Francés del viajero

Comienza un nuevo seminario en la Biblioteca, Austria 2154: Francés del viajero, dictado por el Profesor Sebastián Barvié. Será durante diez clases, los martes de 16:30 a 18 horas. Comienza el 3 de octubre.



El Profesor Sebastián Barvié -Licenciado en Lenguas Extranjeras Aplicadas a la Empresa de la Universidad de Montpellier 3- dictará en la Biblioteca Carlos Sánchez Viamonte, Austria 2154, el seminario "Francés del viajero", los martes de 16.30 a 18 horas, del 3 de octubre al 5 de diciembre.

Este taller (10 clases, 15 horas en total) está destinado a toda persona de nivel principiante que desee adquirir los conocimientos lingüísticos esenciales para poder desenvolverse durante un viaje a un destino francófono. Desarrollaremos la comprensión y la expresión escrita y oral, estimulando al alumno a aplicar los conocimientos adquiridos simulando situaciones típicas a las que se enfrenta cualquier turista. El aprendizaje grupal lo ayudará a perder el miedo y la inhibición, presentes en todo viaje, ya sea turístico o corporativo. 

El taller es dictado por Sebastián Barvié Guaglianone, Licenciado en Lenguas Extranjeras Aplicadas a la empresa de la Universidad de Montpellier 3. Actualmente, dicta cursos de FLE (Francés Lengua Extranjera) en la Alianza Francesa de Buenos Aires, Francés de la empresa en Total Austral y Moët Hennessy, y participa del Programa de Lenguas de la Universidad de San Martin (UNSAM).

Anteriormente, trabajó sucesivamente en el rubro Traducción, como Project Manager de proyectos multilingües; en Turismo, como Tour Leader de senderismo en Patagonia argentina y chilena; y como docente en el Centro Universitario de Idiomas de la UBA, en Peugeot Citroën, y en Sudáfrica, en el marco de un programa de capacitación a personal de turismo, agentes de tráfico y bomberos para el Mundial de fútbol de 2010. Residió en Francia durante los años 2000 – 2007 y en Sudáfrica durante el año 2009.

Informes e inscripción
Personalmente, en Austria 2154, de lunes a viernes de 16 a 20 horas. Por teléfono, en los mismos horarios llamando al 4802-8211. Por correo electrónico a carlossanchezviamonte@yahoo.com.ar.

El grupo es reducido, y se aplican descuentos para socios de la Biblioteca y quienes se inscriban a más de un taller. 

Acto de la Comisión de Desaparecidos españoles

Con el nombre de "Identidad y Memoria" se realizará en la Biblioteca Popular Carlos Sánchez Viamonte un homenaje a los veinte años de la inauguración del mural en memoria a los desaparecidos españoles.


El acto se llevará a cabo el sábado 30 de septiembre a las 18 horas en Austria 2154, Capital Federal.

María Consuelo Castaño Blanco, presidente de la Comisión, se referirá a la historia de la misma. Rosa A. L. Puente dará su testimonio sobre el aporte de la inmigración española. El poeta Carlos Penelas hará una breve introducción.

Leerá poemas Rocío Danussi. Un texto de su autoría en la voz de Laureano López Lois.

Mi perdición

de Alfred Hayes
(La bestia equilátera, Buenos Aires, 2015, 192 páginas)


Escrita en 1968 en la primera persona de Asher–un guionista de Hollywood–, con el nerviosismo y la ansiedad propios de un hombre desesperado que se siente en decadencia (le pesan sus cincuenta y un años y no consigue que le encarguen nuevos trabajos). Abundan los párrafos cortos de filosa puntuación, como de estilo agenda. La prosa registra el desahogo y abatimiento del protagonista y da la impresión de que el autor la escribió a ratos perdidos, ni siquiera con una birome, solo con un lápiz y un cuaderno. La supuesta espontaneidad y los constantes sobreentendidos y elipsis, otorgan vigor y tensión a esta narración colmada de personajes extraños, nada convencionales e impredecibles. Otro mérito lo constituyen los diálogos que reflejan –sin perder la calidad literaria– las pausas y oscilaciones de las conversaciones cotidianas. Lograda la traducción de Martín Schifino.

