Uno es un número solitario

de Bruce Elliott
(La Bestia Equilátera, Buenos Aires, 2014, 176 páginas)



Narra la fuga de la cárcel de Larry Camonille. Es una auténtica crook story, es decir, una novela policial enfocada desde el comportamiento del delincuente, a la manera de A quemarropa (1952), de Richard Stark, protagonizada por Parker, un asesino implacable y además un ganador, mientras que el desdichado Larry es un perdedor nato, que nada le sale bien, con un destino fatal que tiñe a la historia de un aliento trágico cargado de escepticismo.

La narración cautiva por la capacidad de síntesis, el estilo seco, los diálogos cortantes y las descripciones crudas (“Hacía un calor apestoso, un calor típico de Chicago, un calor de conventillo, un calor de prostíbulo”). La traducción de Carlos Gardini es un puntal para poder disfrutar de la lectura del libro.

A las pocas páginas se cruza con Larry una rubia hermosa y provocativa, aunque un tanto madura, que hace temer que la novela se descarrile hacia un lugar común, pero Elliott lo evita con gran habilidad haciendo que la historia gire en otra dirección.

En su huída, Larry arriba a un pueblo cuyos habitantes se caracterizan por su sordidez y su dependencia del alcohol. Es una trama de bajas pasiones, de personas siniestras dispuestas a matar. Salvo Larry, que muestra firmeza y carácter, los demás hombres están quebrados y dominados por las mujeres. Por su clima y tensión, la novela evoca El cartero siempre llama dos veces (1934), de James M. Cain.

Los vericuetos que debe transitar Larry en su intento de huida de la policía hacen que la lectura subyugue y se vaya tornando irresistible, porque empiezan a revelarse los atroces propósitos de los personajes.

Pero en medio de tanta sordidez y maldad, nace el amor entre dos seres que padecen una extrema soledad: Larry y Jan, jovencita de apenas catorce años.

El autor no escatima sorpresa y logra un suspenso del que solo es capaz el cine. Ha escrito un texto que bien puede pasar por un guión de una película del género negro norteamericano. Como afirma Luis Gusmán en Ñ del 2.8.14: “…un estilo que delata que tanto el lector como los personajes de la novela viven con el corazón en la boca”.

Uno es un número solitario apareció por primera vez en 1952. Otras novelas de Bruce Elliott (Nueva York, 1914-1973) son You´ll Die Laughing (1945), Asylum Earth (1968) y The Rivet in Grandfahter´s Neck (1970). Fue además guionista de televisión y mago (escribió seis manuales sobre el tema).



Germán Cáceres

Este libro forma parte del catálogo de la BibliotecaSiendo socio puede retirarlo para su lectura.

Exponé en la Biblioteca: últimos días

Hasta el viernes 4 de marzo inclusive se encuentra abierta la convocatoria para los fotógrafos que deseen exponer sus obras en la Biblioteca Popular Carlos Sánchez Viamonte a lo largo de 2016. Los interesados deberán mandarnos sus trabajos por correo electrónico, de acuerdo a las bases y condiciones.

Primer encuentro del CEP

El viernes 4 de marzo a las 10 horas comenzarán las reuniones del Centro de Estudios Poéticos "Aletheia" en la Biblioteca Carlos Sánchez Viamonte, Austria 2154. En esa ocasión, la Dra. Graciela Maturo se referirá a “El fin de la modernidad”, en el año del centenario de la muerte de Rubén Darío.


El CEP es dirigido por la Dra. Maturo y Alejandro Drewes, y desde este año se reunirán los primeros viernes de cada mes, a las 10 horas.

Recordemos que nuestra Biblioteca es sede de los encuentros del CEP desde 2012.

Eco en nuestro catálogo

Muchos títulos de la amplia bibliografía de Umberto Eco se encuentran disponibles en el catálogo de la Biblioteca Popular Carlos Sánchez Viamonte.


El escritor italiano Umberto Eco, fallecido ayer a los 84 años, dejó una gran bibliografía compuesta de piezas claves del Siglo XX tanto desde el ámbito literario como de la filosofía y la semiótica. Muchas de esas obras son parte de nuestro catálogo, como El nombre de la rosa, Signo, El cementerio de Praga, Confesiones de un joven novelista, Nadie acabará con los libros (escrita junto a Jean Claude Carriére) y Número cero, su última obra editada.

