Brecht en la Biblioteca

Un fantástico Sepp Bierbichler como Bertolt Brecht, en su último verano, contado con maestría por Jan Schütte en La despedida, que proyectamos en 16mm en el Cineclub La Rosa.

Agradecemos al Goethe-Institut Buenos Aires por la copia, e informamos que la función suspendida de Adiós, América se realizará el miércoles 11 de noviembre a las 20:30 horas.

"La despedida" de Jan Schütte, en el Cineclub La Rosa

Nueva función dedicada al director alemán Jan Schütte con la proyección, en 16mm, de La despedida, película en la que narra el último verano de Bertolt Brecht. Será el miércoles 28 de octubre a las 20:30 horas, con entrada libre y colaboración voluntaria, en Austria 2154.


Miércoles 28 de octubre - 20:30 horas
LA DESPEDIDA
(Abschied - Brechts letzter Sommer, Alemania, 2000, color, 91 minutos)
Dirección: Jan Schütte.
Elenco: Josef Bierbichler, Monika Bleibtreu, Elfriede Irrall, Margit Rogall, Jeanette Hain, Samuel Fintzi, Rena Zednikowa, Birgitt Minichmayr.


Las últimas vacaciones de verano de Bertolt Brecht en 1956, en su casa de campo en el lago de Schermützel. Las mujeres que han desempeñado un papel importante en su vida están con él, desde Helene Weigel hasta Ruth Berlau. Está también Wolfgang Harich, filósofo opuesto al régimen, que será arrestado sin que el escritor, cada vez más alejado de la realidad, ni siquiera se entere.


Rodeado de mujeres, Bert Brecht termina las vacaciones del verano en su casa de campo de Buckow. La vida parece llamarle de nuevo a Berlín, pero en realidad, lo que espera al célebre escritor no es el teatro sino la muerte. Su hija, Barbara, quema en el parque la gorra maloliente de su padre como si quisiera separarse de los accesorios del pasado. Un Brecht gruñón que busca desesperadamente su vieja gorra durante toda la película, es como un cómico hilo rojo que nos muestra lo difícil que es para el poeta, viejo y enfermo, discernir lo esencial.

"Al escoger los intérpretes, Jan Schütte tuvo la genial idea de escoger a Sepp Bierbichler para el personaje de Brecht. A primera vista parece impresionante, su estatura física domina sobre su calibre intelectua. Es precisamente este particular lo que acentúa las contradicciones que caracterizan al escritor, al conferirle siempre un cierto toque de enfermo imaginario y presumido, es más fácil para su entorno ignorar el verdadero estado físico de Brecht. Por otra parte, la falta de parecido físico entre el actor y el escritor pone la película a salvo de todo efecto de imitación, lo cual de manera subliminal convierte siempre a las películas biográficas en objeto de "curiosidad". Con su excelente interpretación del papel, Bierbichler compensa generosamente lo que pudiera faltarle desde un enfoque físico. Qué importa que tenga o no parecido con el escritor, Brecht hubiera podido ser ese personaje: un alemán del sur, más terco que una mula, que ha perdido las ganas de luchar, que se deja agasajar tranquilamente por una delegación de jóvenes socialistas y que, por lo demás, lo único que desea es que le dejen en paz. Entretanto, las mujeres se vigilan mutuamente, disputándose por saber cuál de ellas habrá inspirado cuál obra del escritor y las dos asistentas Weckwerth y Palitzsch, devotas y dóciles, ejecutan sin protestar las órdenes del gran maestro. Tras haber visto esta película, Brecht quedará gravado para siempre en nuestra memoria con un cierto parecido a Bierbichler. Al mismo tiempo, conservaremos el recuerdo un poco triste del arquetipo de escritor que, evidentemente, se adaptó con demasiada frecuencia a la política, sin que al final le hubiera servido de nada". (Hans Günther Pflaum)


Ciclo realizado con el apoyo del Goethe-Institut Buenos Aires.

Importante donación de CONABIP

Como todos los años, la Comisión Nacional Protectora de Bibliotecas Populares, CONABIP, nos ha hecho llegar una importante donación de libros que incluye autores nacionales y extranjeros, novelas, poesía, política, obras de teatro, libros infantiles y juveniles, entre otros.


