Ilustran relatos infantiles de Lev Tolstói

El autor ruso, famoso por Guerra y paz, escribió textos para los niños campesinos que acudían a su escuela, los cuales son traducidos al español.



La filóloga mexicana Selma Ancira (Ciudad de México, 1956) tradujo una selección de cuentos de Lev Tolstói para niños, muy poco conocidos en español, que versan sobre la naturaleza y el respeto a la vida animal. Estos relatos fueron escritos por el autor de Ana Karénina para los niños campesinos que asistían a la escuela que Tolstói creó en Yásnaia Poliana, y ahora son compilados por primera vez en un libro ilustrado por Flavia Zorrilla, bajo el título Cuentos para niños.

Pero además de los cuentos escritos para los niños campesinos, Tolstói creó otros más para sus nietos, explicó la traductora. “Tolstói tiene una cantidad enorme de cuentos infantiles, sin embargo, como este libro iba a ser ilustrado, decidimos ceñirnos a cinco textos para que la ilustración desempeñara un lugar preponderante”, apuntó en entrevista con Excélsior, donde habló sobre sus dos próximas traducciones: el “Cristo de nuevo crucificado”, de Nikos Kazantzakis y “Agamenón” de Yannis Ritsos, programado para el 7 de febrero.

“Creo que ésta es una faceta de Tolstói que conocemos poco. Quizá los más famosos son los cuentos y las fábulas que tienen una moraleja muy clara. Los cuentos incluidos en este libro, sin embargo, están más cerca del relato que de la fábula”, añadió.

El primer paso para este libro fue hacer la selección , detalló Ancira. “Yo quería que hubiera un hilo conductor, y el hilo conductor de este libro es el respeto por la vida animal, el respeto por el otro y por la naturaleza. En estas páginas Tolstói les cuenta a los niños qué es la amistad, qué es la fidelidad y el amor, qué es la confianza y la solidaridad, entre otras cosas”.

¿Qué opina sobre el trabajo de ilustración encargado para este libro? “Me parece un trabajo extraordinario el que realizó Flavia Zorrilla. Cuando vi sus dibujos por primera, vez me pareció que el libro era como una sonrisa. Las ilustraciones te alegran la vista; son, además, una invitación a la lectura”.

¿Por qué era necesaria esta compilación? “Yo creo que era importante dar a conocer una faceta de Tolstói poco conocida: la del autor de cuentos para niños. A Tolstói se le conoce, sobre todo, por Guerra y paz, por Ana Karénina o por Resurrección, pero resulta sorprendente descubrirlo como autor de cuentos para niños”.

¿El libro está concebido para primeros lectores? “Sí, la idea es que los padres les lean los cuentos a los niños o que, si ellos pueden, lo hagan solos para que se vayan familiarizando con la literatura”.

¿Le parece que las primeras lecturas son más importantes de lo que algunos creen? “Sí, me parece que son importantísimas. Yo todavía me acuerdo de algunos cuentos que me leían mis papás. Mi mamá, sobre todo. Después, todos los nombres de los autores que me habían leído, ya me iban sonando y fueron parte de mi desarrollo espiritual. Las semillas sembradas en ese momento han dado indiscutiblemente sus frutos; y eso es lo que yo quería con este libro: que se quede en la mente de los niños el nombre y la literatura de Tolstói, aun si ahora no se dan plenamente cuenta que están leyendo a uno de los más grandes autores de la literatura universal, después formará parte de su bagaje intelectual”.

¿Cómo fue la experiencia de traducir a Tolstói para niños? “Aunque no lo creas, por momentos me costó más trabajo que traducir al Tolstói para adultos. Escribir con sencillez y, al mismo tiempo, la profundidad que exige la literatura infantil no es fácil. Es un reto. Fue difícil, además, elegir de entre todas las historias aquellas que pudieran ser más afines a los niños mexicanos”.

¿Al autor ruso le importaban los animales? “El mundo animal y el respeto por los animales era muy importante para él; lo es también para mí. Y quisiéramos que lo fuese también para los niños, para que este libro despertara en ellos el amor por todo lo vivo”.

Pero la idea de este libro nació en 2016, cuando Selma Ancira asistió a la Feria Internacional del Libro Infantil y Juvenil (FILIJ) a presentar su libro La mañana de un terrateniente/ Historia de un caballo, del propio Tolstói, “cuando Marina Bespalova me invitó a presentarlo, le comenté que no era un libro para niños, pero se esperaba que el público asistente fuera de muchachos que cursaban los últimos años de preparatoria”.

Sin embargo, aquel día asistieron niños pequeños. “Entonces tuvimos que improvisar una presentación que resultó increíblemente hermosa. Tuvimos oportunidad de platicar con esos niños de seis y siete años. Les preguntamos qué les gustaba, qué les interesaba, qué habían leído. Y sus respuestas fueron sorprendentes: La peor señora del mundo de Francisco Hinojosa y Los Miserables de Victor Hugo. A ese pequeño gran público es al que está dirigido este libro”, concluyó.

¿Quién es?
Selma Ancira es traductora de literatura rusa y de literatura griega moderna. Ha traducido, entre otros autores, a Pushkin, Dostoievski, Bunin, Bulgákov y a Pasternak, así como a Seferis, a Ritsos y a María Iordanidu. Fue ella quien descubrió al público hispanoparlante la obra de Marina Tsvietáieva, de quien ha traducido casi la totalidad de su prosa. Fue premiada con la Medalla Pushkin (2008), el XII Premio de Traducción Ángel Crespo (2009) y el Premio de Traducción Literaria Tomás Segovia, entre otros.

Juan Carlos Talavera
Diario Excélsior, México