Muere Umberto Eco, el humanista total

Fallece a los 84 años el escritor, filósofo y semiólogo italiano, autor de El nombre de la rosa. Su figura y su obra ejercieron una enorme influencia desde la curiosidad crítica



A los 84 años, y sin perder en ningún momento la curiosidad crítica, murió anoche en Milán el escritor, filósofo y semiólogo italiano Umberto Eco. La noticia fue comunicada al diario italiano La Repubblica por la familia. Falleció a las 22.30 en su casa. El autor de obras imprescindibles como El nombre de la rosa, en 1980, o El péndulo de Foucault, en 1988, había nacido en Alessandria el 5 de enero de 1932. La última de las obras de su fecunda carrera como autor de novelas de éxito y ensayos de semiótica, estética medieval o filosofía, fue Número cero, una mirada crítica del gran experto de la comunicación sobre una crisis del periodismo que, advertía, empezó “en los cincuenta y sesenta, justo cuando llegó la televisión”.

“Hasta entonces”, contaba en una entrevista de Juan Cruz publicada por El País en marzo de 2015, “el periódico te contaba lo que pasaba la tarde anterior, por eso muchos se llamaban diarios de la tarde: Corriere della Sera, Le Soir, La Tarde, Evening Standard… Desde la invención de la televisión, el periódico te dice por la mañana lo que tú ya sabías. Y ahora pasa igual. ¿Qué debe hacer un diario?”. Esa era la duda —la curiosidad vestida de pesimismo— que lo llevó a publicar su último libro y a mantener su mirada despierta hacia todo lo que ocurría a su alrededor.

La trama de Número cero está ambientada en 1992, un año clave de la historia italiana por el caso Tangentópolis, y se desarrolla en la redacción de un periódico en ciernes donde confluyen la logia masónica P2, las Brigadas Rojas, el fin de una era y la aparición de otra —con Silvio Berlusconi a punto de saltar al escenario— que desvaneció muchas esperanzas hasta convertirse en la Italia desorientada de hoy. Todo ello lo miró, lo analizó y lo escribió Eco.

Tras difundir la noticia de su fallecimiento —pocas veces la expresión Italia está de luto ha tenido tanto sentido—, el diario La Repubblica escribió en su web un titular que resume muy bien la personalidad de Eco y el respeto, casi unánime, que despertaba en Italia: “Muere Umberto Eco, el hombre que lo sabía todo”. Como destacaba Il Corriere della Sera, Eco ha sido una presencia constante e imprescindible de la vida cultural italiana del último medio siglo, pero su fama, a nivel mundial, se debe al extraordinario éxito de El nombre de la rosa, del que se vendieron millones de copias en todo el mundo. “Recorrer la vida y la carrera de Umberto Eco”, explica el diario de Milán, “significa también reconstruir un pedazo importante de nuestra historia cultural”.

La vida académica de Eco se inició en 1954 en Turín. Aquel año se doctoró en Filosofía, pero también participó en un concurso de la RAI —la televisión pública italiana— en el que venció y que lo convirtió en compañero del periodista Furio Colombo y del filósofo Gianni Vattimo en una aventura de complicidades siempre ligada al mundo de la cultura. En los sesenta trabajó como profesor agregado de Estética en las universidades de Turín y Milán y participó en el Grupo 63 publicando ensayos sobre arte contemporáneo, cultura de masas y medios de comunicación. Entre estos ensayos los más conocidos son Apocalípticos e integrados y Opera aperta. El semiólogo piamontés también fue catedrático de Filosofía en la Universidad de Bolonia, donde puso en marcha la Escuela Superior de Estudios Humanísticos, conocida como la Superescuela, porque su objetivo es difundir la cultura internacional entre licenciados con un alto nivel de conocimientos. También fundó la Asociación Nacional de Semiótica.

Entre sus innumerables premios está el Príncipe de Asturias de Comunicación y Humanidades del 2000. Inquieto hasta el fin, acababa de lanzar una nueva editorial, La Nave de Teseo.

En un discurso en la Universidad de Turín, Eco aplicó su mirada crítica –no todo es positivo ni negativo en su totalidad—a las redes sociales: “El fenómeno de Twitter es por una parte positivo, pensemos en China o en Erdogan. Hay quien llega a sostener que Auschwitz no habría sido posible con Internet, porque la noticia se habría difundido viralmente. Pero por otra parte da derecho de palabra a legiones de imbéciles”.

Fuente: Diario El País de Madrid.

Pista negra

de Antonio Manzini
(Black Salamandra, Buenos Aires, 2015, 256 páginas)



Esta novela policial –de amenísima lectura– participa del subgénero enigma porque todo su desarrollo conduce hacia el esclarecimiento del asesinato de un lugareño en una de las estaciones de esquí del Valle de Aosta, en los Alpes italianos. Pero también del subgénero procesal porque la investigación está a cargo de Rocco Schiavone, subjefe de la comisaría de la localidad.