Asher descubre que su esposa lo engaña: es su segundo fracaso matrimonial y no tuvo hijos (“Porque el matrimonio, pensaba, es sin duda una asociación. Eso decían los manuales. Eso demostraba la experiencia. Estatutos, balances mensuales, endeudamiento mutuo y lo demás.”) Entonces se refugia en Nueva York para soportar su angustia (“La huida era lo único que me daba seguridad. Si paraba, me pondría a aullar.”). Allí redescubre la ciudad, cambiada después de diez años de no visitarla, y conoce a dos jóvenes veinteañeros, Michael y su novia Aurora, y reflexiona con una mirada sombría y plena de desencanto sobre el sentido de su vida, de su carrera y acerca del inexorable declive que le espera en la vejez.

Michael y Aurora conforman una pareja de mitómanos que desbordan crueldad y terminan humillando a Asher, que equivocadamente se enamora de ella: "…esa cara maravillosa suya, y unas lágrimas reales, enormes y relucientes salían de sus ojos y corrían (miré fascinado el avance de una lágrima inmensa) por la curva de sus mejillas. La lágrima que observé se asentó en la comisura de sus labios, y su lengua, una víbora dulcísima, la lamió de un latigazo".

La novela no podía concluir de otra manera que con el rotundo fracaso humano y sentimental del guionista.

Alfred Hayes (1911-1985) es de origen inglés pero se crió en Nueva York y su brillante literatura se considera eminentemente norteamericana. Fue guionista de cine y de televisión, novelista y poeta. Colaboró en Italia con Roberto Rossellini y Vittorio De Sica, y en Hollywood, entre otros, con Fritz Lang y Nicholas Ray. Adaptó al cine un musical de Maxwell Anderson/Kurt Weill. Deben citarse sus novelas Los enamorados, Que el mundo me conozca, La chica de la Via Flaminia, La sombra del cielo, Todas tus conquistas, The Stockbroker, el hombre joven amargo, y la muchacha hermosa; los libros de poesía El gran momento, Bienvenido al castillo, Justo antes del divorcio y el libro de cuentos Las tentaciones de Don Volpi.

Germán Cáceres

Este libro forma parte del catálogo de la Biblioteca. Siendo socio puede retirarlo para su lectura.

120 años de la "Juan B. Justo"

La Biblioteca Obrera Juan B. Justo cumple 120 años, y desde la Biblioteca Popular Carlos Sánchez Viamonte adherimos y acompañamos en la celebración, que se realizará el viernes 29 de septiembre a las 19 horas en su sede de Av. La Plata 85.

Caligari en el Cineclub La Rosa

Con una muy buena respuesta del público, dimos comienzo en el Cineclub La Rosa al ciclo dedicado a los doctores Caligari y Mabuse con el clásico de Robert Wiene, proyectado en el hermoso formato fílmico Súper 8.

















Dios y el goce de l/a mujer

Es el título del próximo encuentro del Seminario “Las escrituras del goce femenino -psicoanálisis y literatura-”, que se realizará el sábado 16 a las 11 horas en nuestra Biblioteca, Austria 2154.


Recordemos que el Seminario es dictado por Enrique Acuña. En esta ocasión estará invitada Guillermina Martinez.

Día del bibliotecario

El 13 de septiembre fue establecido como “Día del Bibliotecario” por el Congreso de Bibliotecarios reunidos en Santiago del Estero en el año 1942,  y fue instituido como "Día del Bibliotecario" a nivel nacional en 1954, mediante sanción del Decreto Nro.17.650/54, en homenaje a los bibliotecarios de todo el país.



Este día se corresponde con la edición de la "Gaceta de Buenos Aires" del 13 de septiembre de 1810, en la que apareció un artículo titulado "Educación", escrito por Mariano Moreno, en el que informaba sobre la creación por la Junta de Mayo de la Biblioteca Pública de Buenos Aires, hoy Biblioteca Nacional y de los nombramientos del Dr. Saturnino Segurola y Fray Cayetano Rodríguez, quienes fueron los primeros bibliotecarios oficiales de la nueva era de la Independencia de la República.

Esta fecha tiene un gran valor histórico y cultural porque la Biblioteca Nacional fue creada a inspiración del Dr. Mariano Moreno, Secretario de la Primera Junta de Gobierno de la Revolución de Mayo.