Los ejemplares serán catalogados próximamente. El catálogo puede verse en este enlace.

El país elige

Como desde hace 32 años, los argentinos iremos nuevamente a las urnas para elegir nuestro futuro presidente. Es saludable que se nos haya hecho normal, y debemos considerarlo una ocasión especial para celebrar la democracia.

Más Ken Follett

Los amantes del escritor galés estarán de parabienes con la adquisición de un nuevo título de su extensa bibliografía.

"Lacan y la antifilosofia -con y sin Deleuze-"

En un nuevo encuentro del Seminario "Los fundamentos del psicoanálisis", dictado por Enrique Acuña, el sábado 24 de octubre el docente invItado Marcelo Ale disertará sobre "Lacan y la antifilosofia -con y sin Deleuze-". Como siempre, en Austria 2154 a las 11 horas.


La inscripción se realiza escribiendo a enrac@fibertel.com.ar o llamando al (0221) 421-4533. Los interesados también podrán contactar con la Biblioteca escribiendo acarlossanchezviamonte@yahoo.com.ar

Auspicia: PRAGMA –Instituto de Enseñanza e Investigación en Psicoanalisis- www.aplp.org.ar
Revista Analitica del Sur –Psicoanálisis y Crítica-:www.analyticadelsur.com.ar

Nueva biblioteca

Como parte de las últimas actualizaciones por subsidios recibidos, hemos comprado una nueva biblioteca, que pronto se llenará de nuevos libros. ¡Alegría!


Feliz día de la madre

A las que nos acompañan, las que siempre apoyaron, las que no están, pero nunca se irán, las que nos permiten contar con ellas en todo momento, pero sobre todo a las que nos enseñaron a leer y aprendimos con ellas la pasión por los libros, ¡feliz día!


En presencia de un payaso

por Andrés Barba
(Anagrama, Buenos Aires, 2015, 184 páginas)


Su título lo tomó Andrés Barba –según el mismo declara en el epílogo- de un filme de 1997 realizado por el director sueco Ingmar Bergman para la televisión de su país, que todavía no tuvo oportunidad de ver. Aunque comenta en una entrevista que le hizo Gabriela Saidón para la revista Ñ el 28.3.2015 que “el protagonista es un cómico, no un clown”.

Marcos -un físico de cuarenta y dos años- recibió una ayuda fundamental de una becaria superdotada para escribir un artículo sobre un “experimento con luz y nanopartículas”, en el cual afirma que en algunas circunstancias, determinadas ondas lumínicas pueden curvar la materia, y que será publicado por la prestigiosa revista científica Review of Modern Physics. La editora jefe de la misma le pidió que confeccionara su autorretrato informal de entre trescientas y cuatrocientas palabras.

Éste es el nudo de En presencia de un payaso, a partir del cual surgen varias problemáticas. Una responde al bloqueo de Marcos, dado que esa autobiografía lo obliga a revisar su vida y con ello a intentar comprenderse a sí mismo y a los otros, tarea que –a juzgar por el desarrollo de la novela- parece casi imposible: “Cuando emitimos un juicio delante de un payaso, es decir, delante de alguien que puede hacer un chiste, se modifica”, declaró Barba a Ñ. Así, tanto su esposa Nuria, como su cuñado Abel (el payaso) y su novia, sus padres y su suegra son incógnitas a resolver. Por ello estos personajes están rodeados de misterio, ya que, además, tienen secretos, y su posible perfil va apareciendo a medida que transcurre la historia.

Hay obsesiones en Marcos que lo acompañan desde el principio, una de ellas es la de la infidelidad, ya que Nuria mantuvo hace años una aventura con un profesor italiano, su propia madre es adúltera y Marisa, su suegra, promiscua. Por otra parte, la idea de tener un primer hijo le resulta sumamente complicada: “contenía algo cristalino y extraordinario, una especie de campo gravitatorio multidireccional en el que él podía caer tanto hacia un lugar como hacia el otro”.

