"La despedida" de Jan Schütte, en el Cineclub La Rosa

Nueva función dedicada al director alemán Jan Schütte con la proyección, en 16mm, de La despedida, película en la que narra el último verano de Bertolt Brecht. Será el miércoles 28 de octubre a las 20:30 horas, con entrada libre y colaboración voluntaria, en Austria 2154.


Miércoles 28 de octubre - 20:30 horas
LA DESPEDIDA
(Abschied - Brechts letzter Sommer, Alemania, 2000, color, 91 minutos)
Dirección: Jan Schütte.
Elenco: Josef Bierbichler, Monika Bleibtreu, Elfriede Irrall, Margit Rogall, Jeanette Hain, Samuel Fintzi, Rena Zednikowa, Birgitt Minichmayr.


Las últimas vacaciones de verano de Bertolt Brecht en 1956, en su casa de campo en el lago de Schermützel. Las mujeres que han desempeñado un papel importante en su vida están con él, desde Helene Weigel hasta Ruth Berlau. Está también Wolfgang Harich, filósofo opuesto al régimen, que será arrestado sin que el escritor, cada vez más alejado de la realidad, ni siquiera se entere.


Rodeado de mujeres, Bert Brecht termina las vacaciones del verano en su casa de campo de Buckow. La vida parece llamarle de nuevo a Berlín, pero en realidad, lo que espera al célebre escritor no es el teatro sino la muerte. Su hija, Barbara, quema en el parque la gorra maloliente de su padre como si quisiera separarse de los accesorios del pasado. Un Brecht gruñón que busca desesperadamente su vieja gorra durante toda la película, es como un cómico hilo rojo que nos muestra lo difícil que es para el poeta, viejo y enfermo, discernir lo esencial.

"Al escoger los intérpretes, Jan Schütte tuvo la genial idea de escoger a Sepp Bierbichler para el personaje de Brecht. A primera vista parece impresionante, su estatura física domina sobre su calibre intelectua. Es precisamente este particular lo que acentúa las contradicciones que caracterizan al escritor, al conferirle siempre un cierto toque de enfermo imaginario y presumido, es más fácil para su entorno ignorar el verdadero estado físico de Brecht. Por otra parte, la falta de parecido físico entre el actor y el escritor pone la película a salvo de todo efecto de imitación, lo cual de manera subliminal convierte siempre a las películas biográficas en objeto de "curiosidad". Con su excelente interpretación del papel, Bierbichler compensa generosamente lo que pudiera faltarle desde un enfoque físico. Qué importa que tenga o no parecido con el escritor, Brecht hubiera podido ser ese personaje: un alemán del sur, más terco que una mula, que ha perdido las ganas de luchar, que se deja agasajar tranquilamente por una delegación de jóvenes socialistas y que, por lo demás, lo único que desea es que le dejen en paz. Entretanto, las mujeres se vigilan mutuamente, disputándose por saber cuál de ellas habrá inspirado cuál obra del escritor y las dos asistentas Weckwerth y Palitzsch, devotas y dóciles, ejecutan sin protestar las órdenes del gran maestro. Tras haber visto esta película, Brecht quedará gravado para siempre en nuestra memoria con un cierto parecido a Bierbichler. Al mismo tiempo, conservaremos el recuerdo un poco triste del arquetipo de escritor que, evidentemente, se adaptó con demasiada frecuencia a la política, sin que al final le hubiera servido de nada". (Hans Günther Pflaum)


Ciclo realizado con el apoyo del Goethe-Institut Buenos Aires.