Presencia de Sarmiento

Sarmiento es un destino. Sarmiento crea la literatura en un país iletrado. Es un intelectual que escribe y piensa al mismo tiempo que construye aquello que escribe y piensa. En un país de analfabetos y de barbarie crea la modernidad, lo simbólico. Por eso combate el caudillismo, a líderes ensangrentados que explotaban miles de hectáreas con mano de obra gaucha. Hacendados burócratas y al mismo tiempo representantes del pueblo. Una afinidad con los rústicos que sigue embaucando al pueblo. Vive en un territorio embrutecido donde no existe nada: no existe nación, no existe estado, no existe patria. Tulio Halperin Donghi lo definió con precisión al escribir que Sarmiento construyó “una Nación en desierto argentino”. Algo más. Carlos Fuentes aseveró en una entrevista, al responder sobre la literatura argentina: “Ustedes tienen el Facundo y a Borges”.


Sarmiento entiende que no hay patria sin cultura. Es moderno, anti- tradicionalista. Piensa en Europa, en Estados Unidos, en lo universal, en la civilización. Es un creador obsesivo, un obsesivo de la educación pública. Tuvo integridad, tuvo valor, tuvo genio, tuvo imaginación. Como pocos. Eso molestaba y sigue molestando a demagogos, a corruptos, a obsecuentes. La integridad, el valor, el genio, la imaginación.

Sarmiento, que ya había leído a Tocqueville -cronista de la década anterior- como un obstinado precursor presintió a mediados del siglo XIX que el futuro estaba en Estados Unidos y no en Europa. La democracia del norte podía ser contradictoria pero las monarquías no le parecían ni siquiera respetables. Sus reyes le resultaban ineptos y ridículos. Junto a su mirada el ímpetu de Balzac pero el espejo de Fenimore Cooper. Estados Unidos era un país joven, robusto, americano. Muelles, andenes, locomotoras, sirenas de barcos. Entonces queda claro: Franklin y míster Mann.

Como maestro, como periodista, como escritor o como gobernante combatió de manera permanente el atraso moral y social. No podemos dejar de señalar que a diferencia de otros intelectuales, cuyo aporte se limita a lo teórico, Sarmiento era un hombre de acción. Desde cada uno de los puestos que ocupó impulsó muchos de sus proyectos. Recordemos: en sólo seis años de su mandato presidencial (1868-1874) se crearon ochocientas escuelas, de treinta mil alumnos pasaron a cien mil. La Ley de Educación 1420, que establecería la educación pública, obligatoria, gratuita y laica – votada en 1884 bajo la presidencia de Julio A. Roca – tuvo en Sarmiento su ideólogo, su impulsor.

Estimuló el progreso industrial, alentó la mecanización agrícola, extendió la red de ferrocarriles, implantó el telégrafo en todo el país, abrió caminos, postas, impulsó el sistema métrico decimal, promovió la navegación de ríos, proyectó la construcción del puerto de Buenos Aires. En lo cotidiano debemos decir que se multiplicaron los diarios. Ya no se venderán por suscripciones. Se venderán en la calle, da lugar a los primeros quioscos, y a un nuevo oficio que con el tiempo -y gracias a Florencio Sánchez- se llamará canillita. Es entonces que aparecen La Prensa, La Nación, La Capital de Rosario.

Ahora vamos a realizar una rápida mirada, comparar de un breve brochazo una visión del mundo. El 4 de marzo de 1865 Abraham Lincoln jura como presidente su segundo mandato. El 9 de abril se declara la abolición de la esclavitud en Estados Unidos. Richard Wagner estrena Tristán e Isolda. Gregor Mendel finaliza Teoría de la herencia. En 1870 empieza la construcción del Puente de Brooklin. Lucio V. Mansilla publica Una excursión a los indios ranqueles. Se proclama la infalibilidad del papa durante el Primer Concilio Vaticano. En Italia desaparecen los Estados Pontificios. José Martí es desterrado a Isla de Pinos. Francia proclama la III República. Mueren Gustavo Adolfo Bécquer, Charles Dickens, Alejandro Dumas, padre, el Conde de Lautrémont. Benito Pérez Galdós publica su primera novela La Fontana de Oro. Nacen Lenin, Guy de Maupassant, Virginia Bolten. Pasteur: las enfermedades del gusano de seda. Veamos, por último, que ocurre sobre el final del mandato de Sarmiento. En 1874 Alejandro Dumas ingresa a la Academia francesa. Alemania y Grecia firman el tratado de Olimpia. Nace Gerturde Stein, Guglielmo Marconi, Macedonio Fernández, Ernst Cassirer, Joaquín Torres García, Winston Churchill. Smetana comienza su composición Mi patria. Músosrgski estrena Cuadros de una exposición. Emile Zola publica El vientre de París. Se realiza la Primera Exposición impresionista: Monet.