El autor despliega sutileza en su expresión literaria, con descripciones y símiles muy originales. Su prosa es cristalina y bella, inundada de imágenes (“las manchas verticales que hacía la luz al entrar por la persiana dibujaban sobre sus piernas y junto a su ombligo unas figuras preciosas, más que una pareja tendida en la cama parecían una estampa diseñada por un formalista ruso”). Además, maneja con destreza la técnica de la escritura de diálogos con comillas en reemplazo de guiones.

La novela respira un aura negativa respecto a la posibilidad de conocimiento; el mismo Barba confesó a Saidón: “Todo intento de enunciar lo real es una utopía, porque toda narración es una selección, y toda selección es una toma de postura sobre la realidad”.

Andrés Barba (Madrid, 1975) es licenciado en Filología Hispánica. Fue elegido en 2010 como uno de los mejores escritores jóvenes en español, y ha sido traducido a doce idiomas. Su novela La hermana de Katia fue finalista del premio Herralde y llevada al cine por la realizadora holandesa Mijke de Jong. Recibió también el Premio Torrente Ballester por Versiones de Teresa, el Premio Anagrama de Ensayo (junto a Javier Montes) por La ceremonia del porno y el Premio Juan March por Muerte de un caballo.

Germán Cáceres

Este libro forma parte del catálogo de la BibliotecaSiendo socio puede retirarlo para su lectura.

Cineclub: función suspendida

Pese a las inclemencias del tiempo, la función de Adiós, América (Jan Schütte) se desarrollaba con cierta normalidad en el Cineclub La Rosa, hasta que un corte de luz que afectó a parte del barrio puso fin a la proyección cuando aún quedaba media hora de película.


Agradeciendo como siempre la generosidad del Goethe-Institut por la copia en 16mm, pronto intentaremos reprogramar este hermoso film.

La parte por el todo

(Argentina, 2015) / Guión y dirección: Gato Martínez Cantó, Santiago Nacif Cabrera y Roberto Persano/ Dirección de Fotografía: Emiliano Penelas / Dibujos y Animación: MaXi BearZi/ Música original: Teresa Parodi/ Dirección musical y Arreglos: Nora Sarmoria/ Dirección de Sonido: Lucho Corti/ Montaje: Omar Neri/ Una producción de Martínez Cantó-Nacif Cabrera-Persano.


Es un documental que trata sobre el problema de la apropiación de menores y el funcionamiento de maternidades clandestinas durante la última dictadura militar. Pero aunque los directores se posicionan en contra del Proceso y a favor de los derechos humanos, esa actitud está regida por un inteligente distanciamiento brechtiano, es decir, en ningún momento el filme asume una actitud declamatoria y mucho menos panfletaria. Asimismo, los directores han realizado un meritorio y exhaustivo trabajo de investigación.

En el set de la Facultad de Ciencias Sociales de la UBA, son entrevistados tres nietos recuperados (María Belén Altamiranda Taranto, Carlos D´Elía y Guillermo Pérez Roisinblit). A través de la espontaneidad de sus relatos el espectador no puede menos que sentir un desgarramiento interior por el sufrimiento de estas tres víctimas que no llegaron a conocer a sus auténticos padres y que debieron separarse de los que creían que lo eran en cuanto supieron la verdad. Sin embargo, ellos siguieron adelante y formaron sus propias familias porque estaban y están convencidos de que la democracia es posible y que el bien siempre triunfa (como decía Gandhi).

A esos testimonios se agregan los lúcidos y reveladores de la periodista Miriam Lewin (que fue detenida-desaparecida, debió exiliarse y luego pudo regresar al país) y de la jueza María del Carmen Roqueta, que tuvo a su cargo el juicio por el plan sistemático de robos de bebés (del que se proyectan imágenes), y que dictó sentencia condenatoria a fines de 2012.La Parte por el Todo informa sobre tres de esas maternidades: la del Pozo de Banfield, la del Hospital Militar de Campo de Mayo y la de la ESMA. La película aclara que una vez que las embarazadas parían, se las separaban de sus hijos con la promesa de entregarlos a sus familiares. Pero, en cambio, los represores se los daban a otras personas relacionadas con ellos en tanto las madres que dieron a luz eran asesinadas.