En la creación de este singular héroe reside el más alto hallazgo de Manzini. Rocco es mal hablado, irónico, mujeriego, sus observaciones están cargadas de veneno, maltrata a sus subalternos y no tiene problemas en cometer actos fuera de la ley, como por ejemplo introducirse clandestinamente en la vivienda de un sospechoso o incautar un contrabando de marihuana y quedarse con la mercadería. Pero todo este conjunto de defectos deviene humorístico por sus ocurrencias, que a veces son sabias: “Los perros lo saben. Puedes leerlo en sus ojos. Deberías hacerte perro, Italo. Aprenderías un montón de cosas. Aprenderías, por ejemplo, que en la naturaleza no existe la justicia. Eso es un concepto totalmente humano. Y como todas las cosas humanas, es opinable y falaz“.

Los personajes secundarios están magistralmente tratados. El estilo del escritor es directo, conciso y de gran precisión en las descripciones, especialmente de la belleza alpina. Ha expresado que rechaza “las novelas ciegas en las que el ambiente, la estación, el clima, el paisaje están menos cuidados que las palabras”. Asimismo posee un domino estupendo de los diálogos y, con pulso firme y cortante, obtiene una narración ágil y dinámica.

Hacia la mitad de Pista Negra, la trama toma un giro inesperado relacionado con inmigrantes ilegales, un factor sorpresa que introduce el autor con suma habilidad. De igual forma la historia se abre continuamente a incógnitas y mantiene el suspenso del lector durante todo el libro.

Es óptima la traducción de Teresa Clavel Lledó.

Esta es la tercera novela del escritor, actor, director de cine y de teatro Antonio Manzini (Roma, 1964), las otras son Sangue marcio y La giostra dei criceti. Además publicó varios relatos breves, dos de ellos con Niccolò Ammaniti.


Germán Cáceres

Fin de las obras, casa renovada

Aquí, todas las fotos tras la finalización de las obras en la Biblioteca Carlos Sánchez Viamonte.


Se realizó la pintura del frente de la casa, la renovación de la vereda, donde se colocarán canteros con plantas, además de proteger al árbol de la puerta.


Además, se erradicó la humedad en la pared del fondo, se compró y colocó un nuevo termotanque, y se colocó ventilación en el cuarto de guarda y se renovaron las canaletas del salón principal.


Aquí, un video de los trabajos.

Cambio de día y horario de lecturas mensuales del CEP

A partir de marzo, las reuniones mensuales del Centro de Estudios Poéticos "Aletheia" que dirigen Graciela Maturo y Alejandro Drewes cambian de día y horario, realizándose los primeros viernes de cada mes, a las 10 horas.


El CEP se reúne mensualmente en nuestra Biblioteca desde 2012, con destacadas participaciones e invitados especiales a exponer en sus reuniones. Aquí encontrarán un resumen de las actividades en 2015.

En el primer encuentro de 2016, el viernes 4 de marzo, se llevará a cabo una lectura a cargo de Graciela Maturo sobre el modernismo, en el año del centenario de Rubén Darío. Próximamente, más imformación.

Asóciese a la Biblioteca

Por una módica cuota mensual, asóciese a la Biblioteca Popular Carlos Sánchez Viamonte. Retire libros y videos a domicilio, y obtenga descuentos en los cursos y talleres que se dictan en nuestra sede.


Ser socio es además apoyar la Biblioteca, formar parte de una institución cultural barrial, fortalecerla y ayudarla a seguir creciendo con más obras, infraestructura y propuestas educativas, sociales y culturales.

En este enlace podrá consultar todos los requisitos para asociarse. En este otro enlace, podrá consultar nuestro catálogo on line.

Seminario de verano con alumnos brasileños

Como ya es costumbre en cada verano o receso invernal, en enero se llevaron a cabo en nuestra Biblioteca las clases del programa “El Español en el Marco de las Relaciones Internacionales”.

El seminario propone una inmersión en la lengua castellana para alumnos brasileños de la carrera de Relaciones Internacionales, y ya recibió casi 400 alumnos desde su creación, en 2003.

Combina clases de idioma (por la Lic. Gabriela Hidalgo) con visitas guiadas por la ciudad cuyo propósito es hacer con que los alumnos conozcan los principales hechos de la historia de Argentina de una forma dinámica y entretenida. 

La coordinación de la actividad corre por cuenta de Claudia Caraviani. Se realiza en la Biblioteca Popular Carlos Sánchez Viamonte desde 2014, en verano e invierno.

Seguinos

Les recordamos que la Biblioteca tiene cuentas en Twitter y Facebook, donde además pueden seguirnos en nuestra página y grupo del Cineclub La Rosa.


Además, como siempre:

Reabrimos

Desde el miércoles 10 de febrero, y en nuestro horario habitual de lunes a viernes de 16 a 20 horas, la Biblioteca volverá a abrir sus puertas al público. Los esperamos.