En soledad estudió inglés, en soledad escribió páginas memorables. Sarmiento entre dos fuegos, como señaló con lucidez otro olvidado: Luis Franco. Una vez más: Facundo, Argirópolis, Recuerdos de Provincia, Viajes por Europa, África y América. Algo más. Bajo su presidencia se completó la redacción del Código Civil, obra de Dalmacio Vélez Sársfield. Para una anécdota: Vélez Sarsfield padre de Aurelia Vélez, el gran amor de Sarmiento.

Muchos son los libros valiosos que se escribieron sobre este hombre contradictorio, volcánico, provocador. Voy a recomendar uno: Sarmiento anecdótico de Augusto Belin Sarmiento. Como afirma Narciso Bidayán en el prólogo de la edición de 1961 “…puede ser un precioso libro de lectura escolar, un vademécum esencial para los hombres de gobierno o que aspiren a serlo, un extracto de historia, metódico y seguro, y un álbum de máximas, impresiones y agudezas de observación y estilo”.

Enseñó a leer y a escribir, formuló ideas con formas definitivas, no admitía regalos, recordó que cada uno debía cumplir con su deber, habló de una justicia justa, remarcó la decencia, luchó contra la pedagogía del odio, ensanchó las calles de Buenos Aires.

Escribió para siempre: “La ignorancia es atrevida. / Puede juzgarse el grado de civilización de un pueblo por la posición social de la mujer. / El buen salario, la comida abundante, el buen vestir y la libertad educan a un adulto como la escuela a un niño. / Hombre, pueblo, Nación, Estado, todo: todo está en los humildes bancos de la escuela. / Fui nombrado presidente de la República, y no de mis amigos”.

Dejó escrito un testamento político: “…sin fortuna que nunca codicié, porque era bagaje pesado para la incesante pugna, espero una buena muerte corporal, pues la que me vendrá en política es la que yo esperé y no deseé mejor que dejar por herencia millones en mejores condiciones intelectuales, tranquilizado nuestro país, aseguradas las instituciones y surcado de vías férreas el territorio, como cubierto de vapores los ríos, para que todos participen del festín de la vida, del que yo gocé sólo a hurtadillas”.

Como señaló Leopoldo Lugones, Sarmiento representa “la tentativa lograda de hacer literatura argentina, que es decir patria: puesto que la patria consiste ante todo en la formación de un espíritu nacional cuya exterioridad sensible es el idioma”.

Para finalizar evoquemos estas palabras de un hombre cladividente: “…para tener paz en la República Argentina, para que los montoneros no se levanten, para que no haya vagos, es necesario educar al pueblo en la verdadera democracia, enseñarles a todos lo mismo, para que todos sean iguales… para eso necesitamos hacer de toda la república una escuela”.

Carlos Penelas
Buenos Aires, 11 de septiembre de 2017

Caligari en la Biblioteca

Primera función del ciclo dedicado a dos de los doctores más terribles que dio el cine alemán de principios de siglo XX con la proyección en fílmico de El gabinete del Dr. Caligari. Será el miércoles 13 de septiembre a las 20.30 horas en Austria 2154. Con entrada libre y colaboración voluntaria.


Miércoles 13 de septiembre - 20:30 horas
EL GABINETE DEL DR CALIGARI
(Das Kabinett des Dr Caligari, Alemania, 1920, blanco y negro, 53 minutos)
Dirección: Robert Wiene.
Elenco: Conrad Veidt, Werner Krauß, Lil Dagover, Friedrich Feher, Hans Heinrich von Twardowski, Rudolf Lettinger.


