Bookchin y la Ecología Social

Autor de una extensa colección de libros sobre historia, política, filosofía y asuntos urbanísticos, fue un pionero para los movimientos ecologistas. Afirmaba que “los desequilibrios en los ecosistemas tienen raíces sociales”.


Murray Bookchin es uno de los pensadores y propagandistas más importantes del movimiento socialista libertario o anarquismo. Fue historiador, profesor universitario, investigador, ideólogo y activista ecologista estadounidense, fundador de la ecología social (eco-anarquismo) y uno de los pioneros del movimiento ecologista.

Fue también autor de una extensa colección de libros sobre historia, política, filosofía, asuntos urbanísticos y ecología. Ideológicamente Bookchin evolucionó desde un marxismo tradicional hacia el socialismo libertario, en la tradición anarquista de Kropotkin.

Asimismo fue creador de la Ecología Social, una perspectiva económica social y política alternativa a los sistemas jerárquicos y opresivos que postula que los desequilibrios que manifiesta en los ecosistemas tienen raíces sociales.

Retazos de una vida intensa
Murray Bookchin nació en la ciudad de Nueva York, Estados Unidos de Norteamérica el 14 de enero de 1921; su madre y su padre eran inmigrantes rusos que habían participado en el movimiento revolucionario de Rusia durante la época de los zares. En la década del 30 se incorporó al movimiento juvenil comunista, pero sobre final de se decenio se alejó de ese movimiento por considerarlo verticalista y autoritario.

Durante los años de la Guerra Civil Española (1936-1939) Bookchin formó parte del movimiento neoyorquino de apoyo a España (Support Spain); era demasiado joven para participar directamente, aunque algunos de sus amigos mayores murieron en el frente de Madrid. Permaneció al lado de los comunistas hasta el pacto entre Stalin y Hitler en agosto del año de 1939, fecha en la que fue expulsado por desviacionismo “anarco-trotskista”. Apelativo calumnioso y verdaderamente absurdo ya que las concepciones anarquistas y trotskistas son incompatibles. Pero no debe sorprender ya que los seguidores de Stalin en todo el mundo aplicaban métodos como los descritos magistralmente por George Orwell en su novela distópica 1984.

Como afirma uno de sus biógrafos: “Murray Bookchin se incorporó al movimiento obrero y participó activamente en la organización de sindicatos al norte del estado de Nueva Jersey cuando trabajaba en una fundición, para el Congreso de Organizaciones Industriales (CIO). Durante los años cuarenta trabajó en la industria de fabricación de automóviles, militando durante diez años en la United Auto Workers (AUW), organización netamente libertaria antes de que Walter Reuther se convirtiera en su presidente. Después de participar en la gran huelga de la General Motors en 1948, empieza en esa época a cuestionarse sus concepciones tradicionales acerca del papel hegemónico de la clase trabajadora industrial, escribiendo en años posteriores extensamente sobre el tema”.

“Durante esa época se convirtió en socialista libertario, anarquista, colaborando estrechamente con los exiliados alemanes en Nueva York que habían abandonado el comunismo y se desplazaban hacia una perspectiva anarquista (Internationalen Kommunisten Deutschlands). Muchos de sus artículos de los primeros años se publicaron en Dinge der Zeit, así como en su publicación hermana en lengua inglesa Comtemporary Issues. Su primer libro, El problema de las sustancias químicas en los alimentos, se publicó en Alemania. Fue uno de los primeros activistas políticos en escribir sobre ecología, tanto en los EE.UU. como en la Alemania Federal. Sus escritos contribuyeron a reformar la legislación alemana sobre farmacología y alimentación”, describe.

En los años sesenta fue activo partícipe de los movimientos contraculturales y de la llamada Nueva Izquierda, corriente a la que pertenecieron filósofos y sociólogos de la talla de Herbert Marcuse el autor de Eros y Civilización y El Hombre Unidimensional.

“En 1962, Bookchin publicó su primer libro en Estados Unidos de Norteamérica Una síntesis de nuestro entorno. Luego en 1965 escribió Crisis en nuestras ciudades. Una colección titulada: El anarquismo después de la escasez, 1971, conteniendo ensayos tan innovadores como “Ecología y pensamiento revolucionario” (1964) o “Hacia una tecnología liberadora” (1965) que adelantaban la importancia crucial del tema ecológico y de las energías alternativas para los movimientos progresistas de cualquier signo. Hacia el final de los sesenta, en los EEUU y Gran Bretaña circularon por lo menos 100 mil copias de su crítica al marxismo tradicional: ¡Escuchen Marxistas! (1969), influenciando profundamente al movimiento de la Nueva Izquierda Norteamericana”, cuenta.

Actividad pedagógica
A fines de la década del 60 dio clases y coordinó talleres de reflexión en la Universidad Alternativa de Nueva York. En 1974 participó en la fundación del Instituto para la Ecología Social de Vermont, y asumió su dirección, adquiriendo reconocimiento internacional por sus cursos sobre ecofilosofía, teoría social, y tecnologías alternativas.

Empezó igualmente a dar clases en el Rampo College de Nueva Jersey, convirtiéndose en catedrático de teoría social, cargo del que se retiraría en 1983 como profesor emérito.

“Los últimos años de su vida transcurrieron en Burlington, Vermont, donde llevó adelante dos cursos básicos cada verano en el Instituto para la Ecología Social y a la par daba conferencias ocasionales en EE.UU. y en Europa. Fue consultor editorial de Anarchist Studies y de Society and Nature. Junto con su compañera Janet Biehl, y otros, publicó más de treinta números de la revista teórica Green Perspectives”, narra uno de sus biógrafos.

Propuestas
Una de sus propuestas fue lo que llamó municipalismo libertario, basada en la recuperación de las asambleas populares y la democracia directa a los niveles municipal, de vecindad y de barrio. Para evitar que ello conduzca a un provincianismo en las ciudades propone un confederalismo cívico, demandando también una economía municipalizada, por oposición al sistema capitalista y a la economía estatizada marxista.

Obras
Entre los libros escritos por Murray Bookchin es posible mencionar: Una síntesis de nuestro entorno, (publicado bajo el seudónimo de Lewis Herber) (1962), Ecología y pensamiento revolucionario, nuevas orientaciones para el pensamiento Libertario (1964); Hacia una tecnología liberadora (1975); La ecología de la libertad. Emergencia y disolución de las jerarquías (1982); Filosofía Social de la Ecología (1987); El Marxismo y el futuro de las izquierda. Entrevistas y Ensayos (1993-1998); El Proyecto Comunalista (2002); La Tercera Revolución vol. III (2004); vol. IV (2005).

El 30 de julio de 2006 falleció en su casa, al padecer un infarto a la edad de 85 años, dejando un legado imperecedero para las nuevas generaciones de seres humanos empeñados en dejarse destruir por los engranajes de la maquinaria capitalista y construir una sociedad sin dominación ni explotación.

Por Carlos Solero