Es elocuente cómo la cámara principal y la fotografía de Emiliano Penelas registran los ámbitos –la mayoría de las veces silenciosos- de esas maternidades: las texturas de las paredes parecen querer salirse de la pantalla. Es imposible no imaginar los gritos de los torturados y los lamentos de las mamás que ya sospechaban su destino, el de sus parejas y el de sus hijos, ni tampoco dejar de evocar el cortometraje Noche y niebla (1955), de Alain Resnais, que expuso registros fotográficos y fílmicos del exterminio nazi.

Los dibujos de MaXi BearZi constituyen un aporte fundamental. En el citado set, y mediante una computadora, realiza bocetos mientras los tres nietos transmiten sus conmovedoras vivencias, para luego volcase a la animación cuando acompaña gráficamente los brillantes travellings o los testimonios de los otros testigos.

Maravillosa la música de Teresa Parodi, muy profesional el montaje de Omar Neri, como así también la direcciones de Nora Sarmoria (música) y de Lucho Corti (sonido).

Un filme imprescindible para el que cree en el arte cinematográfico y en los valores humanos. Citando a Malraux, en La Parte por el Todo se podrá escuchar “las voces del silencio”, pero lamentablemente no las de excelsas obras plásticas, sino las del horror y el espanto.

Germán Cáceres

---

Cine Gaumont (Espacio INCAA)-Avda. Rivadavia 1635 - Durante la primera semana se proyectará (hasta el miércoles 14 inclusive) a las 14.20 y 20.05 horas.

La bielorrusa Svetlana Alexievich, premio Nobel de Literatura

La escritora bielorrusa Svetlana Alexievich, de 67 años, es la ganadora del Premio Nobel de Literatura 2015. El dictamen de la Academia sueca destaca "sus escritos polifónicos, un monumento al sufrimiento y al coraje en nuestro tiempo". Escritora y periodista, ha retratado en lengua rusa la realidad y el drama de gran parte de la población de la antigua URSS, así como de los sufrimientos de Chernóbil, la guerra de Afganistán y los conflictos del presente. Es muy crítica con el Gobierno bielorruso. "No se pueden hacer concesiones frente a los poderes totalitarios", ha declarado Alexievicha la agencia AFP.


Nacida en Ucrania, hija de un militar soviético, de origen bielorruso. Cuando su padre se retiró del Ejército, la familia se estableció en Bielorrusia y allí ella estudió periodismo en la Universidad de Minsk y trabajó en distintos medios de comunicación. Se dio a conocer con La guerra no tiene rostro de mujer, una obra que finalizó en 1983 pero que, por cuestionar clichés sobre el heroísmo soviético y por su crudeza, solo llegó a ser publicada dos años más tarde gracias al proceso de reformas conocido por la perestroika. El estreno de la versión teatral de aquella crónica descarnada en el teatro de la Taganka de Moscú, en 1985, marcó un hito en la apertura iniciada por el dirigente soviético Mijaíl Gorbachov.

Muy influida por el escritor Alés Adamóvich, al que considera su maestro, Alexievich aborda sus temas con técnica de montaje documental. Su especialidad es dejar fluir las voces -monólogos y corales- en torno a las experiencias del "hombre rojo" o el "homo sovieticus" y también postsoviético. La obra de Alexievich gira en torno a la Unión Soviética para descomponer este concepto en destinos individuales y compartidos y, sobre todo, en tragedias concretas. Alexievich se mueve en el terreno del drama, explora las más terribles y desoladas vivencias y se asoma una y otra vez a la muerte. En 1989 publicó Tsinkovye Málchiki (Los chicos de cinc) sobre la experiencia de la guerra en Afganistán. Para escribirlo se recorrió el país entrevistando a madres de soldados que perecieron en la contienda. En 1993, publicó Zacharovannye Smertiu (Cautivados por la muerte) sobre los suicidios de quienes no habían podido sobrevivir al fin de la idea socialista. En 1997, le tocó el turno a la catástrofe de la central nuclear de Chernóbil en Voces de Chernóbil, publicado en castellano en 2006 por Editorial Siglo XXI, que reeditó el año pasado Penguin Random House.