El desquiciado Dr. Caligari y su fiel sonámbulo Cesare están vinculados con una serie de asesinatos en un pueblo de montaña: Holstenwall. La mayor parte del argumento es presentado como un flashback. El narrador, Francis, y su amigo Alan visitan un carnaval en el pueblo donde ven al Dr. Caligari y al sonámbulo Cesare, a quien el doctor presenta como una atracción.


Caligari se ufana de que Cesare puede contestar cualquier pregunta si es cuestionado. Cuando Alan le pregunta a Cesare cuándo tiempo le queda de vida, Cesare le responde que morirá antes del amanecer del día siguiente.



Proyección en Súper 8.

Más información: www.cineclublarosa.blogspot.com

La humillación

de Philip Roth
(Editorial Sudamericana, sello Mondadori, Buenos Aires, 2015, 160 páginas)



El actor Simon Axler es el protagonista de esta novela que se narra en tercera persona. En realidad es casi un monólogo porque se centra en la crisis de un hombre que envejece y decae como artista. Su ex esposa Victoria, una bailarina de ballet que había formado parte de la compañía de Balanchine, ya pasó por el mismo proceso y está moralmente destruida.

Es desgarrador cómo ambos personajes, antes triunfadores, se hunden en una frustración desesperante: “¿Qué era lo que había destruido su confianza? (…) ¿Se trataba puramente del paso del tiempo, que trae consigo deterioro y derrumbe?”.

Pone al desnudo los tormentos psicológicos que acarrea la labor actoral. Roth observa el teatro a partir de sus más profundas sutilezas. Su escritura se acerca a la perfección mediante períodos que se despliegan con exactitud y describen la vida interior del atormentado Simon. Se luce en los párrafos largos y en los diálogos inteligentes (los otros personajes son actores, agentes teatrales y profesores universitarios). La traducción de Jordi Fibla es brillante.

La humillación no es fácil de leer porque trata el tema del suicida, los sufrimientos y dudas que lo llevan a quitarse la vida: “El suicidio es el papel que escribes para ti mismo –les dijo–. Lo habitas y representas. Todo está cuidadosamente puesto en escena….dónde te encontrarán y de qué manera. –Entonces añadió: Pero es una sola representación”. “Y si es tan difícil matar a otra persona, alguien de quien tienes todas las razones para querer destruirlo, imagina lo difícil que es matarte a ti mismo”.

Desfilan en el libro seres muy desdichados, agobiados por el dolor y la neurosis.

De repente se plantea una elipsis violenta e imprevista: el protagonista se ha recuperado.

Al ir aclarándose que se debe a la relación que ha iniciado con Pegeen, una mujer lesbiana veinticinco años menor que él, la óptica del autor –o mejor de Simon Axler– cambia por completo y se vuelca hacia un optimismo absoluto, como si la vida siempre ofreciera oportunidades.

Pero las patologías, implacables, anidan detrás de las máscaras de los personajes y, asimismo, asoma la perversión sexual. Una enfermiza sordidez se apodera del protagonista y de su amante.

En el final, la anécdota se torna perturbadora hasta arribar a una conclusión patética.

Philip Milton Roth (Newark, Nueva Jersey, 1933) ha recibido innumerables premios (algunos de ellos son: la Medalla Nacional de las Artes en la Casa Blanca, el reconocimiento de la American Academy of Art and Letters, La Medalla de Oro de Narrativa, en dos oportunidades el National Book Award y el National Book Critics Circle Award) y escrito novelas, cuentos y ensayos. Entre sus obras más admiradas se encuentran Adiós, Columbus (1959), El lamento de Portnoy (1997) y la trilogía compuesta por Pastoral americana (1977, que obtuvo el Pulitzer), Me casé con un comunista (1998) y La mancha humana (2000).

Germán Cáceres

Este libro forma parte del catálogo de la Biblioteca. Siendo socio puede retirarlo para su lectura.

Reliquia del catálogo


Reliquia de nuestro catálogo: La Capital de la República, de Arturo B. Carranza, publicado en 1938. Disponible solo para consultar en sala.


Donaciones de Carlos María Romero Sosa

Agradecemos mucho las donaciones de Carlos María Romero Sosa. Sus libros ya forman parte de nuestro catálogo.