el lector se quedará muchas veces con el libro delante, pero la mirada y la reflexión en el presente. Nada es ajeno a esta etapa que sigue habitando la argentina.

Cuando Rafael presente las páginas que ustedes leerán, sepan que lo hizo con la angustia de la impotencia que después de cuatro décadas, la justicia por tener los ojos vendados no encuentra donde tienen el expediente cajoneado.

Rafael desea fervientemente dejar los hechos expuestos a las luz a través de su pluma y con la decisión serena de referirlos sin interés personal, pues él considera que es una verdad que se debe contar y en cada encuentro nos habla de la necesidad de justicia y verdad y ante el que no se puede pasar indiferente.

Por eso hoy nos trae, como lo hizo en todos sus actos la bandera que abrazó hasta el presente y la deposita al pie de la historia para que nunca más se vuelva a repetir.

Es por esto Rafael, que nosotros los veteranos, los jóvenes, los ciudadanos que como tales cumplimos el rol de ser los protectores de la democracia, te damos las gracias por sostener tu lucha y dejarnos ser parte de la misma.

Que es la propia y es la nuestra. ¡¡¡Gracias Rafael!!!!

Atilio Orsi
30 de julio de 2016