El año pasado lanzó El tiempo de segunda mano. El final del hombre rojo, publicado en alemán y en ruso. En este nuevo documento, Alexievich se propone "escuchar honestamente a todos los participantes del drama socialista", dice el prólogo. Afirma la escritora que el "homo sovieticus" sigue todavía vivo, y no es solo ruso, sino también bielorruso, turcomano, ucraniano, kazajo... "Ahora vivimos en distintos Estados, hablamos en distintas lenguas, pero somos inconfundibles, nos reconocen en seguida. Todos nosotros somos hijos del socialismo", afirma, refiriéndose a quienes son sus "vecinos por la memoria". "El mundo ha cambiado completamente y no estábamos verdaderamente preparados", dijo en una reciente entrevista a Le Monde. Atrapada aún en el espacio soviético, Alexievich indaga con angustia y sufrimiento sobre el fin de una cultura, una civilización, unos mitos y unas esperanzas.

Crítica con el régimen del presidente bielorruso Alexandr Lukashenko, la escritora reside la mayor parte del tiempo en el extranjero y últimamente lo hace en Alemania, donde su último libro ha tenido un enorme impacto.

Fuente: El País de Madrid

Vuelve el Taller Literario

Luego de su viaje a Croacia, Eslovenia, San Marino e Italia, donde presentó traducciones al italiano y al trisetino de su libro Poemas de Trieste, Carlos Penelas retoma el dictado del Taller Literario en la Biblioteca Carlos Sánchez Viamonte desde el 8 de octubre.


El taller en la Biblioteca, Austria 2154, se realiza con un grupo reducido, los jueves de 20 a 21:30 horas, y retoma las actividades el 8 de octubre. Para inscribirse, llame al 4802-8211 de lunes a viernes de 16 a 20 o escriba a carlossanchezviamonte@yahoo.com.ar.

¿Una Metafísica Lacaniana?

Continúa el Seminario Clínico "Los fundamentos del psicoanálisis", coordinado por Enrique Acuña, y el tema del sábado 10 de octubre a las 11 horas, en Austria 2154, será "¿Una Metafísica Lacaniana?-Identificaciones y Des-ontologías".


La inscripción se realiza escribiendo a enrac@fibertel.com.ar o llamando al (0221) 421-4533. Los interesados también podrán contactar con la Biblioteca escribiendo acarlossanchezviamonte@yahoo.com.ar

Auspicia: PRAGMA –Instituto de Enseñanza e Investigación en Psicoanalisis- www.aplp.org.ar
Revista Analitica del Sur –Psicoanálisis y Crítica-:www.analyticadelsur.com.ar

Henning Mankell: maestro de la novela negra y narrador de su soledad

Tres cosas marcaron la vida de Henning Mankell: su detective Kurt Wallander, su vida africana como director del Teatro Avenida de Maputo (Mozambique) y una soledad rotunda e imperturbable, apenas matizada, "una soledad inmensa que nada enturbiaba", como escribiera.



El escritor sueco, nacido en Estocolmo, pero criado en un campo a 360 kilómetros de la capital, murió ayer a los 67 años, mientras dormía en Gotemburgo, víctima de un cáncer de pulmón con metástasis en la nuca.

Justamente su enfermedad, de la que se enteró en diciembre de 2013 (ese dolor no era tortícolis), es la que mueve el relato autobiográficoArenas movedizas, publicado en español el mes pasado en el que desapasionadamente el tumor funciona como aquella magdalena de Proust y despierta memorias no siempre tristes.

La maquinaria narrativa que fue Mankell (unas cuarenta novelas, obras de teatro y ensayos) tuvo su pico de popularidad con la creación del inspector Wallander, un personaje algo agrio y hermético, aunque noble, llevado a la pantalla por la BBC (encarnado por Kenneth Branagh) y por la TV sueca (en la piel de Krister Henriksson).

Mankell decía que su inspector no tenía nada que ver con él, y en ocasiones lo mostró algo racista para hacerlo contrastar con su propio pensamiento, más bien de causas izquierdistas (se ha pronunciado por los olvidados del mundo, África y Palestina, de donde fue deportado por las autoridades de Israel).

Pero lo cierto es que no es absurdo pensar a Wallander como una especie de álter ego, que fracasa con su matrimonio y con su hija, y sin abundancia de amistades o incluso contactos. Mankell mismo se casó cuatro veces, la última con Eva Bergman (hija del director de cine), y fue padre de Jon.

