La mujer de verde

por Arnaldur Indridason
(RBA Libros S.A., Barcelona, 2016)


La prosa de Indridason carece de adornos, solo busca narrar los hechos y crear una intriga abrumadora. El caso aquí planteado es muy original: una nena estaba jugando con un hueso que encontró enterrado en un pozo y que resultó pertenecer a un ser humano. Ese hallazgo remite a una historia horrenda que ocurrió hace unos setenta años pero que se proyecta hasta el presente. Tiene lugar en Reikiavik (capital de Islandia) y sus alrededores. 

Excepcional el análisis psicológico que hace la novela de una mujer golpeada, que termina por aceptar su castigo debido a su baja autoestima y a sus razonamientos autodestructivos. Pero no solo sufren las víctimas y los victimarios, sino también los policías en sus tortuosas vidas privadas, como si el ser humano habitara el planeta para sufrir. A través de estos conflictos queda exhibida la violencia que anida en las personas, ya sea contra los demás como contra sí mismas. Por momentos se tiene la sensación, como en su anterior Las Marismas, de que la noche nórdica ha caído sobre los personajes para originar desesperación, angustia y una pavorosa tragedia. 

El casual descubrimiento del hueso deriva en un intenso misterio y un alud de incógnitas, pero a medida que avanza la novela y paulatinamente el caso se va develando, aparecen nuevos interrogantes que hacen que se expanda la historia y el lector devore las páginas del libro. 

Indridason ha compuesto una narración con muchos detalles que se mueve entre la actualidad y varias décadas atrás, y cuya trama se ramifica sin caer en contradicciones. 

El autor emplea múltiples recursos como el uso de plot points cinematográficos (o sea cambios de sentido de la acción), de sorpresas y de golpes de efecto para mantener en vilo al lector. 

Arnaldur Indridason (Reikiavik, Islandia, 1961) recibió por sus novelas negras numerosos premios y elogios de autores prestigiosos como John Connolly y Harlan Coben. Así, con la novela que se comenta obtuvo el Gold Dagger. También le concedieron otros premios como La llave de Cristal en 2002 por Las Marismas, el Martin Beck Award por La voz, y el RBA de Novela Negra en 2013 por Pasaje de las Sombras. Es, además, licenciado en historia, periodista y crítico de cine. Opina que una “buena novela policial explica un país…” 

Germán Cáceres

Este libro forma parte del catálogo de la BibliotecaSiendo socio puede retirarlo para su lectura.