Próximamente comenzaremos a difundir los Talleres 2016, que comenzarán en abril.

Para saber cómo asociarse, click acá.

Consulte nuestro catálogo on line acá.

Preparando los talleres

Los cursos y talleres en la Biblioteca retomarán en abril. Próximamente brindaremos más imformación sobre la oferta para el primer cuatrimestre.


Les recordamos que pueden obtener toda la información de la Biblioteca en nuestra página www.carlossviamonte.com.ar, en Facebook y Twitter.

Claraboya

de José Saramago
(Alfaguara, Buenos Aires, 2012, 424 páginas)



Esta, su segunda novela (la primera fue Tierra de pecado, 1947), la escribió Saramago aproximadamente en 1953 y una editorial la rechazó. Cuando más tarde esa editorial encontró el manuscrito y quiso publicarlo, Saramago era famoso y no prestó su autorización: aquella negativa le traía malos recuerdos y dijo que sólo saldría a luz después de su muerte, y así ocurrió. En el prólogo lo comenta Pilar del Río, que es además responsable de la impecable traducción, cuyo vocabulario es muy español.

Ya entonces era notable la prosa de Saramago, cuando rondaría los 29 años: llana, fluida, de insólita perfección sonora. Aparecen imágenes hermosas, algunas de ellas cargadas de sabiduría (“Luchaban, sin desfallecimiento, uno y otro, el sonido contra la obstinación de la desesperanza y la certeza de la muerte, el silencio contra el desdén de la eternidad.”/ “El día en que sea posible construir sobre el amor no ha llegado todavía…”).

La novela se desarrolla en la década del cincuenta, en un edificio humilde de cinco unidades. La descripción de los vecinos que lo habitan parece copiada de una película neorrealista italiana. Pero no cae en el costumbrismo, sino que apunta a la interioridad de los personajes. Saramago es un agudo psicólogo y sus criaturas parecen tener carne y alma, como si permanecieran junto a nosotros. En ellos van surgiendo lentamente el tedio, la frustración, la amargura y los duros enfrentamientos. Así, Emilio mantiene un vínculo patológico con su esposa Carmen; lo mismo sucede con Caetano y Justina. En cambio, la familia compuesta por Anselmo, Rosalía y su hija María Claudia es un volcán apagado a punto de entrar en erupción. En el grupo formado por Amelia con su hermana Cándida y sus sobrinas Isaura y Adriana, aparece el fantasma del lesbianismo. Emotiva y querible, la solitaria Lidia pone al descubierto cómo esa sociedad lisboeta -atenazada por la dictadura de Salazar- condenaba a la mujer que sostenía relaciones sexuales fuera de la santidad del matrimonio. Los diálogos entre Silvestre y su inquilino Abel revelan dudas fundamentales sobre el sentido de la existencia (“¿Quién hay ahí que pueda declarar que vive plenamente?”/ “La vida es una lucha de fieras, a todas horas y en todos los sitios.”). Saramago establece inteligentes elipsis entre la mayoría de los capítulos, que refuerzan la intriga sobre la posible evolución de los conflictos.

Hay referencias a eminentes creadores, como Beethoven, Honegger, Shakespeare, Eça de Queirós, Fernando Pessoa, Dostoievski, y un intertexto de La Religiosa, de Diderot, que Isaura lee mientras está sufriendo un proceso similar al descrito por el enciclopedista.

José Saramago (Axinhaga, Portugal, 1922-Tías, Lanzarote, España, 2010), recibió innumerables premios, entre ellos el Camoens (1995) y el Nobel (1998). Entre sus libros figuran las novelas El año de la muerte de Ricardo Reis (1984), El evangelio según Jesucristo (1991) y Ensayo sobre la ceguera (1995).

Germán Cáceres

Videoteca

No sólo libros tiene nuestra Biblioteca, sino una amplia videoteca con películas en DVD a disposición de nuestros socios.



Para retirar material audiovisual de la Videoteca es necesario previamente estar asociado al Centro Cultural y Biblioteca Popular Carlos Sánchez Viamonte, cumpliendo las normas y requisitos vigentes para el préstamo domiciliario de libros. Puede consultar cómo asociarse haciendo click acá.

Al momento de la adhesión a la Videoteca se deberán entregar 3 DVD vírgenes con sus correspondientes cajas, a modo de donación para ampliar el catálogo. Dicha membresía deberá renovarse anualmente bajo las mismas condiciones, pudiendo ser modificadas por la Comisión Directiva de la Biblioteca.

Puede consultar el catálogo aquí.

Sombras de la guerra

Con la novela Ha vuelto Timur Vermes imagina un regreso de Hitler, mientras Ernst Jünger indaga desde su Diario en la Gran Guerra.