Se ha dicho que la manera en que están resueltos los crímenes y la relación de la policía con ellos muestran el lado oculto de la sociedad nórdica, muchas veces citada imaginariamente como una suerte de utópico capitalismo amigable y con bienestar general.

Pero decir que los casos policiales son en realidad una excusa para contar qué pasa en la sociedad que los produce en realidad no es decir mucho: todos los policiales son sociológicos, como resulta evidente en la Cuba de Mario Conde (el inspector de Leonardo Padura), en la Grecia de Jaritos (el inspector de Petros Márkaris) o en las novelas policiales de los argentinos Sergio Olguín y Claudia Piñeiro, por citar sólo dos ejemplos conspicuos.

En todo caso, obras como Asesinos sin rostro, Huesos en el jardín y El retorno del profesor de baile puntualizaron crisis endémicas de la Europa actual, como la de la dupla inmigración-racismo, o la herencia de la Segunda Guerra Mundial, además de una perenne melancolía porque el mundo es un lugar frío y vano, y tanto penar para morirse uno.

Wallander y el éxito mundial (millones de ejemplares vendidos en el mundo; cientos de miles en la Argentina; traducciones a 40 idiomas) aparecieron de manera relativamente tardía en la vida de Mankell, en 1991, cuando tenía ya 43 años y varias obras de teatro escritas.

Pero antes había aparecido en su camino África y hacia allí fue su pasión por el teatro, que canalizó en Maputo desde 1986. "Quería ver el mundo desde fuera de la perspectiva eurocéntrica. Pude haber elegido Asia o América del Sur; terminé en África porque el viaje en avión era más barato", escribió en 2011 en el New York Times. Vivía al menos seis meses en la capital de Mozambique y el resto del año en su país natal.

La manera en que retrata los pesares del continente con una sensibilidad y hasta con cierta culpa de hombre blanco se ve en obras maestras como El chino, El hijo del vientoo Tea-Bag. La primera vez que fue a ese continente había sido una década atrás. Pero su compulsión a los viajes literarios se remontaba a su adolescencia, cuando a los 16 quiso ser como Joseph Conrad y se enroló como marinero, profesión que abandonó antes de los 20.

Tres años más tarde ya había escrito su primera obra de teatro cuya puesta en escena lo llevó por toda Suecia. Y así hasta que África redujo sus viajes a las presentaciones y giras promocionales de su obra. La historia de sus años africanos y cómo era visto por colegas y actores mozambiqueños todavía está por contarse.

Sí se sabe -lo contó el premio Nobel de la Paz Desmond Tutu en Moriré, pero mi memoria sobrevivirá- que cuando las inundaciones devastaron la zona en 2000 unió su reclamo a Médicos sin Fronteras por la escasa o nula ayuda de los países desarrollados.

"Los medios (occidentales) están acostumbrados a mostrar cómo mueren los africanos, no cómo viven", dijo Mankell varias veces en su última visita a Buenos Aires, en 2009.

Justamente en la capital argentina mostró parte del tercer vértice de su vida y obra. Pese a cumplir al pie con todos los compromisos concertados por la editorial que editó casi toda su obra traducida al español (Tusquets), pidió tardes enteras para pasear en soledad, por las calles de la ciudad tanto como por la Feria del Libro, y hasta quiso comprar algunas de sus propias novelas, ante el desconcierto de sus editores locales que preferían regalárselas a manera de lógico agasajo.

De sus tercos paseos solitarios por Buenos Aires (rechazó toda compañía y no quiso taxis a disposición, sólo caminar anónimamente) quedaron algunas páginas de Arenas movedizas en las que se lamenta por las familias que viven a la intemperie en las calles céntricas.

"Yo iba cruzando los salones y los dormitorios de todos ellos. Fue una experiencia dolorosa", anotó el autor sueco. En esas páginas también cuenta el impacto que le produjo ver cuatro parejas de bailarines de tango que actuaban a la gorra en Callao y Corrientes. "Una de las bailarinas, la más joven, tenía un carisma especial. En un principio no supe qué era. Luego comprendí que era ciega. Sin embargo cerraba los ojos cuando los cerraba el hombre con el que estaba bailando", escribe.

El mecanismo de la historia porteña es el mismo que usó en otras latitudes y con otros protagonistas: Mankell ve un suceso que le llama la atención y lo cuenta con maestría, pero pocas veces interactúa con los protagonistas de las anécdotas; rara vez conoce sus nombres. El contacto humano no era su fuerte; sin embargo, su humanismo, quizá por ello, era más profundo y perdurable. Pero siempre dejaba la certeza de que estamos solos, siempre.

Como le pasa por ejemplo al superarisco protagonista de Zapatos italianos, novela que trascurre en una isla sueca imposible de pensar más fría y cuya continuación Mankell dejó lista: se llamará Botas de lluvia sueca, y se prevé su publicación para el año que viene.

Eso también dejó Mankell ayer, un montón de páginas memorables y una tristeza que lo seguía como sombra. Y que, ahora sí, lo alcanzó definitivamente.

Éxito literario en cifras
40 millones
Es la cantidad de ejemplares que ha vendido Mankell de sus obras.

Novelas
Son los títulos que ha escrito entre policiales y otros estilos literarios.

Lenguas
Sus obras se han traducido ampliamente y han llegado a más de 100 países.

Wallander
Ése es el porcentaje de novelas protagonizadas por el inolvidable inspector.

Martín De Ambrosio
Diario La Nación, Buenos Aires, 6 de octubre de 2015

En nuestro catálogo
Henning Mankell es uno de los autores preferidos por nuestros socios, y por eso pueden encontrarse muchos de sus libros en el catálogo de la Biblioteca, en este enlace.

Clase especial de Yoga

Hoy martes a las 19:30, en la clase de Hatha Yoga, Santiago Bras Harriott dará una técnica milenaria: equilibrando los chakras. No se lo pueden perder, cupos limitados, en Austria 2154.


Los chakras son los puntos energéticos que gobiernan nuestro cuerpo físico al propio tiempo que regulan la absorción y salida de la energía.

Cuando un chakra se desarrolla a través de nuestro trabajo con él, pasa de un estado de latencia a un estado de actividad que será más o menos grande según lo que lo hayamos desarrollado.
Toda nuestra negatividad como podrían ser el odio, los nervios, el estrés, la envidia, el orgullo, los apegos a las cosas materiales, etc., bloquean el funcionamiento normal de los chakras o centros energéticos y a su vez por esta razón se bloquea también el buen funcionamiento de todo nuestro organismo, por lo que surgen la mayoría de las enfermedades que conocemos tanto a nivel físico como psíquico.

Para que el equilibrio o desbloqueo de los chakras se produzca hay que poner en funcionamiento óptimo el flujo de energía que por ellos circula con el fin de abrirlos al máximo y que estos nos ayuden a mantenernos sanos de mente, cuerpo y espíritu.

El tango de las Amazonas

por Oenlao y José Massaroli
(Conejo Blanco, Buenos Aires, 2015, 72 páginas)


Originalmente El tango de las Amazonas tenía un guión distinto, que dibujó Massaroli para una editorial norteamericana, y muestra en su grafismo bastantes elementos de la escuela clásica de aquel país, mientras que en otros trabajos, como ¡¡Juan Moreira!!, La Milonga de Orquídeo Maidana, La Vuelta de Obligado y ¡¡Facundo!!, su estilo es más suelto y está consustanciado con el espíritu de la historieta nacional. En un breve postfacio acerca de Oenlao apunta: “echó sobre sus hombros sin vacilar la extraña y difícil misión de transformar un típico guión de acción, abiertamente colonialista, en un deslumbrante alarde de imaginación, humor y delirio creativo”.

Carlos Scherpa (conocido como Oenlao) es un guionista de libros de antologías en las que participan varios artistas. Entre ellos figuran Zona 2011, El facón de Almanegra, Tehuelches, Clones y Laberintos, Legionarios, Los Perros de Roma y Leyendas del Norte argentino.

En una especie de prólogo, Massaroli se da el gusto debutar como letrista y concreta un simpático Tango de las Amazonas. Además, en los dos primeros cuadritos ambos autores emiten un concepto sobre el noveno arte contemporáneo a través de la conversación que mantiene un auxiliar de abordo con dos chicas hermosas: “Algunos pseudos intelectuales de la historieta armaron un complot en contra de la historieta popular”.

Las dos dulces mujeres (se llaman Mireya y La Yumba) que viajan en ese avión se convierten, al arribar a la selva artificial del punto tripartito, en feroces brujas que cantan tangos, a quienes los lugareños confunden con dos espíritus haitianos: Erzili y Anaisa. Hay toda una corriente de satanismo que nutre las mentes malignas de unos mercenarios que operan en la zona. Como informa un personaje: “El tráfico de esclavos hacia América produjo un sincretismo entre las mitologías africanas y las creencias cristianas, más las religiones nativas”. Muchas escenas de acción –resueltas con calidad por parte del dibujante- terminan de encauzar esta novela gráfica hacia una aventura lunática, que adhiere a un nonsense de humor alocado.

Oenlao plantea un montaje paralelo, que se desarrolla siguiendo las peripecias de Mireya y de La Yumba y, a la vez, a los múltiples sucesos bélicos que ocurren en la selva del punto tripartito. Para su formulación recurre a numerosos textos explicativos que equilibra con viñetas mudas.

Massaroli desarrolla una magnífica exposición de planos que demuestra todo su oficio. Son restallantes los contrastes entre blancos y negros, que obedecen al entintado profesional e impecable del Estudio Géminis. También debe destacarse el diseño y color de la portada de Gustavo Lucero.

Para terminar esta nota nada más apropiado que acudir a las palabras autorizadas de Ariel Avilez, que en el prólogo dice: “¿Sabías que al momento de comprar este libro te ibas encontrar con uno de los más evidentes ejemplos de la famosa magia de la historieta?”

Germán Cáceres

Doble reconocimiento

El jueves por la tarde, en el Salón Dorado de la Casa de la Cultura del Ministerio de Cultura de la Ciudad de Buenos Aires, la Dirección General del Libro, Bibliotecas y Promoción de la Lectura y la Federación de Bibliotecas Populares de la Capital homenajearon a las Bibliotecas Populares y públicas porteñas.


Para nosotros la celebración fue doble, ya que además de recibir un diploma "en reconocimiento a la labor cultural realizada" por la Biblioteca Popular Carlos Sánchez Viamonte, también recibió otro Atilio Orsi, actual Secretario y ex Presidente de la Biblioteca.


En su caso, el homenaje es "en justo reconocimiento a la labor realizada para el engrandecimiento" de la Federación de Bibliotecas Populares. ¡Doblemente felices!

"Revisando el revisionismo", segunda parte

La Dra. Graciela Maturo volverá sobre la lectura que abrió el año del Centro de Estudios Poéticos "Alethéia" en nuestra Biblioteca, con la segunda parte de su ponencia “Revisando el revisionismo: Facundo y Martín Fierro”. Será el lunes 5 de octubre a las 17 horas en Austria 2154.


En una conferencia anterior, Graciela Maturo había propuesto a dos figuras del siglo XIX: Facundo Quiroga, personaje histórico que en la obra de Domingo F.Sarmiento se convierte en héroe literario, y Martín Fierro, el personaje creado por José Hernández, como héroes simbólicos que gravitan en toda la literatura argentina moderna, y resultan claves para comprender la realidad nacional y latinoamericana.

Pese a las posiciones ideológicas muy distintas de Sarmiento y Hernández, ambos configuraron figuras-símbolos que representan un aspecto insoslayable de la vida argentina y latinoamericana: la relación del hombre con su medio natural, la presencia de una cultura originaria que no puede ser destituida aunque sí conducida a fases de progreso y desarrollo intelectual; en ellos apreciaron, de modo diferente la presencia de valores de vida y modos de comportamiento que fueron recogidos por generaciones posteriores,como puede verse en las obras de Lugones, Güiraldes, Marechal, Borges, Abelardo Arias y Rodolfo Kusch (y podría extenderse a Gallegos, Eustasio Rivera y otros).

En esta ocasión Graciela Maturo abordará Aproximación a Martín Fierro. (Segunda parte de Facundo y Martín Fierro).